¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Audi Q3 2019, más maduro y polivalente

11

Ya nos hemos puesto a los mandos del nuevo Audi Q3, que alcanza la madurez en su segunda generación. El crossover alemán pule los defectos de su predecesor ofreciendo una mayor habitabilidad, un gran espacio de carga y una sublime carga tecnológica.

Los trazos poligonales abundan en el diseño del Q3 2019

La primera generación del Audi Q3 ha gozado de una gran popularidad con 1,1 millones de unidades vendidas en todo el mundo, de las cuales 44.800 unidades se quedaron en el mercado español. La renovación del modelo espera seguir esa senda de éxito con un aspecto más atractivo, una mayor carga tecnológica y una versatilidad superior.

El nuevo Audi Q3 2019 ha crecido aumentado su tamaño respecto a su predecesor para distanciarse más del Q2. La longitud es de 4.484 milímetros (+97 mm), la anchura alcanza los 1.856 milímetros (+18 mm) y la altura se reduce ligeramente quedándose en 1.585 milímetros (-5 mm).

Las nuevas proporciones vienen de la mano de una nueva imagen. Asentado sobre laplataforma modular transversal MQB del grupo Volkswagen, el SUV compacto luce una carrocería con once colores disponibles y tres líneas de estilo exteriores: base, Advanced y S line. Adicionalmente, en el lanzamiento se incluye la edición especial Edition One.

El nuevo Q3 es 9,7 cm más grande que su predecesor, un aumento de talla notable

La nueva generación estrena una parrilla Singleframe con diseño octogonal con un borde muy ancho y ocho lamas verticales que tienen en segundo plano otra trama horizontal de color negro para dar profundidad. En los extremos del paragolpes las grandes tomas de aire trapezoidales dan un toque de deportividad.

Se proponen varios tipos de grupos ópticos: tres delanteros y dos traseros. De serie los faros delanteros llevan tecnología led para algunas funciones y los traseros son halógenos. En opción quedan los faros Full Led delanteros y el sistema Matrix LED en los faros delanteros, en ambos casos acompañados de pilotos traseros de led con intermitentes dinámicos.

Los faros delanteros en forma de cuña se estrechan hacia su parte interna y forman ángulos dentados en su borde exterior. Están conectados visualmente con las luces traseras en forma de L por una nervadura que marca una línea de hombros alta, acompañada de musculosos pasos de rueda que resaltan la anchura del vehículo.

Las molduras de los pasos de rueda en color de contraste enfatizan el carácter SUV del modelo. Dan cobijo a llantas de aleación con un diámetro 17 pulgadas para la versión de acceso y con 18 pulgadas para las líneas Advanced y S line. En el catálogo de opcionales se proponen llantas de 19 y 20 pulgadas, algunas de ellas del catálogo de Audi Sport.

Los pilares D ligeramente inclinados hacia adelante proporcionan una sensación de dinamismo aunque sin excesos ya que ese posicionamiento de C-SUV deportivo será para el futuro Audi Q4. Detrás, la zaga se divide en dos con los pilotos, la luneta y el spoiler de techo por encima. Debajo destaca el paragolpes con un difusor y embellecedores que simulan salidas de escape.

El habitáculo se puede vestir con tres líneas de acabado interior: básica, Design Selection y S line, todas ellas libremente combinables con las tres líneas exteriores. Las formas generales son muy familiares y recuerdan a los últimos lanzamientos de Audi, dejando clara la apuesta por la digitalización.

Buena experiencia visual pero al tacto se echan en falta más materiales mullidos

El salpicadero se divide en dos secciones. La superior está reservada únicamente para las salidas de ventilación, mientras la inferior acoge todos los elementos de mando. Esa distribución deja la pantalla de infoentretenimiento más baja de lo deseable. Tanto esta pantalla como los controles de climatización están orientados 10 grados hacia el conductor.

La pantalla multimedia está dispuesta sobre una pieza en acabado negro piano, que desafortunadamente Audi usa cada vez con más frecuencia, y con un contorno cromado que recuerda a la parrilla Singleframe exterior. La versión básica manifiesta un sistema MMI Radio Plus con pantalla de 8,8 pulgadas. En opción existe un sistema con 10,1 pulgadas.

El tope de gama es para el sistema MMI Navegación Plus, también con 10,1 pulgadas pero incluye navegador y servicios como Google Earth, la radio híbrida y compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. También permite disfrutar de servicios a bordo de Audi Connect gracias a la tarjeta SIM integrada para conocer en tiempo real la información de tráfico, búsqueda de puntos de interés, información de estaciones de servicio, acceder al correo electrónico y redes sociales como Twitter, consultar noticias online, etc.

El sistema MMI Navegación Plus es muy similar al de los modelos más exclusivos de Audi. A diferencia de aquellos, el nuevo Q3 no emplea una segunda pantalla para la climatización que sigue contando con mandos físicos

La instrumentación es digital en todas las versiones del Q3 2019. La variante básica lleva una pantalla de 10,25 pulgadas mientras que en opción queda el Audi virtual cockpit de 12,3 pulgadas ofrece funciones adicionales y tres tipos de vista entre las que se incluye la opción deportiva del modo Dynamic con el cuentarrevoluciones en el centro y elementos en rojo.

Existen varios tipos de volantes a elegir: redondo, con la parte inferior achatada o con levas si se monta la transmisión automática. También se puede disfrutar de paquete de iluminación ambiental con hasta 30 tonalidades diferentes (de serie en acabado Design Selection), control por voz con reconocimiento de lenguaje natural, una base de carga inductiva para smarpthones o un equipo de sonido 3D firmado por Bang & Olufsen con 15 altavoces y 680 vatios de potencia.

Las plazas delanteras pueden tener ajuste eléctrico y calefacción, con unas cómodas butacas en el acabado base y asientos deportivos en las líneas Design Selection y S line. Detrás, las plazas posteriores han ganado mucho espacio, sobre todo para las piernas, gracias al aumento de 77 mm en la distancia entre ejes. Aquí supera claramente a su antecesor. De serie los asientos traseros pueden desplazarse longitudinalmente 150 mm y la inclinación del respaldo es ajustable en siete posiciones.

Las plazas traseras pueden regular la banqueta (en longitud) y el respaldo (en inclinación)

Sin duda, una de las mejoras más notables de esta nueva generación del Q3 es el espacio de carga disponible. El maletero tiene 530 litros de capacidad (70 más que el anterior Q3), un dato sensacional que lo deja muy cerca del Audi Q5. Colocando los asientos traseros en su posición más adelantada se aumenta el volumen hasta los 675 litros.

El suelo del maletero se puede ajustar a diferentes alturas y tiene formas muy aprovechables. El respaldo posterior está dividido en tres secciones de proporciones 40:20:40 que al abatirlas exponen un espacio de 1.525 litros. El portón cuenta con apertura eléctrica y, en el caso de las líneas Advanced y S line, también tiene una función manos libres.

Más grande, más espacioso y más polivalente

En cuanto a la gama mecánica, la oferta de Audi para el nuevo Q3 incluye cinco motores (tres TFSI y dos TDI), todos ellos con cuatro cilindros, inyección directa, turbocompresor, filtro de partículas y sistema start-stop. No habrá disponible ninguna opción mild hybrid que si disfrutan modelos superiores como el A6, A7 Sportback, A8 y Q8 por la propia disposición del motor y porque encarecerían demasiado el producto. Sí que veremos una opción deportiva, el futuro Audi RS Q3 2019 con más de 400 CV.

Toda la gama mecánica del Q3 2019 está compuesta por propulsores de cuatro cilindros

En gasolina se ofrece el 35 TFSI con un propulsor 1.5 de 150 CV con sistema de desactivación de cilindros y el 40 TFSI y 45 TFSI con un 2.0 de 190 y 230 CV respectivamente. En diésel la gama se constituye con el motor 2.0 para proponer el 35 TDI y el 40 TDI de 150 y 190 CV de potencia respectivamente.

Dependiendo del motor, las opciones de transmisión son una caja manual de seis velocidades o la automática de doble embrague S tronic de siete relaciones. En cuanto a tracción, hay versiones de tracción delantera que serán las que acumulen la mayoría de las ventas y variantes con la tracción total permanente Quattro.

En cualquier versión el aislamiento del habitáculo es destacable, especialmente en las versiones de gasolina, en parte gracias al cristal acústico de las ventanillas que viene de serie. Eso también redunda en un gran confort de marcha, aunque esta propiedad depende del tamaño de las llantas y la suspensión que se equipe.

Prestaciones suficientes y agrado de uso: el 35 TFSI es una opción equilibrada y recomendable

Existen tres tipos de suspensión para el Q3 2019. La de serie tiene un tarado decididamente confortable mientras que la suspensión deportiva, de serie con el paquete S line exterior y opcional en el resto de líneas, es más rígida. La opción más deseable es la suspensión con control de la amortiguación que varía sus características en función de los movimientos de las cuatro ruedas.

El sistema de modos de conducción Audi Drive Select ofrece seis programas (auto, comfort, dynamic, offroad, efficiency e individual) que varían la respuesta de la dirección asistida y del motor. Según la versión, también modifica el funcionamiento del cambio S tronic de siete marchas o la suspensión con control de amortiguación.

En modo offroad permite un mayor deslizamiento de las ruedas para mejorar la tracción en carreteras sin asfaltar. Sin embargo, el crossover de Audi no es un coche que permita excursiones camperas más allá de caminos sencillos porque la distancia libre al suelo es de sólo 14 centímetros y los ángulos de ataque y de salida son de 19 y 16 grados respectivamente.

Más que por su uso fuera del asfalto, la ventaja de la tracción total es la de conseguir un reparto óptimo de la fuerza del motor lo que redunda en una mejor agilidad y estabilidad. Ciertamente, el nuevo SUV alemán muestra un buen dinamismo y mucho aplomo a pesar que la dirección resulta muy insensible.

La dirección de serie tiene una desmultiplicación de 14,8:1 pero opcionalmente hay una dirección progresiva cuya relación varía según la posición del volante: cuanto más se gira más directa resulta, hasta alcanzar una relación de 11,4:1. De esta manera se puede maniobrar sin esfuerzo. Además a la hora de estacionar contamos con la ayuda de un sistema de cámaras de 360 grados y un asistente de aparcamiento.

El equipamiento de seguridad es mucho más abundante que el del modelo anterior incorporando elementos que aquel no tenía como el aviso de salida involuntaria de carril, el asistente de tráfico trasero cruzado o el Audi Pre Sense Front. Además también cuenta con el asistente de conducción adaptativo que combina el control de crucero adaptativo, la asistencia en tráfico congestionado (Audi Traffic Jam Assist) y el asistente de mantenimiento de carril.

El nuevo Q3 puede jugar un papel familiar del que la primera generación no podía presumir

El nuevo Audi Q3 2019 se fabricar en la factoría de Györ, Hungría. La generación anterior se había quedado atrás en tecnología y habitabilidad, cosas que éste nuevo modelo solventa con nota para poder hacer frente a nuevos actores en este segmento como el Jaguar E-Pace o el Volvo XC40 además de los habituales BMW X1 y Mercedes GLA.

Como es ya costumbre entre los modelos premium, el equipamiento opcional es muy abundante y costoso así que hay que elegir con cuidado qué elementos queremos o necesitamos realmente para que la tarifa final no se dispare. El precio de ventas del Audi Q3 2019 arranca en los 35.920 euros del Q3 35 TFSI 4x2 manual y llega hasta los 55.440 euros del Q3 45 TFSI Quattro S Tronic.

A cambio se obtiene un coche verdaderamente versátil ya que mantiene unas dimensiones contenidas para su uso en ciudad y que a la vez proporciona un confort y prestaciones y muy elevados en carretera. Sus virtudes como modelo familiar están fuera de toda duda con unas plazas traseras amplias y modulables y un maletero sensacional. El nuevo Q3 es tan bueno que, dejando a un lado la imagen, desde el punto de vista práctico probablemente no merezca la pena gastarse más en un Q5.

Noticias relacionadas

Prueba Audi Q3 2019, más maduro y polivalente
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto