¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Prueba KIA EV6 GT-Line RWD Long Range, sofisticación para el día a día

Prueba KIA EV6 GT-Line RWD Long Range, sofisticación para el día a día
18
Oscar Magro
Oscar Magro18 min. lectura

Sobre el papel el KIA EV6 es todo lo que debería ser un crossover eléctrico. Es polivalente, muy confortable y fácil de conducir en el día a día y presenta una autonomía y potencia de carga suficientes como para no verse intimidado en viajes largos ¿KIA ha dado en el clavo?

El nuevo KIA EV6 ha sido uno de los coches eléctricos más premiados y mediáticos de los últimos meses así que he tenido ocasión de probarlo en profundidad para comprobar los motivos por los que está dando que hablar.

En los últimos años KIA nos tiene acostumbrados a lanzar coches con mucha personalidad y el EV6 es una de las pruebas más evidentes

El crossover eléctrico de la firma surcoreana, ganador del Coche del Año 2022, es el primer BEV de KIA asentado sobre la plataforma modular eléctrica global E-GMP que comparte con Hyundai. Su desarrollo es común con el Hyundai Ioniq 5, con el que comparte muchos elementos.

El EV6 constituye el primer paso en la transición de KIA hacia la era de la electrificación siendo el primero de los 11 nuevos modelos eléctricos previstos por la marca coreana de aquí a 2026: siete desarrollados sobre la arquitectura E-GMP y cuatro versiones eléctricas de modelos existentes como el nuevo e-Niro.

El EV6 luce una nueva filosofía de diseño «Opposites United» (Opuestos Unidos) que, según la marca, se inspira en los contrastes de la naturaleza y de la humanidad. Dejando el marketing aparte, lo cierto es que el crossover eléctrico impresiona por su aspecto futurista y las formas esculturales de la carrocería.

Una zaga con un diseño totalmente diferente a cualquier otro coche

Del frontal llaman la atención las luces diurnas, que rodean los faros principales por arriba y por abajo, y aparecen segmentadas. Los faros llevan un nuevo Sistema de Iluminación Frontal Inteligente en el que cada led se enciende de manera independiente y se atenúa o aclara automáticamente mejorando la visión frontal del conductor y, al mismo tiempo, protegiendo del deslumbramiento a los vehículos que se aproximan.

También resulta llamativa la desaparición de la tradicional parrilla de nariz de tigre que ha acompañado de una manera u otra a todos los KIA de estos últimos años. El EV6 ha evolucionado ese elemento tan característico para ofrecer un frontal muy diferente que identifica esta nueva identidad visual.

La silueta deja clara su vocación crossover y presenta algunos detalles interesantes como un corto capó y un pilar C ancho e inclinado que dan al conjunto un aspecto más dinámico. El faldón lateral y una moldura recorren la parte inferior de las puertas curvándose hacia el paso de rueda posterior, conectando visualmente pero no físicamente con los pilotos traseros.

El generoso alerón de techo tiene un papel aerodinámico importante y desvía el flujo de aire hacia el spoiler inferior que está formado por los propios pilotos traseros. Todo parece enfocado hacia las luces posteriores, sí, y no es de extrañar porque en mi opinión es el rasgo de diseño más fabuloso del EV6.

La toma de carga está integrada en el piloto trasero derecho

Nuevo lenguaje de diseño para KIA

Los pilotos son muy estilizados y tienen forma de C, presentando sutiles detalles cromados en su perfil inferior. Están unidos por una fina tira led que recorre todo el portón de extremo a extremo y la toma de recarga está en la esquina derecha, perfectamente integrada por el grupo óptico. No cabe duda de que el KIA EV6 tiene una espectacular imagen distintiva, atrevida y sofisticada.

Al margen del futuro EV6 GT, la gama está compuesta por dos nieles de equipamiento. El acabado base es el Air y en el GT-Line, que es el que protagoniza esta prueba, cambia el diseño de los paragolpes, se montan llantas de 20 pulgadas y tanto el faldón lateral como los pasos de rueda son del color de la carrocería en vez de negro. Las dimensiones exteriores del EV6 GT-Line también son ligeramente superiores con una longitud de 4.695 mm (+15 mm respecto al Air), una anchura de 1.880 mm (+10 mm) y 1.550 mm de altura.

Con cierta vocación familiar el EV6 tiene un maletero de 490 litros, una capacidad que se reduce en 10 litros si se equipa el sistema de sonido Meridian. La altura de carga hasta la cortinilla no es muy alta pero el espacio sí resulta profundo, la boca de carga es amplia y hay un compartimento alargado debajo del piso. Abatiendo los asientos posteriores el volumen crece hasta los 1.300 litros. Además, bajo el capó hay un segundo maletero delantero de 52 litros en esta versión 2WD propicio para guardar los cables de carga, por ejemplo.

El EV6 tiene un interior moderno pero con excesivo plástico negro piano

Ser el primer eléctrico de KIA construido sobre la nueva plataforma específica para vehículos eléctricos permite al EV6 gozar de una gran distancia entre ejes y un suelo completamente plano, ventajas que disfrutarán especialmente los pasajeros de las plazas posteriores. Atrás los ocupantes cuentan con un gran espacio para las piernas, incluso para el pasajero de la plaza central, y deja sitio para la cabeza a pasajeros con estatura inferior a 1,85 m. El respaldo de las estas plazas puede ajustarse en inclinación y en la parte inferior del asiento hay un enchufe, una toma schuko donde se puede enchufar una nevera portátil o un ordenador.

La cabina muestra un diseño moderno y acogedor. Algunos elementos están realizados en materiales reciclados -por ejemplo, la moqueta- y hay una excesiva presencia del ingrato plástico negro brillante. Los asientos quedan en una posición elevada así que conductores altos, como es mi caso, verán que hay poco espacio entre la cabeza y el techo.

Los asientos Relaxion son confortables a pesar de contar con un mullido bastante firme: Tienen una función curiosa. Apretando un botón se despliegan hacia atrás para ofrecer una posición reclinada tanto al conductor como al acompañante. Ideal para dar una pequeña cabezada mientras se carga el coche en algún viaje.

Los asientos del GT Line son cómodos, tienen ajustes eléctricos y son reclinables

El puesto de conducción del KIA eléctrico más sofisticado tiene una doble pantalla curvada de 12,3 pulgadas. Una de ellas corresponde a la instrumentación digital que además puede complementar su información con un head-up display con realidad aumentada que resulta llamativo pero cuya imagen no se ve demasiado nítida.

La segunda pantalla es la del sistema de infoentretenimiento. Al menos para mi posición de conducción el extremo derecho de la pantalla queda alejado y hay que estirarse para tocar esa parte, en ocasiones hubiera agradecido un mando satélite en la consola central. El sistema es compatible con Apple Carplay y Android Auto (en ambos casos por cable) y cuenta con las funciones remotas de KIA Connect con las que se puede conocer el nivel de batería o comprobar el cierre de las puertas.

Análisis en vídeo del nuevo KIA EV6

En el aspecto mecánico, el KIA EV6 está disponible con dos opciones de baterías de alta tensión: una con autonomía estándar (58 kWh) y otra con autonomía extendida (77,4 kWh). En esta prueba tengo el más apetecible, la versión Long Range. Emplea un motor eléctrico de 168 kW (228 CV) conectado a las ruedas posteriores.

La marca coreana da la posibilidad de tener una variante AWD, sistema siempre vinculado con la batería de mayor capacidad. La tracción total se consigue mediante dos motores eléctricos, cada uno impulsando un eje. Su trabajo conjunto alcanza una potencia de 239 kW (325 CV). El KIA EV6 AWD Long Range es el primer coche eléctrico de KIA con tracción integral.

La función i-Pedal permite la conducción olvidándose del freno

Como digo, en esta ocasión tengo el EV6 RWD que desarrolla más autonomía que el 4x4. Con 228 CV las prestaciones son formidable son todo momento, funciona con mucha suavidad, expone una buena estabilidad a alta velocidad y acelera con intensidad siendo capaz de pasar de 0 a 100 km/h en apenas 7,3 segundos. Hay que destacar la insonorización del habitáculo, el EV6 es un coche muy silencioso en todo momento.

Rodar sin ruido del motor alguno es una experiencia muy grata pero algunos quizá echen en falta un sonido que acompañe a las aceleraciones. Para ellos KIA propone tres opciones de sonido artificial del motor, configurables en cuando al modo de reaccionar y la intensidad del tono. Curioso cuanto menos.

La suspensión tiene una configuración en la que prima el confort y muestra evidentes balanceos en los cambios de dirección. A pesar de ello el EV6 muestra una notable agilidad en curvas gracias a la óptima distribución del peso entre ambos ejes y a un centro de gravedad bajo por la disposición de las baterías. La distancia libre al suelo es de 160 mm, a medio camino entre un turismo y un SUV.

La capacidad de carga es notable y se complementa con un pequeño maletero delantero

¿Cuál es la autonomía real del KIA EV6 GT-Line RWD Long Range?

El EV6 Long Range tiene el paquete de baterías más grande para dar la mejor autonomía posible, especialmente en esta versión de tracción trasera. La batería de iones de litio tiene 77,4 kWh útiles (82,5 kWh brutos) y dependiendo del acabado escogido se podrán hacer más o menos kilómetros entre cargas.

En este caso, el EV6 GT-Line RWD Long Range tiene una autonomía de 504 km bajo el ciclo WLTP. Hay una opción con mayor autonomía dentro de la gama y es el EV6 Air RWD Long Range. Esa versión pesa menos (tiene menos equipamiento) y tiene unos neumáticos más pequeños lo que le permite llegar a los 528 km de homologación.

El consumo medio del EV6 GT-Line se sitúa en torno a 21 kWh/100 km y, frente a sus rivales, no me ha parecido que destaque ni por bueno ni por malo. La autonomía real queda cercana a los 400 km aunque estos valores pueden fluctuar mucho según el estilo de conducción, la tipología de los trayectos o el tipo de neumático (como referencia, nuestra unidad llevaba Continental PremiumContact 6 en medida 255/45 R20).

El sistema multimedia es muy completo y sencillo de usar en general

Con las levas se pueden seleccionar varios niveles de intensidad de la frenada regenerativa para aprovechar al máximo recuperación de energía en las deceleraciones. En el punto de mayor retención se activa la función i-Pedal con la que es posible acelerar, frenar y parar usando únicamente el pedal del acelerador.

Como tarde o temprano hay que parar a enchufarlo alegra saber que el KIA EV6 es uno de los pocos coches eléctricos con capacidad de carga ultrarrápida de 800 V a una potencia máxima de hasta 240 kW. Hoy en día aún hay pocos cargadores ultrarrápidos de 800 V en España pero eso no supone ningún problema porque el coreano también es compatible con la carga rápida de 400 V habitual de los automóviles eléctricos. Para usar uno u otro no es necesario ningún adaptador o cable especial, el sistema lo gestiona automáticamente.

La ventaja evidente de la carga con 800 V es que con una mayor tensión se reduce el tiempo de recarga al aprovechar el máximo potencial de carga de los supercargadores de 350 kW. Basta poner como ejemplo que en un cargador de 350 kW y una carga de alta velocidad de 800 V la batería de este KIA puede cargarse del 10 al 80% en sólo 18 minutos. Pero como suele pasar cuando hablamos de coches eléctricos, una cosa es la teoría y otra la práctica.

El sistema de cámaras es de utilidad porque la forma de la parte trasera limita la visibilidad posterior

En la vida real el rendimiento de la carga depende de la temperatura de la batería, la temperatura exterior y otras muchas variables. Si las condiciones no son ideales el sistema reduce la capacidad de carga para proteger la batería. Este fue mi caso ya que en un cargador rápido de Ionity con 350 kW de potencia el proceso no pasó de 72 kW. A pesar de todo sigo convencido de que es posible alcanzar velocidades de carga próxima a los 240 kW prometidos pero mi experiencia fue ésa y no me resultó muy extraño: cargar en plena ola de calor con 39º C en el exterior seguro que no ayudó.

Una de las cosas destacadas del EV6 es que cuenta con sistema V2L, siglas de «Vehicle-to-Load» que significa la toma no solo sirve para cargar el coche sino también para que el vehículo transfiera energía eléctrica al exterior. Mediante un adaptador el puerto de carga del EV6 puede usarse para alimentar dispositivos eléctricos externos. Gracias este sistema de carga bidireccional suministra hasta 3,6 kW de electricidad a un patinete eléctrico, una bicicleta eléctrica, un ordenador portátil, proyectores o lo que haga falta.

¿Son merecidas las alabanzas que ha recibido el KIA EV6 desde su lanzamiento? Sinceramente creo que sí. Es un coche eléctrico muy completo y equilibrado al mostrar un diseño vanguardista, buena autonomía, una experiencia de conducción gratificante, carga ultrarrápida, un interior espacioso y un equipamiento abundante. El KIA EV6 GT-Line RWD Long Range cuesta 57.225 euros, una tarifa que puede quedarse en los 46.232 euros con la financiación y las ayudas del Plan Moves III.

Prueba KIA EV6 GT-Line RWD Long Range, sofisticación para el día a día