Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaAlfa Romeo 4C, datos técnicos (II): Motor, transmisión y modo Race

7

El Alfa Romeo 4C está animado por un motor de gasolina turbo de 240 CV. Se ubica en la parte central-posterior. Está asociado a un cambio TCT de doble embrague. Gracias a una relación peso-potencia de 3,83 kg/CV, el coupé italiano puede pasar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. El Alfa DNA tiene cuatro modos de conducción.

Toca hablar del corazón del Alfa Romeo 4C. A diferencia de los grandes y costosísimos deportivos de tropecientos caballos, el coupé biplaza italiano utiliza el mismo motor del Giulietta… pero no tiene nada que envidiarles.

El 4C cumple su promesa de ofrecer unas prestaciones de infarto y emociones fuertes al volante, tal y como te contamos en la toma de contacto de este modelo. Seguimos contándote la tecnología y características del deportivo de Alfa Romeo para entender cuál es su secreto.

Todas las fotos de la información técnica del Alfa Romeo 4C están en nuestra galería de imágenes

Motor

El Alfa Romeo 4C está animado por un motor de gasolina turbo TBi con cuatro cilindros en línea y 1.742 cc. Sí, es el mismo que el del Giulietta Quadrifoglio Verde pero con el bloque realizado en aluminio, una solución que ahorra 22 kg de peso. El mismo material se emplea en la construcción de la culata, cárter de aceite y tapa de distribución. Esta mecánica cuenta con doble árbol de levas en cabeza con distribución de 16 válvulas y camisas de los cilindros de acero integradas en el bloque.

La relación peso-potencia es de 3,83 kg/CV

Colocado a la espalda de los ocupantes del 4C, en posición central-posterior transversal e inclinado 21 grados hacia delante, el propulsor desarrolla 240 CV a 6000 rpm y un par máximo de 350 Nm que se entrega entre 2.100 y 4.000 rpm. Estas cifras se obtienen con una presión máxima de soplado del turbocompresor de 1,5 bares, aunque el fabricante italiano ya está trabajando en futuras ediciones que incrementarán la potencia del modelo aumentando la presión hasta los 1,8 bares.

El propulsor se asienta sobre el bastidor de aluminio posterior, justo detrás de los pasajeros

A pesar de obtener un rendimiento de 138 CV/litro puede parecer un motor pequeño para un deportivo pero gracias a su bajo peso se obtiene una relación peso-potencia de 3,83 kg/CV, a la altura de los mejores deportivos del mercado más costosos y potentes. El resultado es que el 4C es capaz de acelerar hasta los 100 km/h desde parado en tan solo 4,5 segundos y seguir empujando con fuerza hasta alcanzar los 258 km/h. al tiempo que cumple la estricta normativa europea Euro 6 de emisiones contaminantes.

La alimentación de inyección directa de gasolina emplea una bomba de combustible de alta presión, con la función de incrementar la presión del combustible de entrada desde unos 4 bares en el arranque, hasta los 20 bares al ralentí y hasta los 200 bares de valor máximo a pleno rendimiento. Los electroinyectores son electromagnéticos a alta presión y los sensores de detonación son de tipo piezoeléctrico.

El conducto que se aprecia lleva aire de la branquia derecha al turbocompresor

La mecánica dispone de un turbocompresor de geometría fija de fabricación Borg Warner. Tanto el turbocompresor como el colector son de acero microfundido y se asocian a una válvula Wastegate que controla la presión del turbo y limita las pérdidas por bombeo. Además, el motor 1750 TBi utiliza la tecnología Scavenging, que genera un flujo de aire directo del colector de admisión al de escape según el ángulo y los tiempos de cruce de las válvulas para maximizar el par a regímenes muy bajos. El flujo de aire incrementa la velocidad de la turbina lo que permite vencer parte de la inercia y así disminuir el efecto de turbo-lag.

La gestión electrónica del motor del Alfa Romeo 4C se lleva a cabo mediante sólo 11 centralitas, una cifra muy pequeña si nos damos cuenta de que, por ejemplo, un Lancia Voyager tiene más de 30 centralitas. El equipamiento más espartano, el ahorro de peso y la mayor sencillez son las claves de esta gestión.

