¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La Unión Europea impondrá el alcoholímetro en el equipamiento de serie desde 2024

    Dispositivo alcoholímetro a bordo desarrollado por Volvo en 2006, conocido como Alcoguard

    En 2024, todos los nuevos modelos vendidos en la Unión Europea dispondrán de un alcoholímetro a bordo. La solución introducida por Volvo se pretende estandarizar por el gobierno de Europa para todos los fabricantes. Los próximos meses se antojan clave para la aprobación del dispositivo, con algunas lagunas de importancia que resolver.

    Los dispositivos y asistentes de seguridad que se incluirán en los futuros modelos más allá de 2022 empiezan a ponerse encima de la mesa del comisionado de Transportes de la Unión Europea. El organismo tiene por delante la aprobación de uno de los más destacados, con el que se pretende erradicar los conductores borrachos al volante.

    Una de las causas más importantes en los accidentes que acumulan un importante reguero de víctimas mortales, a pesar de las elevadas sanciones de los países europeos. Una medida de seguridad vial con la que se pretenden reducir en 25.000 los muertos, y en 140.000 los heridos en 2038. El principio de funcionamiento del dispositivo es bien sencillo, conectado al inmovilizador electrónico del vehículo, impidiendo arrancar si no se supera la prueba antes.

    Un alcoholímetro a bordo permitirá conducir o no, a partir de 2024

    La Unión Europea estandarizará el sistema para todos los fabricantes, permitiendo la regulación de los límites a cada país. Sin embargo, se enfrenta a una serie de lagunas que debe superar antes de la aprobación. Uno, que el sistema de medición tendrá que ser recalibrado habitualmente o comprobado que no se ha modificado, posiblemente una revisión que realizarán las ITV.

    El segundo es el verdaderamente importante: vigilar que sea el conductor el que realice la operación de soplado en el alcoholímetro y no un acompañante. Por ahora, la única solución factible es una cámara y una caja negra de registro de datos a las que solamente las fuerzas de seguridad y los fabricantes podrían tener acceso, en supuestos como un accidente, de manera que no se violaría la normativa de protección de datos.

    El alcoholímetro a bordo -que medirá con precisión el nivel de alcohol en el aire exhalado- se implementará como dispositivo de seguridad 18 años después de que la extinta marca sueca de Saab presentase un dispositivo llamado "Alcokey" y lo montara en 100 unidades de taxis de los 9-3 y 9-5 de la época. Un solo año después, Volvo también presentó un dispositivo similar llamado "Alcoguard", montándose como un opcional en el antiguo S80.