¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Jeep Wrangler 4xe, el más potente de la historia

    22

    Llega el Jeep Wrangler 4xe que con los 380 CV de su mecánica híbrida enchufable se sitúa como la versión más potente de la historia de este mítico todoterreno. Una variante con etiqueta Cero que ya hemos podido conocer a fondo.

    La electrificación es imparable incluso para los modelos más rudos del mercado. La cuarta generación del icónico Jeep Wrangler amplía su gama mecánica con la incorporación de una versión con un sistema de propulsión híbrido enchufable ¿Afecta a sus capacidad offroad? Hemos probado el Jeep Wrangler 4xe en su presentación para comprobarlo.

    El todoterreno norteamericano hereda la tecnología 4xe que ya está presente en el Renegade y el Compass pero mantiene su imagen invariada respecto al resto de la gama salvo por los detalles de diseño exterior en color Azul Eléctrico, los logos 4xe y la toma de carga situada en la aleta delantera izquierda.

    El Wrangler híbrido enchufable sólo está disponible con carrocería de 4 puertas

    Perfectamente reconocible por sus pasos de rueda trapezoidales, la icónica parrilla de siete ranuras y los faros redondos, el Wrangler 4xe presenta llantas de aleación exclusivas de la variante 4xe con un tamaño de 17 o 18 pulgadas según el nivel de equipamiento, diez colores exteriores a elegir y configuraciones de techo rígido, techo blando, techo blando eléctrico y doble techo.

    La versión PHEV está disponible en un único tamaño de carrocería, el Wrangler Unlimited de 4 puertas, mientras que la versión de 2 puertas sólo se ofrecerá con mecánica de gasolina aunque pronto se eliminará de la gama. La propuesta de Jeep se compone de los niveles de equipamiento Sahara 4xe, Rubicon 4xe y la edición especial 80th Anniversary 4xe. También hubo una versión de lanzamiento First Edition.

    El equipamiento puede ser abundante mostrando luces delanteras y traseras Full Led, detector de ángulo muerto con control de cruce en la parte trasera, asistente de aparcamiento delantero y trasero, cámara de visión trasera, acceso sin llaves Keyless Enter 'N Go, aviso de colisión frontal, control de crucero adaptativo con función de parada o sistema de sonido Alpine de 9 altavoces con subwoofer de 552 W.

    Acabados resistentes y de buena calidad

    Entre las pequeñas diferencias respecto a otros Wrangler, en el 4xe cabe mencionar que la tapicería de las versiones Rubicon incluye costuras en Azul Eléctrico en los asientos y paneles. En la instrumentación está presente la misma pantalla TFT de 7 pulgadas de otras versiones, pero con detalles específicos para modelos 4xe e información adicional sobre los niveles de carga de la batería y la autonomía restante.

    El Wrangler 4xe lleva de serie el sistema de infoentretenimiento Uconnect NAV con pantalla táctil de 8,4 pulgadas, con conectividad con Apple CarPlay y Android Auto y servicios remotos Uconnect Services. Por su condición híbrida se añaden pantalla de información para manejar la carga, comprobar el estado de la batería, localizar la estación de carga más cercana, ver el gasto energético y el flujo de energía. Es muy fácil de manejar.

    El paquete de baterías de alta tensión, protegido en una carcasa de aluminio, está montado debajo de las plazas traseras. Los asientos posteriores de las versiones 4xe se han rediseñado para permitir que el cojín inferior se voltee hacia delante facilitando el acceso a la batería. Esta ubicación permite mantener la misma capacidad de carga que en los Wrangler de combustión, es decir, hasta 533 litros.

    El paquete de baterías está bajo los asientos traseros

    El Wrangler más potente es también el más ecológico

    El sistema híbrido enchufable combina un motor de gasolina con cuatro cilindros de 2,0 litros turboalimentado con dos motores eléctricos que en conjunto desarrollan 380 CV de potencia y 637 Nm de par. La transmisión se confía a una caja automática de ocho velocidades TorqueFlite y la batería de iones de litio, fabricada por Samsung, es de 17,3 kWh.

    La caballería que entrega el sistema y el ímpetu del motor eléctrico que entrega el par de manera casi instantánea permiten que este todoterreno de pura cepa muestra prestaciones que ya quisieran algunos deportivos. Es rapidísimo en recta, de hecho es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos, pero en curva el límite de adherencia de los neumáticos lleva muy pronto y la dirección es muy imprecisa. Puede alcanzar los 130 km/h en modo 100% eléctrico.

    Seleccionar el tipo de gestión eléctrica es tan sencillo como accionar los botones E-Selec que se encuentran a la izquierda del volante. Jeep propone los modos de conducción electrificados Hybrid, Electric y E-Save. El modo Hybrid emplea los dos motores, en el modo Electric se desplaza en modo 100% eléctrico si la batería tiene un nivel de carga suficiente y en el modo E-Save se conserva o aumenta el nivel de carga de la batería para usarlo con posterioridad.

    El sistema 4xe propone tres modos de gestión energética

    Su carácter PHEV le porta una mayor versatilidad de uso al dejar de ser un modelo impensable en entornos urbanos. Con el Wrangler híbrido enchufable se vive la experiencia de desplazarse en modo totalmente eléctrico en los desplazamientos rutinarios diarios con las evidentes consecuencias que tiene desde el punto de vista económico, sin emisiones contaminantes y con un enorme confort de marcha.

    Lejos del asfalto resulta llamativo realizar una ruta tranquila por la naturaleza en relativo silencio. Y si las cosas se complican no hay problema: las prestaciones todoterreno del Wrangler 4xe son mejores que las de sus hermanos de combustión. Gracias al par eléctrico instantáneo no es necesario aumentar las revoluciones del motor para que los neumáticos se muevan y es posible tener un mayor control y precisión.

    Dependiendo del acabado se ofrecen dos sistemas de tracción a las cuatro ruedas diferentes: Selec-Trac en los acabados Sahara 4xe y 80th Anniversary 4xe y Rock-Trac en el Rubicon 4xe. Ambos pueden usarse en modo 2H (tracción en las ruedas traseras), modo 4H AUTO (tracción en las cuatro ruedas permanentemente activa), modo 4H Part-Time (tracción en las cuatro ruedas de uso temporal) y modo 4L (tracción en las cuatro ruedas con reductora).

    La capacidad todoterreno del Wrangler PHEV es aún mejor que la del Wrangler de gasolina

    El Wrangler 4xe equipado con el sistema 4x4 Selec-Trac lleva una caja de transferencia de dos velocidades, una relación de reducción de 2,72:1, ejes delantero y trasero Dana 44, el sistema Selec-Speed con control de ascensos y descensos y un diferencial trasero de deslizamiento limitado Trac-Lok.

    El Wrangler 4xe Rubicon con el sistema de tracción Rock-Trac incluye una caja de transferencia de dos velocidades con una relación de reducción de 4:1, ejes Dana 44 de última generación delantero y trasero, sistema Selec-Speed, neumáticos Mud Terrain, bloqueo eléctrico Tru-Lok de los diferenciales delantero y trasero y desconexión electrónica de la barra estabilizadora delantera.

    Las cotas todoterreno son excelentes e idénticas a la variante de gasolina. En la versión más radical del icónico modelo americano, el Rubicon 4xe, tiene un ángulo de ataque de 36,6 grados, un ángulo ventral de 21,4 grados, un ángulo de salida de 31,8 grados y la altura libre al suelo de 253 mm. Además, es capaz de vadear hasta 76 cm de agua. Es imparable en terrenos abruptos, áreas fangosas o pendientes pronunciadas.

    El Wrangler 4xe puede cargar a una velocidad de hasta 7,4 kW

    Según el ciclo WLTP, la autonomía eléctrica del Wrangler PHEV es de 45 kilómetros, aunque durante esta toma de contacto parece una cifra difícil de conseguir salvo que los recorridos se restrinjan a territorios urbanos. Para maximizar la autonomía se puede activar la función Max Regen donde la frenada regenerativa es más intensa (hasta 0,25 g) de manera que se recupera más energía cinética durante las fases de desaceleración.

    Una carga completa se realiza en poco más de dos horas y media en un wallbox de 7,4 kW (32A, 230V). La carga en un enchufe convencional a 2,0 kW (8A, 230V) ronda las nueve horas y media. Jeep propone una garantía de ocho años o 160.000 km para la batería.

    El primer Jeep Wrangler electrificado está a la venta desde 68.900 euros que se rebajan a 61.347 euros con los descuentos que ofrece la marca en el momento de su estreno en los concesionarios. Supone un incremento de entre 2.700 y 3.300 euros (según versión) respecto al Wrangler de gasolina, una diferencia en la que merece la pena invertir al obtener una mayor versatilidad, más potencia, mejor consumo y la etiqueta Cero.

    Prueba Jeep Wrangler 4xe, el más potente de la historia