Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Newey se sincera sobre el accidente que causó la muerte de Ayrton Senna

El ingeniero británico fue el diseñador del traicionero Williams FW16 con el que el piloto brasileño se mató en Imola durante el Gran Premio de San Marino de 1994.

Adrian Newey, actualmente en Red Bull, se ha sincerado sobre su responsabilidad en lo sucedido a través de su nuevo libro ‘How to build a car’.

Aquel 1 de mayo de 1994, la Fórmula 1 cambió para siempre. No sólo por haber perdido durante un sólo fin de semana a dos pilotos: Roland Ratzenberger y Ayrton Senna, sino por las implicaciones que todo ello tuvo en la seguridad de la competición durante las dos décadas posteriores.

La pérdida del mito brasileño dejó un vacío en el paddock que tardó mucho tiempo en superarse y, aún hoy, algunos de los directamente implicados siguen sintiendo una punzada de dolor cuando recuerdan lo sucedido. Es el caso de Adrian Newey, en aquel momento el responsable del diseño del Williams FW16 con el que Ayrton Senna intentaba sin éxito contener a la estrella emergente: Michael Schumacher.

Aquel fin de semana, Ayrton Senna expresó su incomodidad con la columna de dirección y Patrick Head y Adrian Newey decidieron modificarla para intentar que el brasileño se sintiera más satisfecho con un monoplaza que había comenzado la temporada siendo muy inestable y crítico en su manejo.

El Williams FW16 era rápido, pero muy inestable. Ayrton Senna comenzó la temporada con dos abandonos por dos victorias de Michael Schumacher.

Adrian Newey admite en su libro How to build a car (Cómo construir un coche) que las modificaciones realizadas en la dirección fueron “dos piezas de ingeniería muy malas de las que Patrick Head y yo fuimos responsables. Yo era uno de los ingenieros sénior en un equipo que diseñó un coche en el que un gran hombre se mató. Independientemente de si fue la columna de dirección la que causó el accidente o no, no se puede negar el hecho de que era una pieza mal diseñada que nunca debimos permitir colocar en el coche”.

Lo que más remordimientos me hace sentir es que diseñé un coche aerodinámicamente inestable

El actual Director Técnico de Red Bull reconoce que la transición del dominador Williams FW15C de suspensión activa al FW16 no fue según lo esperado y eso es lo que peor le hace sentir, porque puso a Senna en una posición delicada a la hora de competir. “Lo que más remordimientos me hace sentir no es la posibilidad de que un fallo en la columna de dirección causara el accidente, sino que diseñé un coche aerodinámicamente inestable con el que Ayrton intentó hacer cosas para las que el coche no estaba capacitado”.

Newey afirma que no sabe a ciencia cierta qué causó el accidente en Tamburello, pero sin duda considera que el mediocre diseño del monoplaza agravó el fatal desenlace. “Tanto si tuvo un pinchazo o no, tomó una trazada interior más rápida, pero más bacheada, en un coche aerodinámicamente inestable que hizo el coche más difícil de controlar, incluso para él”.

Adrian Newey fue acusado por el fiscal italiano Maurizio Passarini, pero la muerte del piloto austriaco Roland Ratzenberger en un accidente durante la jornada del sábado también en Imola, pasó desapercibida a nivel legal. Eso le hace pensar a Newey que la fiscalía italiana quiso ganar notoriedad a costa de Ayrton Senna. “Siempre sentí cierto grado de responsabilidad, pero no de culpabilidad. El hecho de que el caso de Ratzenberger se ocultara bajo la alfombra con facilidad, siempre me hizo pensar que la motivación principal de (Maurizio) Passarini fue la notoriedad y gloria personal”.

Fotos: Red Bull Content Pool | Williams F1

Noticias relacionadas

  • Comentario de Miguel
    05/11/2017 (17:11)

    Miguel

    "Adrian Newey diseñaba habitáculos muy estrechos y cerrados para tener una mejor aerodinámica. Ya lo hacía en March. Senna venía de Mclaren donde el habitáculo era más abierto y cómodo para el piloto. El Williams complicó mucho la conducción al brasileño, porque aerodinámicamente era muy malo y por ese habitáculo. Ayrton comentó a algún periodista durante la pretemporada que si se comía un bocadillo no entraba en el coche. Una de las soluciones para estar más cómodo fue acortar la columna de dirección y ganar algo de espacio. Williams lo hizo de forma chapucera. Cortó un trozo y soldó de nuevo la columna, en lugar de diseñar una nueva de una sola pieza. Aunque no se pudo demostrar, todo indica que Senna se quedó sin dirección en el Tamburelo, a 300 km/h. Solo tuvo tiempo para dar dos reducciones de marcha antes del impacto. Después de esta tragedia cambiaron la normativa (entre otras) de los habitáculos, por eso ahora se ven las manos del piloto."

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto