¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Nissan Ariya, la experiencia es un grado

    Prueba Nissan Ariya, la experiencia es un grado
    23
    Oscar Magro
    Oscar Magro15 min. lectura

    El Nissan Ariya llega dispuesto a competir entre los SUV eléctricos con una autonomía de hasta 533 km, un equipamiento abundante y un diseño muy personal. Nissan hace valer su experiencia en vehículos eléctricos y en crossovers para crear su primer SUV 100% eléctrico.

    El Nissan Ariya es uno de los SUV 100% eléctricos más esperados de estos últimos años. La expectación es lógica porque la teoría de partida me parece prometedora. Nissan ha sido durante muchos años líder en coches eléctricos gracias al Leaf y también líder en crossovers gracias al Qashqai y al Juke. Así que el fabricante nipón debería saber crear un magnífico crossover eléctrico gracias a la experiencia en ambos campos.

    El Ariya está disponible con dos capacidades de batería diferentes

    Para ver cómo se traslada esa presunción a la práctica tuve oportunidad de desplazarme hasta Suecia para ponerme tras el volante del Ariya en su presentación internacional. Este nuevo modelo se asienta sobre la nueva plataforma CMF-EV específica para vehículos eléctricos y que servirá como base de 15 modelos eléctricos para 2030 de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

    La primera impresión, lógicamente, llega desde el punto de vista estético. Muestra un nuevo lenguaje de diseño que, según Nissan, representa su interpretación del futurismo japonés. Un SUV de estilo deportivo por su marcado carácter coupé cuyas dimensiones exteriores se fijan en 4.595 mm de largo, 1.850 mm de ancho y 1.660 mm de alto. Por longitud se sitúa a medio camino entre el Qashqai y el X-Trail.

    La enorme parrilla frontal lisa en negro brillante que integra el nuevo logo de Nissan capta todas las miradas. En las proximidades de los delgados faros led, la parrilla muestra un intrincado patrón geométrico «kumiko» inspirado en una técnica tradicional japonesa que se usa en la carpintería. Las llantas de aleación de hasta 19 pulgadas o los alargados pilotos traseros unidos entre sí son otros rasgos destacados.

    El tope de gama del SUV eléctrico cuenta con tracción 4x4

    Para tener una imagen más dinámica Nissan ha dotado al Ariya de una suave caída del techo hacia la parte trasera, que por cierto permite una opción de carrocería bitono con el techo en negro. Las superficies lisas y las fluidas líneas consiguen establecer un fantástico coeficiente aerodinámico de 0,29, demostrando que la estética también tiene una parte de funcionalidad.

    El diseño interior se ha transformado completamente, igualmente para aportar un nuevo estilo en Nissan en tono minimalista. La simplificación de líneas crea una atmósfera relajada y con una horizontalidad que aumenta la sensación de amplitud. Quedé gratamente sorprendido de que la calidad de realización es muy alta tanto a la vista como al tacto.

    Llaman la atención los acentos de luz que se muestran en las puertas y a los pies inspirados en las lámparas de papel japonesas, me ha parecido realmente original. Un toque agradable para el habitáculo y distinto de las habituales líneas luminosas de acentuación que tienen otros muchos modelos.

    Con este modelo Nissan ha dado un salto notable en calidad interior

    ¿Cómo es el interior del Nissan Ariya?

    El eléctrico japonés se comercializa con dos acabados: Advance y Evolve. Dependiendo del nivel es posible disfrutar de elementos como techo solar panorámico y practicable, volante calefactable, sistema de cámaras de 360º, equipo de audio Bose con 10 altavoces o retrovisor digital mediante una pantalla LCD integrada.

    Además, el SUV de Nissan tiene un climatizador bizona con bomba de calor. Los controles de climatización tienen un diseño «oculto» que los hace casi invisibles en la superficie lisa del salpicadero. Cuando el vehículo está operativo los iconos se iluminan y cuentan con respuesta háptica para, en cierto modo, transmitir la sensación de pulsar un interruptor mecánico. En la consola central también hay botones integrados de la misma manera mientras que el control de volumen del equipo de audio sigue siendo físico.

    Los asientos delanteros y pueden disponer de calefacción, ventilación y ajustes eléctricos y memoria tanto para el conductor como para el acompañante. En el tope de gama la tapicería de los asientos es mixta combinando piel sintética con una parte textil suede.

    Los botones táctiles integrados son realmente llamativos y un detalle de diseño sensacional

    Son unas butacas confortables para conductores de estatura media o baja. Sin embargo, incluso con la base en la posición más baja, quedan en una posición de conducción demasiado alta para personas de elevada estatura. Como es mi caso, tuve que ajustar el asiento en una posición menos cómoda de lo deseable porque, además, la parte inferior del salpicadero puede dejar poco espacio para las rodillas.

    Delante se ubica un cuadro de instrumentos digital con pantalla TFT de 12,3 pulgadas que permite unas escasas opciones de personalización de la información. Además, el acabado Evolve complementa la información al conductor con un head-up display que despliega la información sobre el parabrisas en una superficie equivalente a 10,8 pulgadas.

    La marca japonesa ha dotado a su nuevo SUV con un sistema multimedia NissanConnect con pantalla táctil de 12,3 pulgadas, navegador, conectividad con Apple CarPlay (inalámbrico) y Android Auto (con cable) y actualizaciones remotas de software. El tope de gama Evolve cuenta con una curiosa consola central deslizante eléctrica. Tiene un desplazamiento longitudinal de hasta 15 cm y en su posición más retrasada deja espacio para que el ocupante de la plaza delantera izquierda pueda pasarse a la derecha y viceversa.

    El diseño minimalista de inspiración japonesa es evidente por dentro y por fuera

    Las plazas traseras son muy espaciosas dejando sitio a pasajeros de hasta 1,90 m de estatura sin problemas. El puesto central es bastante cómodo y se beneficia del suelo completamente plano. Hay salidas de ventilación, tomas USB y los asientos de los extremos están calefactados. Sin duda un modelo que puede usarse tranquilamente como vehículo familiar.

    El portón trasero eléctrico tiene una función manos libres. La capacidad de carga no es especialmente grande para un SUV de este tamaño. El Ariya tiene un maletero de 468 litros para las versiones de tracción delantera. Las variantes e-4ORCE reducen la capacidad a 415 litros debido a la presencia del segundo motor bajo el piso. El volumen se puede ampliar abatiendo el respaldo de los asientos traseros es una proporción 60:40.

    Como no puede ser de otra manera en un modelo destinado a la movilidad eléctrica, la parte técnica es fundamental. En Europa se comercializa en tres versiones diferentes: el Ariya 63 kWh como variante de acceso, el Ariya 87 kWh que propone la mayor autonomía eléctrica y la variante con tracción total Ariya 87 kWh e-4ORCE.

    Por tanto, el nuevo SUV japonés propone una batería de iones de litio con dos capacidades. La versión más sencilla tiene una capacidad útil de 63 kWh (66 kWh brutos) mientras que la de mayor rendimiento llega hasta los 87 kWh (91 kWh brutos). Para la gestión térmica llevan un sistema activo de refrigeración líquida y calefacción de la batería.

    La tecnología e-4ORCE añade un segundo motor eléctrico que actúa sobre el eje trasero de manera que funciona como un sistema de tracción integral. Habitualmente el sistema envía el 100% del par a las ruedas delanteras pero automáticamente puede destinar una parte a las ruedas posteriores, por ejemplo para contrarrestar posibles sobrevirajes o subvirajes o mejorar la tracción circulando sobre superficies deslizantes. De esta manera se consigue una mayor estabilidad y precisión en la conducción.

    La versión e-4ORCE pierde 53 litros de volumen de carga respecto al 4x2

    El Ariya 87 kWh e-4ORCE no solo es la versión más prestacional sino que también puede resultar de interés para aquellos que vayan a necesitar tirar de un remolque. La capacidad de remolque de la variante con tracción total es de 1.500 kg mientras que las versiones de tracción delantera solo consiguen la mitad.

    Prueba Nissan Ariya 63 kWh 4x2 Evolve

    Durante el evento de presentación tuve oportunidad de conducir el Ariya 63 kWh, es decir, la versión de entrada a la gama del eléctrico nipón, con el que me fue posible obtener un consumo medio de 13 kWh/100 km durante los largos trayectos propuestos por la organización del evento. Es un registro fabuloso pero es cierto que todo estaba a favor: una temperatura exterior en torno a los 20º, ritmos muy tranquilos, velocidades moderadas y carreteras llanas fue la tónica de conducción en los alrededores de Estocolmo.

    La toma de recarga está en la aleta delantera derecha. El cargador embarcado monofásico es de 7,4 kW de serie y de manera opcional por 1.000 euros puede ser trifásico con una potencia de 22 kW. Además admite carga rápida (CC) de 130 kW utilizando un sistema de carga CCS lo que significa que es posible aumentar la autonomía en hasta 350 km en apenas 30 minutos.

    La versión e-4ORCE tiene un reparto de pesos ideal de 50:50. Las variantes 4x2 están cerca, con el 52% en el eje delantero y 48% en el trasero.

    La conducción es muy agradable y resulta muy silencioso. Es bastante ágil para su tamaño si bien la suspensión tiene un tarado firme que se deja notar en asfalto irregular. Con 160 kW (218 CV) de potencia se mueve muy bien y además se proponen los modos de conducción Eco, Sport y Nieve para ajustar el comportamiento dinámico a las circunstancias.

    Eché en falta levas para variar el nivel de retención. Sí está disponible el tradicional modo B que proporciona una mayor intensidad de frenada regenerativa y un sistema e-Pedal que permite la conducción con un solo pie en la mayor parte de las circunstancias. Basta pisar el acelerador para coger velocidad o levantarlo para frenar.

    No menos destacado es el sistema de asistencia a la conducción ProPilot con Navi-link. Este sistema ajusta la velocidad del tráfico guardando una distancia de seguridad predefinida respecto al vehículo precedente, detiene el coche por completo y reemprende automáticamente la marcha en tráfico denso, mantiene la trayectoria centrada en el carril y utiliza los datos del sistema de navegación para anticipar curvas y carriles de deceleración.

    El Nissan Ariya se sitúa sin tapujos entre las mejores opciones de la categoría

    El abundante equipamiento de seguridad también muestra elementos como el sistema de frenada de emergencia inteligente con detección de peatones, ciclistas e intersecciones, control de ángulo muerto inteligente, aviso de colisión frontal, frenada automática en marcha atrás, detector de fatiga inteligente o control Inteligente de cambio de carril.

    En España ya se admiten pedidos y las primeras entregas de las versiones 4x2 se harán en agosto mientras que para el e-4ORCE habrá que esperar a final de año. El Nissan Ariya está a la venta desde 47.900 euros, una tarifa que se puede rebajar porque no incluye posibles descuentos, promociones o el Plan Moves. Hay que tener en cuenta que la ayuda del Moves solo está disponible para el Ariya 63 kWh porque las versiones de 87 kWh se pasan del tramo de precio. Además, el paquete de baterías tiene una garantía de 8 años o 160.000 km.

    Las mejores ofertas para Nissan Ariya de ocasión

    Nissan Ariya de segunda mano / Nissan Ariya de Km 0
    Prueba Nissan Ariya, la experiencia es un grado