¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Lexus NX 300h F Sport: gama y conclusiones (parte III)

10

Ya hemos visto qué hace único al NX 300h F Sport, sus detalles y cómo va en carretera, campo y ciudad. Llegados a este punto, veremos motivos para comprarlo o para descartarlo como opción. ¿Merece la pena pagar más de 50.000 euros por él?.

Con las tarifas actuales, el NX 300h está a tiro por más de 38.000 euros, eso sí, con menor equipamiento y tracción delantera. Para empezar, es bastante menos de lo que cuesta el Audi Q5 Hybrid, que supera los 61.000 euros. Por casi lo mismo que el NX 300h básico está a tiro el Q5 2.0 TDI (150 CV), que anda un poco menos, y también de tracción delantera.

Un poco más cuesta el BMW X3 sDrive18d, es decir, con 150 CV y propulsión trasera. En este margen de precios también está el Mercedes GLK 200 CDI con propulsión trasera. En otras palabra, el NX 300h está bien posicionado respecto a sus rivales, por el mismo precio da más potencia si lo comparamos con los Diesel básicos, que, eso sí, gastan un poco menos.

La versión analizada, F Sport, va bien equipada y cuesta 55.900 euros

Por muy poco más, se nos ofrece el Q5 con motor gasolina de 272 CV, más barato sale el BMW X3 xDrive28i con 245 CV, y el xDrive30d con 258 CV anda cerca del F Sport. Ídem con los Volvo XC60 D5 o T6. Ya en este margen de precios, sus competidores tienen mejores prestaciones, aunque no el mismo equipamiento.

Si queremos un NX 300h con tracción total, habrá que aflojar como mínimo 46.700 euros, acabado Executive, más completo que los básicos ECO y Corporate.

Decididamente, el campo no es lo suyo si le sacamos de pistas fáciles con pocos baches. Suspensión muy dura, escasamente protegido y ningún control de su tracción total

¿Por qué elegiría el F Sport? Por imagen, el tema de la suspensión variable adaptativa (AVS) no lo he notado tanto, y en prestaciones no hay ninguna diferencia. Me parece más razonable apostar por el Luxury, que tiene unos sistemas de seguridad mucho mejores, pero ya nos pasamos de largo de 60.000 euros.

El F Sport no los tiene ni opcionales, cosa de la política comercial de Lexus, y me parece un defecto. Los rivales dan mucha más libertad de elección, pudiendo integrar sistemas de seguridad avanzados sin tener que elegir tapicería de cuero, sistema de sonido Mark Levinson, HUD o tracción total con llantas de 18 pulgadas.

Creo que lo más razonable en la gama NX 300h es apostar por las versiones intermedias, el Executive tiene tracción total y ya tiene un buen nivel de equipamiento, que podéis encontrar desglosado en este análisis de mi compañero Oscar. El NX 300h tope de gama ofrece cosas que se pueden elegir en el Nissan Juke, y cuesta la tercera parte.

Interior del Lexus NX 300h F Sport, con algunos detalles deportivos y terminación específica

Dejando aparte el tema de las versiones, está claro que Lexus es competitivo con sus rivales Premium, ya habéis visto que los precios son bastante similares, y sí, son muy altos. Es lo que cuesta tener un SUV del segmento D, a los fabricantes este tipo de coches les viene genial: se basan en un modelo ya amortizado y los cobran a base de bien.

Pero Lexus tiene que dar respuesta a esos clientes que consideran que el RX es demasiado grande y ostentoso (está en un segmento superior) y no se conforman con la berlina IS. En España no es que se vayan a hinchar de vender, la previsión anual es de poco más de 1.000 unidades, pero en sitios como Estados Unidos los venderán como las rosquillas.

Es el precio a pagar por una mayor seguridad psicológica, es decir, una postura de conducción elevada y sentir más carrocería a nuestro alrededor. El factor diferencial no es su capacidad fuera de carretera, casi se mete por los mismos sitios que entraría el IS (yendo con cuidado) por razones explicadas en la segunda parte de esta prueba. En cuanto a habitabilidad, sí, es mejor que en el IS.

Sin duda uno de los atractivos del Lexus NX es una imagen más agresiva y bastante menos vista que la de sus rivales: más exclusivo

La tecnología híbrida de Lexus es más asequible que la de Audi, y también gasta menos, hablando del mismo segmento. El fabricante japonés pone como argumentos de venta que los costes de propiedad son más bajos, debido a la fiabilidad del sistema, al menor uso de recursos como los frenos, y a la falta física de componentes que no hay que cambiar ni reparar (turbo, embrague, DPF...)

Efectivamente, los competidores de cuatro y seis cilindros del NX 300h con motor Diesel pueden rebajar sus consumos sin complicaciones. Lo que el cliente ha de valorar es si prefiere moverse con mayor calidad de rodadura, sin sonido de Diesel, e incluso en silencio. Respecto a alternativas gasolina de la gama, está por debajo en consumos, fácilmente.

Por lo que cuesta el NX 300h F Sport, yo personalmente me compraría la berlina GS 300h, de segmento superior (más coche), con más potencia y mejores prestaciones, y también generosamente equipado; la diferencia de precio es muy pequeña. Servidor, por más que se esfuerza, sigue sin ver las ventajas de estos coches una vez que descartamos esa sensación psicológica de seguridad. Pero hay que tenerlos en el catálogo...

Noticias relacionadas

Prueba Lexus NX 300h F Sport: gama y conclusiones (parte III)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto