¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Mazda6 2017, alma renovada

16

La actualización del Mazda6 ha traído consigo un puñado de interesantes mejoras, aunque la mayoría de ellas no están a la vista. Lo mejor está en su interior ya que la berlina japonesa renueva su espíritu incorporando nuevas tecnologías que incrementan su dinamismo y su confort de marcha.

La bella carrocería se mantiene prácticamente inalterada: sólo cambian ligeramente los retrovisores

Mazda ha presentado una actualización de su berlina del segmento D. Aunque la renovación no ha sido muy profunda, el Mazda6 2017 en sus versiones sedán y familiar presenta interesantes mejoras respecto al modelo precedente que afectan principalmente a la tecnología diésel, los sistemas de seguridad y el equipamiento disponible.

Hay una máxima que dice que si algo funciona no lo toques. Esta sentencia es la que parece haber seguido la marca japonesa con el aspecto exterior de su modelo porque no presenta ninguna variación respecto al modelo anterior ni falta que le hace: el diseño KODO ha sido todo un acierto y el Mazda6 puede presumir de ser unas de las berlinas más bellas del mercado.

Las dos únicas modificaciones son el ligero rediseño de los retrovisores que, además, estrenan una función de plegado automático y la adición de un nuevo color de carrocería Machine Grey. Este tono gris oscuro utiliza una técnica exclusiva de la marca japonesa que se denomina Takuminuri y que, según explican, tiene como característica fundamental el empleo de “una capa muy delgada de pintura reflectante y con un patrón uniforme de partículas aluminio” para producir una textura metálica.

Cuidando los detalles

En el interior sí que se aprecian varios retoques, siendo el más evidente el volante de nuevo diseño. Está forrado además con un tipo de cuero diferente al de su predecesor y por primera vez es calefactable. Este volante ha sido heredado del gran SUV de la marca de Hiroshima, el Mazda CX-9.

En opción, los asientos eléctricos pueden disponer de función de memoria para el conductor. Estos no sólo memorizan el reglaje del asiento sino también la posición del HUD. También se han adoptado algunos detalles cromados en la guantera y el reposabrazos central trasero y han cambiado los bolsillos tras el respaldo de los asientos delanteros.

Del mismo modo se ha incorporado un nuevo sensor de humedad que permite una regulación más adecuada de la temperatura. El sistema multimedia MZD Connect permanece sin cambios aunque la pantalla de 7 pulgadas se queda un poco pequeña, al menos en la versión tope de gama, en comparación con otros modelos de la competencia que ya ofrecen 8 pulgadas o más.

El volante de nuevo diseño procede del CX-9

El resto de novedades se centran en la forma de mostrar información al conductor. El cuadro de instrumentos adopta una nueva pantalla multifunción LCD TFT a color de 4,6 pulgadas con gráficos y animaciones de mayor calidad y el Head Up Display (HUD) mejorado proyecta los datos en color con una resolución y contraste superiores así que ahora no sólo es visualmente más atractivo sino que se asimila la información con más facilidad y la vista se fatiga menos. Ambas cosas sólo están presentes en el acabado Luxury, ya que los niveles Style y Style+ no montan HUD y tienen una instrumentación con otro diseño.

Más silencioso y refinado

Lo mejor está donde no se ve. El resto de cambios en el habitáculo están ocultos y han ido orientados en conseguir una mayor insonorización y confort de marcha. Para ello se han añadido materiales aislantes en el carenado inferior, la consola trasera, los paneles del techo y las puertas, las juntas de las puertas son mejores y se han reducido las tolerancias entre los distintos paneles. En los modelos del acabado Luxury las ventanillas delanteras tienen nuevos cristales laminados.

La gama de motores del Mazda6 2017 sigue estando formada por cuatro motores, dos de gasolina y dos de gasóleo, todos ellos conocidos. Las mecánicas de gasolina son el 2.0 Skyactiv-G de 145 CV con cambio manual y el potente 2.5 Skyactiv-G de 192 CV y transmisión automática como tope de gama.

La filosofía Skyactiv está presente en cada rincón del Mazda6

La oferta diésel se compone del 2.2 Skyactiv-D con dos versiones de 150 CV y 175 CV, en ambos casos disponibles tanto con cambio manual como automático. Las mejoras se centran en este bloque puesto que el motor 2.2 Skyactiv-D implementa nuevos sistemas que mejoran la experiencia al volante.

La gama se compone de carrocerías (Sedán y Wagon) y tres acabados (Style, Style+ y Luxury)

Dos de estas innovaciones están enfocadas a la reducción del ruido del motor. La primera de ellas es el sistema Natural Sound Smoother, tecnología que ya estaba presente en la mecánica 1.5 Skyactiv-D del Mazda3. Se trata de un amortiguador dinámico en el bulón que conecta el pistón a la biela que permite neutralizar el ruido de detonación y las vibraciones de una longitud de onda de 3,5 kHz que se producen al arrancar y rodando a bajas revoluciones.

La segunda técnica introducida se denomina Natural Sound Frequency Control. Este sistema varía el momento de inyección en 0,1 milisegundos, suficiente para neutralizar las ondas de presión sonora y suprimir las tres bandas críticas de frecuencia (1,3 kHz, 1,7 kHz y 2,5 kHz) en las que tienden a concentrarse las vibraciones de un motor diésel.

Sinceramente, es difícil saber cuánto ha mejorado la insonorización la berlina japonesa porque para ello deberíamos probar el modelo anterior y a continuación el actual en las mismas circunstancias para ser precisos. A mi juicio haberla hayla, pero el Mazda6 ya era un coche con un habitáculo muy bien insonorizado de por sí y se filtra muy poco sonido del motor, el aire o la rodadura.

La nueva pantalla multifunción de la instrumentación presenta la información de manera clara y atractiva

El comportamiento dinámico es intachable

El 2.2 Skyactiv-D adopta otra tecnología más, ésta con una mayor influencia en el plano dinámico. Se trata del sistema High-Precision DE Boost Control que mejora la respuesta del acelerador al conseguir una inyección de combustible más precisa. De esta manera la respuesta del par motor se controla con mayor precisión incrementando el agrado de conducción.

No es la única innovación que ha presentado este Mazda para mejorar la comunicación entre coche y conductor ya que el Mazda6 2017 cuenta con el primer componente de las nuevas tecnologías Skyactiv Vehicle Dynamics que se enfocan en mejorar la experiencia de conducción y el rendimiento del chasis: Se trata del G-Vectoring Control (GVC).

¿Qué hace el GVC? Su misión es la de mejorar el comportamiento del coche en curva. El sistema controla la carga del neumático en curva mediante la reducción del par motor, lo que redunda en una transmisión de fuerzas suave y una tracción optimizada. Esta tecnología no es desconectable y se ofrece de serie en toda la gama.

El Mazda6 Wagon cuesta lo mismo que la versión sedán

Esta tecnología y las futuras que formarán parte de Skyactiv Vehicle Dynamics jugarán un papel muy importante ya que Mazda se toma muy en serio la experiencia Jinba Ittai, esa sensación de conexión entre el conductor y su vehículo. El GVC se irá incorporando paulatinamente al resto de modelos de la marca japonesa, siendo el próximo en recibirlo el restyling del Mazda3.

El nuevo Mazda6 ya está a la venta en España

Con el GCV, El cambio en el comportamiento del coche parece sutil pero un poquito de allí y un poquito de allá al final se notan. Como la transferencia de los pesos es más suave se percibe una mayor estabilidad y control. Además necesitamos de menos correcciones en la dirección y como nos ahorramos movimientos de volante el conductor sufre menos fatiga y los pasajeros disfrutan de un mayor confort al reducirse los movimientos laterales. No hay duda de que es muy ágil, dinámicamente el Mazda6 es de los mejores de su segmento.

La renovación del modelo nipón también viene acompañada de la introducción de un sistema de reconocimiento de peatones y de señales que, gracias a una nueva cámara en el parabrisas, lee las señales de limitación de velocidad, de stop y de prohibido el paso. También se ha afinado el funcionamiento de otros dos sistemas i-Activsense como el sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado (SCBS avanzado) y el sistema de frenada de emergencia (SBS).

El precio del Mazda6 2017, que ya está disponible en los concesionarios, ha crecido ligeramente respecto a la gama anterior. En concreto, los acabados Style y Luxury son 50 euros más costosos y el Style+ sube 200 euros. Un incremento muy razonable habida cuenta del mayor equipamiento y las mejoras introducidas. El precio de partida arranca en los 27.975 euros y, como ya sucedía en el modelo precedente, cuesta lo mismo la carrocería sedán que el Wagon.

Noticias relacionadas

Prueba Mazda6 2017, alma renovada
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto