¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Volvo y Geely fabricarán sus motores bajo una nueva empresa común

E portada, el motor de gasolina Drive-E de Volvo para las versiones T2, T3 y T4

La asociación entre Volvo y los chinos de Geely se hace cada vez más profunda. Los dos fabricantes han anunciado la fundación de una nueva empresa dedicada exclusivamente a la producción de los bloques de combustión, lo cual permitirá que los dos fabricantes concentren esfuerzos a la electrificación.

Volvo ya ha comunicado que a partir del próximo mes de diciembre dejará de vender motores diésel, centrándose exclusivamente en los de gasolina, híbridos y en los eléctricos. Y aunque Geely es la que manda, no le va mal con la asesoría de los suecos.

El SUV más reciente de la gama de los suecos es el único modelo de la oferta que toca los tres palos de propulsión, con versiones térmicas de gasolina y diésel, y un híbrido enchufable que ya se encuentra a la venta, más el nuevo XC40 eléctrico, en camino. Además, en poco más de un año debutará en Europa la nueva marca más generalista de Lynk & Co, lo que supondrá un auténtico duelo con las europeas asentadas.

El Volvo XC60, uno de los SUV referencia de la marca sueca

Teniendo en cuenta que cada una de las marcas propiedad del grupo chino produce sus motores y que son todos iguales, el consorcio ha decidido crear una empresa conjunta y dedicada en exclusividad a la fabricación de los propulsores enviando las unidades a cada una de las marcas, a los suecos por un lado y a los chinos por otro, además de también a LEVC, Lotus y Proton.

Una solución que también tiene su parte de estrategia. Por un lado, la marca británica de deportivos dejará de utilizar propulsores de origen Toyota, enfrentándose ahora a una nueva era que, principalmente, vendrá marcada por el lanzamiento del nuevo SUV. De otro lado, también la nueva empresa de producción de motores también se pone al servicio de otros fabricantes expandiendo el negocio.

Liberar de esta misión le viene muy bien a los suecos, que aprovecharán esta nueva estrategia para centrarse en la electrificación total de la gama y dejando a un lado a la exclusiva Polestar, que no entra en este juego, todo con la misión de ayudar a cumplir uno de los objetivos marcados que, a mediados de la próxima década, una mitad de sus ventas globales sean de eléctricos y la otra mitad de híbridos.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto