¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Skoda Octavia Combi TDI DSG (III): Gama, sistemas de seguridad y conclusiones

10

Es difícil decirle que no al Octavia con todo lo que ofrece. Resumiendo, nos llevamos un coche que pasaría desapercibido como de segmento superior, pero con un precio muy ajustado. Tiene una gama muy rica y adaptada a múltiples necesidades.

La gama Octavia es bastante amplia, porque tiene modelos sencillos, intermedios y muy equipados. El nivel básico es Active, que tiene el interior más soso, un volante de cuatro radios, aire acondicionado, radio-CD Bolero, llantas de 15" con tapacubos... Es la opción más económica y con precios de derribo.

En segundo lugar está el Ambition, que ya permite elegir un interior completamente negro o una combinación de negro y gris, y ya tiene algunos cromados. El equipamiento empieza a mejorar, también da acceso a más opciones de motorización.

La versión analizada, Style, es quizás la más equilibrada, que además de la tonalidad negra presenta el béis de las fotos. Los elementos decorativos pueden ser cromados o con imitación de madera, que aporta un leve toque de distinción para el segmento del que estamos hablando. Algunos coches de origen americano de hace pocos años no ofrecían siquiera eso, ¡ni en el segmento superior!

A un nivel más alto está el Laurin & Klement, presenta un interior más sofisticado marrón/negro con asientos de cuero y alcántara. El equipamiento de serie es muy rico, incluyendo chucherías como los altavoces Canton, el navegador más sofisticado (Columbus), techo solar panorámico... sin complicarse con las opciones.

Y evidentemente, a un nivel más alto en cuanto a prestaciones, tenemos los Octavia RS, incluso en carrocería familiar. Estos modelos se presentan solos, tienen los motores de mayor potencia y una puesta a punto específica que casa con su estética agresiva. Una opción pasional y sensata al mismo tiempo.

Los que tengan necesidad de tener algo un poco más campero, pero que no sea un SUV, tienen otra posibilidad. El Skoda Scout es un derivado del Octavia Combi que está preparado para pasarlas más canutas fuera de la carretera, con tracción total, protección de bajos y carrocería. Se comercializa como un modelo aparte, pero no deja de ser lo que es.

Este coche es una apuesta segura, puede tener airbags frontales delanteros, laterales delanteros, de rodilla (conductor), de cortina, y laterales traseros. Además de los habituales sistemas de seguridad (ABS, ESP, TCS...) se incorporan opciones muy interesantes basadas en sensores:

  • Freno multicolisión: si se activa un airbag delantero, los frenos se activan para evitar que el coche sea empujado por otro vehículo en una colisión múltiple, o vaya sin control con un conductor inconsciente
  • Asistente de protección de ocupantes: como el PRESAFE de Mercedes, sube las ventanillas, cierra el techo y tensa los cinturones delanteros en situaciones de emergencia
  • Asistente de actividad del conductor: detecta el cansancio si se mueve el volante de forma errática
  • Asistente de crucero adaptable: mantiene la velocidad programada y la distancia de seguridad (requiere radar delantero Front Assistant)
  • Asistente de mantenimiento de carril: evita que abandonemos el carril si no hemos accionado los intermitentes, enderezando la dirección o avisándonos
  • Asistente de luces de carretera: evita deslumbrar a otros conductores y maximiza la visibilidad
  • Asistente de señales de tráfico: localiza señales que probablemente no hemos visto, pero requiere el navegador Columbus
  • Etc

Varios elementos requerirán pagar aparte, pero es mejor dejarse el dinero en ese tipo de opciones, los cromados y las llantas... son simplemente estética. Estos sistemas pueden salvarnos la vida, no en vano el Octavia superó al anterior Superb en cuanto a seguridad. Con eso dejo muchas cosas dichas.

De todas las opciones que nos da la gama Octavia, nos hallamos ante una versión interesante, un motor con potencia, consumo razonable y un buen cambio automático. Sin embargo, hay una versión especialmente interesante, el Octavia Combi G-TEC, que funciona con gasolina y gas natural comprimido (GNC).

De esta versión os hablaremos más adelante, porque merece una mención aparte. Si existe la forma de repostarlo habitualmente con gas, no querremos volver a saber nada de los motores Diesel. El 1.4 TSI es muy buena alternativa al 2.0 TDI analizado, no así el 1.2 TSI o el 1.8 TSI. Estos últimos motores son muy sensibles al uso que se haga de ellos.

Sin embargo, el 1.8 TSI justifica mucho más lo que consume, porque anda bastante más que el 1.2 TSI. Los más trotadores, que no puedan plantearse el G-TEC, verán con buenos ojos el 1.6 TDI Greenline, especializado en devorar la carretera sin apenas descanso. Variedad hay a porrillo, prácticamente hay un Octavia para cada necesidad.

Os dejamos con la habitual galería de fotos, para que podáis apreciar mejor los detalles mencionados.

¿Alguna duda?

Noticias relacionadas

Prueba Skoda Octavia Combi TDI DSG (III): Gama, sistemas de seguridad y conclusiones
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto