¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Abiteboul no teme el suministro a Red Bull: «No afectaría a nuestro plan con Alpine»

Abiteboul no teme el suministro a Red Bull: «No afectaría a nuestro plan con Alpine»
De izquierda a derecha, Christian Horner, Helmut Marko y Cyril Abiteboul.Red Bull Content Pool
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

Renault F1 cuenta con el apoyo total de Luca de Meo, CEO del Grupo Renault, y en 2021 impulsará a Alpine para intentar volver a ganar carreras. Sin embargo, podría verse obligado a darle motores a Red Bull, aunque eso no preocupa a su director.

La llegada de Luca de Meo y la reorganización del plan estratégico del Grupo Renault ha acabado siendo muy positivo para el equipo de Fórmula 1, que además pasará a representar a la submarca del grupo, Alpine, a partir de 2021.

El plan es muy ambicioso: volver a ganar carreras y títulos. Y lo hará como único equipo con motores Renault… excepto si finalmente sustituye a Honda como socio de Red Bull Racing y Scuderia AlphaTauri. Y es que los japoneses han decidido marcharse y ambas formaciones necesitan un nuevo motor para 2022, algo que en las circunstancias actuales obligaría a la marcha francesa a ocupar ese vacío.

«Ningún tercero va a afectar nuestra estrategia»

La razón es que el reglamento obliga a ello al motorista con menos equipos cliente, aunque para que ello ocurra primero Red Bull debe fracasar en la búsqueda de un nuevo socio. Y, en cualquier caso, no es algo que preocupe a Cyril Abiteboul, que tiene claro que el proyecto de Alpine no se verá alterado por terceras partes.

«Ningún tercero va a afectar nuestra estrategia», afirma el director de Renault Sport. «Nuestra estrategia es clara, estamos aquí para nuestro equipo oficial y lo somos porque hay muy poco beneficio en ser proveedor de motores. Comercialmente, ser proveedor de motores en la F1 no funciona, y tal vez las noticias de Honda también lo demuestren».

Ser motorista no es rentable

Una de las cuestiones clave de la Fórmula 1 actual es que el motor híbrido turbo es tan costoso de desarrollar por su complejidad que no resulta rentable para un motorista: sólo compensa si la marca cuenta con un equipo propio con el que compensar semejante inversión.

«Nos dimos cuenta nosotros mismos en 2014, cuando tomamos la decisión de regresar como un equipo al completo», apunta Abiteboul. «Y tal vez Honda se hizo una pregunta similar por sí misma y tomó una decisión diferente».

Quizá Honda ha entendido ya que será muy difícil rentabilizar un esfuerzo económico de más de 150 millones de dólares anuales (120 de ellos sólo en patrocinio a Red Bull y AlphaTauri), pero en lo que respecta a Renault y Alpine, tener que hacerse cargo de dichos equipos no supondrá un cambio en el plan estratégico de su equipo oficial.

«El programa que tenemos gira en torno a nuestro equipo, en particular en torno a la marca Alpine, y eso no va a cambiar», afirma Abiteboul. «Si tenemos ciertas obligaciones, cumpliremos, pero todos nuestros esfuerzos y todo lo que hagamos deben girar en torno a este objetivo estratégico, que es estar en condiciones de ganar carreras en beneficio de la construcción y puesta en marcha de la marca Alpine».

«Supongo que otra solución para Red Bull es poder encontrar a alguien que adquiera la propiedad intelectual de Honda», sugiere Abiteboul. Algo que de hecho Honda ya ha ofrecido a Red Bull, pero que no parece que vaya a ocurrir por el riesgo financiero, logístico, deportivo y técnico que ello entraña. «Estoy seguro de que se han presentado algunas ideas como esa. Cualquiera que empiece de cero seguro que no estaría preparado para 2022, eso es absolutamente evidente».

Fotos: Red Bull Content Pool