El motor se sitúa en posición transversal

Además de la gestión de las centralitas, un termostato controlado electrónicamente hace trabajar el motor con valores óptimos de temperatura. Las dos branquias laterales en el exterior del coupé no tienen una función meramente estética sino práctica: la izquierda conduce el aire al intercooler y la derecha esconde el conducto que tiene la labor de refrigerar el turbocompresor.

Hablando del turbo, se trata de un componente delicado porque el apagado del motor conlleva la detención automática de la circulación de aceite. Si está muy caliente, la detención supone que el aceite se detiene en los conductos a temperaturas muy elevadas ocasionando la formación de residuos que podrían dañar el motor. Que la bomba de aceite continúe su trabajo es fundamental en estos casos.

Por ello, Alfa Romeo ha recurrido al mismo sistema que utilizan otros deportivos: una bomba eléctrica llamada After-Run Pump que mantiene activa la circulación en el turbocompresor para conseguir una refrigeración óptima. La bomba puede mantenerse activa hasta 10 minutos después del apagado del motor.

Detrás de la branquia izquierda está el intercooler

Transmisión

La potencia llega a las ruedas traseras través de un cambio TCT de doble embrague y seis marchas con la denominación interna C635. El cambio mecánico está compuesto por dos semicajas en aleación de aluminio acopladas y disfruta de dos discos de embrague en seco y cambio mecánico sincronizado accionado mediante un sistema electrohidráulico.

Alfa DNA con 4 modos de conducción: Normal, All Weather, Dynamic y Race

Alfa ha prescindido de la palanca de cambios tradicional a favor de un sistema con cuatro botones (1, N, R, y A/M). Puede funcionar de un modo totalmente automático o como un cambio manual-secuencial en el que se puede pasar de una marcha otra a través de las levas situadas tras el aro del volante y que giran solidarias con éste. No tiene botón de parking.

Se ha eliminado la función de creeping habitual de este tipo de transmisiones, que es el sistema que permite avanzar al coche con sólo levantar el pie del freno, sin necesidad de acelerar. En el 4C, si no se pisa el acelerador el coche no se mueve. El TCT tiene en cuenta el radio de giro de la dirección, de manera que en curvas cerradas realiza los cambios de marcha de una manera más suave para eliminar la brusquedad en conducción deportiva.

La palanca de cambios tradicional se ha sustuído por botones

Alfa DNA

Al igual que el Giulietta y el MiTo, el Alfa Romeo 4C tiene varios modos de conducción seleccionables a través de un pulsador: Dynamic, Normal y All Weather. A estas conocidas configuraciones que en su conjunto forman el denominado Alfa DNA se le añade una nueva modalidad cuyo nombre lo dice todo: Race.

Seleccionando un modo u otro se varía el nivel de actuación del control de estabilidad (VDC), del control de tracción (ASR) y del diferencial electrónico de deslizamiento limitado Q2. También se aprecian cambios en la respuesta del acelerador y la transmisión -los cambios de marcha son hasta un 25% más rápidos en los programas Dynamic y Race-.

El programa 'Race' está activado ¿estás listo?

Una pulsación corta de la palanca del DNA hacia delante activa el modo Dynamic. Si la pulsación se mantiene durante más de cinco segundos se habilita el modo Race, recomendable únicamente en circuito. Al activarlo, en el bello cuadro digital de instrumentos aparece el gráfico de las aceleraciones G longitudinales y transversales y el VDC y ASR se desactivan, aunque intervienen cuando la centralita detecta que se ha perdido el control -por ejemplo al clavar los frenos durante un giro con fuerte apoyo-.

Las dos primeras marchas del TCT son muy cortas. Para conseguir la mayor aceleración posible desde parado, el 4C cuenta con una función Launch Control, que sólo puede utilizarse en los modos Dynamic y Race. Sin duda, el Alfa Romeo 4C es un coche destinado a aquellos que buscan sensaciones fuertes.

Como colofón, nada mejor que un video donde se pueden apreciar todas las fases productivas del Alfa Romeo 4C:

Noticias relacionadas

Alfa Romeo 4C, datos técnicos (II): Motor, transmisión y modo Race
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto