¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Comparativa KIA Stonic 2022 vs SEAT Arona 2022 ¿Quién da más? (con vídeo)

    Comparativa KIA Stonic 2022 vs SEAT Arona 2022 ¿Quién da más? (con vídeo)
    21
    Oscar Magro
    Oscar Magro14 min. lectura

    La categoría de los B-SUV está en auge y tanto el SEAT Arona como el KIA Stonic recibieron una actualización hace pocos meses para mantenerse en la cresta de la ola. Los enfrentamos en vídeo para examinar qué ofrece cada uno de ellos.

    Tanto el SEAT Arona como el KIA Stonic recibieron un restyling en 2021

    En esta ocasión enfrentaremos al KIA Stonic con el SEAT Arona, dos crossover urbanos muy buscados que recientemente han sido renovados. En un segmento cada vez más competido, sendos modelos presentas algunas características similares pero también varias diferencias significativas que pueden hacer inclinar la balanza a la hora de decantarse por uno u otro.

    Estos modelos buscan ser muy polivalentes, con un buen espacio interior pero dimensiones exteriores contenidas para moverse sin problemas en la ciudad y por ello superan ligeramente la frontera de los 4 metros de longitud. El Arona es ligeramente más grande en todas las cotas pero la diferencia es casi inapreciable porque son apenas unos milímetros adicionales.

    Como son todocaminos no pueden faltar varios detalles cosméticos de aspecto campero como las protecciones inferiores o el borde en plástico negro que rodea toda la parte inferior de ambas carrocerías. Pero ante todo quieren ser sofisticados y por ello también pueden tener faros full led, techo en color de contraste y llantas de aleación de hasta 17 pulgadas para el KIA y 18 pulgadas para el SEAT.

    El SEAT Arona de la comparativa lleva el acabado Xperience y el KIA Stonic disfruta del acabado GT Line

    En los habitáculos de estos dos B-SUV predominan los plásticos duros aunque los del Arona muestran un mejor tacto. Los dos pueden llevar elementos como un volante de piel, el acceso y arranque sin llaves o los sensores de aparcamiento delanteros y traseros. El climatizador automático es bizona en el modelo español y suma un asistente de aparcamiento, una base de carga inalámbrica para smartphones o un sistema de iluminación ambiental que incluso muestra una sutil luz en los aireadores.

    Otra característica extra del crossover de SEAT frente a su oponente es que en las versiones altas tiene un cuadro de instrumentos totalmente digital mediante una pantalla de 10,25 pulgadas que permite algunas opciones de personalización. KIA se ha decantado por una instrumentación tradicional con una pantalla TFT de 4,2 pulgadas y dos esferas analógicas.

    En cuanto a sistemas de seguridad y asistentes de conducción ambos están bien servidos. Dependiendo del equipamiento pueden tener sistema de asistencia de frenada de emergencia, detector de fatiga del conductor, reconocimiento de señales de tráfico, sistema de detección de ángulo muerto, asistente de arranque en pendiente, sistema de mantenimiento de carril, control de crucero adaptativo. Nada que envidiar a segmentos superiores.

    Lo mejor del interior del crossover de KIA es su sólida construcción
    El SUV de SEAT se ve algo más moderno gracias a sus coloridas pantallas

    No me puedo olvidar de hablar del sistema multimedia que podemos encontrar en cada uno de estos coches, en ambos casos con conectividad con Android Auto y Apple Carplay. Para el sistema de infoentretenimiento SEAT utiliza una pantalla táctil de 9,2 pulgadas con un interfaz de aspecto moderno y juvenil. No me ha terminado de convencer mucho porque su maneo podría ser más intuitivo y muchas veces requiere de demasiados clics para hacer cosas simples.

    KIA ha optado por una pantalla táctil más pequeña, 8 pulgadas. La respuesta táctil es algo mejorable pero la parte positiva es que resulta muy sencilla de usar y además cuenta con una hilera de botones físicos para las funciones más frecuentes. Propone muchos servicios conectados como por ejemplo tráfico en tiempo real o predicciones meteorológicas.

    En lo que respecta a la segunda fila de asientos, el modelo de KIA deja espacio suficiente para pasajeros de hasta 1,85 m de estatura y destaca por anchura, siendo el más útil de estos dos modelos a la hora de llevar tres adultos atrás. El coreano propone un bolsillo tras el respaldo del asiento trasero derecho y una toma USB para recargar dispositivos electrónicos.

    Por la forma de la puerta, el acceso a las plazas traseras es más cómodo en el Arona. También hay un poco más de espacio para las piernas y para la cabeza dando cabida a pasajeros de 1,90 m de estatura. Una habitabilidad fantástica si tenemos en cuenta la contenida longitud exterior. En anchura las cosas van más justas y ofrece una plaza central más exigua y con un túnel de transmisión abultado. Detrás, los únicos elementos de equipamiento dignos de mención son los bolsillos en sendos respaldos.

    Aunque ninguno de estos modelos es ideal para que viajen tres adultos atrás, en el coreano irán con más comodidad
    La segunda fila de asientos del modelo español destaca por espacio para las piernas y la cabeza

    Para ser coches polivalentes es importante el espacio de carga que se ofrece y aquí el Arona es el claro vencedor. Los 400 litros de capacidad para su maletero le sitúan como uno de los más grandes de la categoría y además un doble fondo permite distribuir la carga para optimizar el espacio. Si se abaten los asientos posteriores se aumenta el volumen hasta los 1.280 litros. Todo está bien tapizado demostrando que SEAT ha cuidado incluso los pequeños detalles.

    El KIA Stonic está algo por detrás en este aspecto por varios motivos. Primero porque el umbral de carga está muy alto lo que dificulta la introducción de objetos pesados. Además, el volumen de carga es de 352 litros, sensiblemente inferior a la del Arona, que llegan hasta los 1.155 litros abatiendo los respaldos. Se debe principalmente a que no tiene la posibilidad de poner el piso a dos alturas ya que debajo de la base se ubica la batería del sistema de hibridación ligera.

    A diferencia de su oponente, en el Stonic no se puede colocar el piso a dos alturas
    Buen detalle: en el Arona todo el espacio de carga está tapizado

    Diferentes etiquetas

    Ya que hablo de hibridación, te cuento la gama de motores disponible antes de ponerme al volante de estos dos coches. El Stonic presenta tres opciones de gasolina con el 1.2 DPi de 84 CV y cuatro cilindros como variante de acceso y los tricilíndricos 1.0 TGDi MHEV de 100 y 120 CV como opciones estrella. Los dos más potentes están vinculados a un sistema de hibridación ligera con un sistema eléctrico de 48V y eso le permite disfrutar de la etiqueta Eco.

    Por su parte SEAT también propone tres variantes de gasolina con el 1.0 TSI de 95 y 110 CV, siempre con tres cilindros, y el 1.5 TSI de 150 CV y cuatro cilindros como tope de gama. En todos los casos siempre con la pegatina C porque la plataforma que usa el Arona no puede incorporar semihibridación. Eso no quiere decir que el utilitario español renuncie a una versión Eco puesto que también incluye una propuesta que usa gas natural (GNC) con el 1.0 TGI de 90 CV.

    Las unidades de esta comparativa son el KIA Stonic con el motor de 120 CV y el SEAT Ibiza con el motor de 110 CV. Hay una pequeña diferencia de caballería entre uno y otro pero en cuanto a prestaciones van sencillamente igual, al menos cronómetro en mano. Sin embargo presentan la potencia de manera diferente: el coreano es más impetuoso y presenta mucho brío a bajas vueltas aunque se desinfla a medida que se estira la marcha; el español es mucho más lineal y progresivo da lo mejor de sí a partir de las 3.000 rpm.

    El confort de marcha del Stonic se ve penalizado por su elevada rumorosidad
    El Arona presume de un destacado dinamismo dentro de su segmento

    Dependiendo del motor escogido es posible equipar un cambio automático de doble embrague tanto en el Stonic como en el Arona, además del cambio manual. Merece especial mención el cambio iMT de KIA. Se llama así porque es un cambio manual inteligente y lleva un embrague electrónico en lugar de mecánico. Esto permite que, al igual que sucede con algunas cajas automáticas, tenga un modo vela con el cual en ocasiones el coche se desplaza por inercia con el motor apagado ahorrando combustible.

    He hablado de motores y de transmisiones ¿Qué hay de los tipos de tracción? Aquí es más fácil, todas las versiones tanto del Stonic como del Arona son de tracción delantera. Lógicamente ninguno de estos modelos está pensado para un uso fuera del asfalto así que no hay opciones de tracción total.

    Uno de los apartados más satisfactorios del Arona es su comportamiento porque el modelo de SEAT presenta un una gran equilibrio entre comodidad y dinamismo. Lleva un sistema de bloqueo electrónico del diferencial (XDS) y a esto se suma que tanto el funcionamiento del cambio y la asistencia de la dirección tienen una configuración que hacen que este coche sea agradable de conducir y a la vez tenga un puntito divertido, un toque deportivo.

    El Stonic cumple bien pero es un poco más anodino, deja más indiferente. Como aspecto mejorable de ambos está la rumorosidad, especialmente notable en el caso del coreano que es considerablemente ruidoso. Salvo por esta característica, en general son confortables una vez más buscando la polivalencia de uso.

    Dos auténticos superventas

    Si nos fijamos en el consumo homologado de estos dos motores, el de KIA gasta un poco menos que el del SEAT. Resulta curioso que en este caso esa ventaja en el ciclo de homologación WLTP no se traslada a la realidad cuando se conduce despreocupadamente. En este duelo el Arona TSI es capaz de gastar un poco menos que el Stonic TGDI situándose en torno a los 6,3 l/100 km por los 6,5 l/100km del coreano. Así que no tiene hibridación ligera pero aun así sabe ser eficiente. Eso sí, si realizamos una conducción decididamente eficiente es posible ser más ahorrador con el Stonic aprovechando al máximo la ventaja del modo vela del cambio iMT.

    Estamos ante dos de los mejores SUV urbanos y el SEAT Arona me ha parecido un gran crossover porque es algo más ameno de conducir que su oponente y además tiene una magnífica habitabilidad. Sin embargo, en esta comparativa mi elección sería el KIA Stonic. En general, si miramos motorizaciones equivalentes el coreano suele resultar en torno a 1.000 euros más económico que su oponente, disfruta de la etiqueta Eco gracias a la semihibridación y no hay que olvidar que KIA también ofrece 7 años de garantía por los 2 de SEAT.

    Comparativa KIA Stonic 2022 vs SEAT Arona 2022 ¿Quién da más? (con vídeo)