¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaBMW Serie 2 Coupé, en marcha (III): probamos el 220i y el 220d

72

Conducimos el BMW Serie 2 Coupé, en sus versiones 220i y 220d. En ambos casos contamos con 184 CV, unas elevadas prestaciones y un confort de marcha elevado. El coupé alemán se muestra muy ágil y ofrece un comportamiento neutro. Con cualquiera de las dos mecánicas que hemos probado el consumo de combustible es bajo.

Hace apenas un mes te contábamos nuestras primeras impresiones del BMW Serie 2 Coupé cuando pudimos conocerlo en una presentación estática a los medios. Por aquel entonces ya te contamos cosas sobre su diseño y habitabilidad, así como las versiones y precios de la gama, aspectos en los que no volveremos a incidir para no repetirnos.

Ha llegado el momento de ponerse tras el volante y comprobar cómo se comporta el coupé alemán. Durante la jornada hemos podido probar el 220i y el 220d, versiones que nos han dejado un buen sabor de boca en general aunque también cuentan con algunas sombras a tener en cuenta.

Con ambas mecánicas, el coupé alemán se muestra como un coche con tintes deportivos pero enfocado hacia la comodidad. Esta característica se aprecia, por ejemplo, en el buen aislamiento del habitáculo sobre el perfectamente el ruido del motor y el aerodinámico. Independientemente del ritmo, la rumorosidad en el interior del Serie 2 es muy baja.

El confort de marcha también queda patente en el tarado de las suspensiones. Sin dejar balancear en exceso la carrocería, éstas se muestran complacientes con los ocupantes y filtran las irregularidades del asfalto eficazmente. Esta suavidad también está presente en el manejo de la dirección y la caja de cambios manual. El comportamiento es neutro y el aplomo sobresaliente.

La primera versión que pasó por nuestras manos fue el 220i Coupé con cambio manual, la versión menos costosa del Serie 2. Esta unidad lucía el paquete M que le da un toque más agresivo y con sus 184 CV esperábamos mucha diversión con este coupé. Pero nada más lejos de la realidad.

No te equivoques: el 220i anda, y mucho. Sus prestaciones son excelentes y en ningún momento se echa en falta más potencia. Es rápido y agradable, pero la entrega de potencia es tan extremadamente lineal y dócil que no notamos nada. Parece un atmosférico. El confort de las suspensiones y el aislamiento acústico contribuye a que estemos anestesiados y la supuesta deportividad que podríamos esperar de este coupé es escasa.

Al volante del 220i gozamos de las mismas sensaciones que al conducir una gran berlina: un coche muy confortable y con un consumo de combustible moderado -a ritmos tranquilos por carretera hemos estado por debajo de los 6,5 l/100 km- pensado para devorar kilómetros sin que nuestro cuerpo se resienta lo más mínimo. Resulta ideal como coche de uso diario, pero puede resultar un poco frustrante en una revirada carretera de montaña.

Eso no quiere decir que sea mejor o peor, sencillamente el BMW 220i Coupé tiene un enfoque más práctico en lugar de ser más emocional. A unos conductores les gustará más que a otros este planteamiento, perfectamente válido, pero es importante tener claro que si buscamos diversión, ésta no es la versión que nos la va a dar.

Curiosamente, esa deportividad que puede buscar el cliente de un modelo con carrocería coupé la encontramos en el 220d Coupé. Apretando el acelerador notamos con más claridad el empuje en el respaldo del asiento, a pesar de que la potencia de este turbodiésel es la misma (184 CV) y las prestaciones son casi calcadas respecto al 220i.

El motor de gasóleo de esta versión es muy refinado y gasta muy poco. Viajando con calma en carretera en el modo Eco Pro es muy sencillo situarse en torno a los 5 l/100 km o menos. Incluso yendo con alegría, el consumo de combustible se mantiene bajo en todo momento.

En este caso, el 220d contaba con la línea Modern, la más elegante con detalles exteriores de aluminio mate y en el interior unos colores claros combinados con paneles de madera. La mecánica estaba asociada a la transmisión automática "no-deportiva", que no resulta especialmente rápida, algo subsanable si se equipa la caja automática deportiva con levas en el volante que cuesta poco más.

BMW Serie 2 Coupé, primer contacto y presentación, índice de capítulos:

Noticias relacionadas

BMW Serie 2 Coupé, en marcha (III): probamos el 220i y el 220d
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto