¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Análisis¿Fueron realmente excesivas las repeticiones del accidente de Romain Grosjean?

    El eterno debate entre el amarillismo y la transparencia, ahora con Romain Grosjean por medio.

    Las críticas de Daniel Ricciardo y otros pilotos fueron rebatidas por la categoría y por Toto Wolff, enfrentando la relevancia informativa con el posible uso por morbo.

    Analizamos todas las repeticiones emitidas durante la casi hora y media de bandera roja, plano a plano, para contrastar ambas posturas.

    La inusual explosión del tanque de gasolina, el dramático rescate del piloto, las condiciones nocturnas y los devastados restos del Haas VF-20 se aliaron para ofrecer una poderosa imagen visual del accidente de Romain Grosjean en la primera vuelta del Gran Premio de Bahréin. La realidad superó a la mejor ficción que cualquier estudio de Hollywood hubiese podido recrear, incluido el final feliz con un protagonista sonriente, y el mundo entero fue testigo a través de las imágenes ofrecidas en la retransmisión oficial.

    La bandera roja resultante duró casi 81 minutos, una circunstancia que se aprovechó para ofrecer diferentes ángulos o tomas más detalladas de la colisión, de la espectacular bola de fuego y, más importante aún, del propio piloto. Un hecho que no gustó demasiado a varios de sus compañeros de profesión, en especial a un Daniel Ricciardo que criticó duramente a la categoría por «jugar con nuestras emociones por entretenimiento», considerando que se hizo un uso excesivo de las imágenes del accidente, en un momento de máxima sensibilidad para los competidores y sus allegados.

    Con términos algo menos más contundentes, Sebastian Vettel y Valtteri Bottas también cuestionaron la idoneidad del procedimiento, lo que llevó a la Fórmula 1 a defender públicamente el uso y cantidad de las repeticiones para destacar el funcionamiento de las medidas de seguridad que salvaron la vida del piloto francés. En la misma línea, Toto Wolff también se mostró favorable al hecho de que la realización hubiese sido «transparente», evitando dar lugar a especulaciones. Por ello, cabe preguntarse si una de las dos posturas es realmente la correcta, o si existe un término medio a perseguir en esta clase de situaciones.

    Utilizando para este fin la emisión oficial de la carrera en F1 TV, aquí se procede a realizar un análisis de todo lo que se emitió en relación al accidente en la señal internacional, sin depender de las personalizaciones de los canales con derechos que no afectan a las reclamaciones de los pilotos. En ella, se puede comprobar fácilmente que, durante la bandera roja, se mostraron cinco paquetes de repeticiones sobre lo ocurrido en la salida, todos ellos con imágenes del accidente, y cuatro de ellos específicamente centrados en Grosjean.

    La explosión del tanque de gasolina que heló en directo al mundo entero.

    La colisión de Grosjean con el guardarraíl se produce a los 25 segundos de comenzar la carrera, interrumpiéndose la carrera solo cuatro segundos después, el mismo tiempo que necesitó el plano posterior de la curva 4 para dejar de mostrar la escena. Como es norma en esta clase de incidentes en los que la integridad del piloto parece amenazada, y pese a que el francés logró salir de su monoplaza en "apenas" 28 segundos, la realización no mostró un solo plano de la zona durante dos minutos y 39 segundos, cubriendo la llegada del resto de piloto al pit lane, hasta mostrar brevemente a Grosjean en el interior del coche médico, plenamente consciente.

    Dos minutos después, se pudo ver como se ayudaba a Grosjean a dirigirse a la ambulancia que le trasladó al centro médico del circuito, antes de ser evacuado en helicóptero a un hospital. Finalmente, pasados siete minutos y 27 segundos desde el accidente, llegaron las primeras repeticiones durante algo más de minuto y medio: el plano cenital del helicóptero en tiempo real, la onboard de Daniil Kvyat, las tomas ralentizadas de la cámara que capturó el accidente en directo y del dramático salto de Grosjean sobre la barrera, e Ian Roberts y Alan van der Merwe ayudando al piloto de Haas en dirección al coche médico, así como un plano del seccionado tren trasero del VF-20, y los aplausos en el pit lane.

    Tres minutos después de culminar estas repeticiones, se emite un segundo paquete de cerca de tres minutos, usando cámara lenta para el plano cenital, la onboard de Kvyat y el ángulo del directo, y emitiendo a posteriori la primera onboard de Grosjean, la cual se corta antes del choque. Tras volver a mostrar el salto del francés, se usó un segundo plano lento del helicóptero que cubría solo los instantes finales del accidente, cerrando con una asustada mecánica de Haas y con Grosjean en el coche médico. A partir de ahí, las repeticiones no vuelven a mostrarse hasta pasados nueve minutos.

    El tercer paquete de repeticiones es el más completo, con cuatro minutos y 23 segundos, manteniendo el foco en el accidente. Se ofrece el plano secuencia completo del helicóptero en tiempo real, que muestra al coche médico parándose en la zona del accidente solo 10 segundos después, y añade a la onboard de Kvyat la de George Russell, que estaba justo detrás. Se desveló una toma alternativa de una segunda cámara en la curva 4, y una toma lateral en el que se observa en tiempo real la dramática huida de Grosjean de las llamas. Las repeticiones culminan con el ya mencionado salto, la retirada de los restos del Haas, el cockpit calcinado, y las reacciones de incredulidad y/o alivio de Lewis Hamilton y otros miembros del pit lane.

    No es hasta pasados 41 minutos del accidente (13 desde las anteriores repeticiones) cuando la realización opta por centrarse en el resto de sucesos de la salida en un cuarto paquete de cuatro minutos, mostrándose seis onboards no relacionadas con el accidente, así como la cámara soterrada en el piano de la curva 2. Con todo, la toma inicial desde una cámara en la curva 1 recoge también el accidente, y se vuelven a emitir las imágenes cenitales con el accidente a cámara lenta.

    Salvo un par de onboards aisladas, ya no se volvieron a emitir más repeticiones hasta después del aviso de 10 minutos para volver a los coches, pasados 69 minutos de bandera roja. Cinco minutos antes de darse luz verde al pit lane, se emitió una última tanda de repeticiones de tres minutos, de nuevo centradas en Grosjean: plano secuencia completo, onboard de Grosjean (esta vez a tiempo real) y Kvyat, las dos cámaras de la curva 4 y las dos tomas de su salida del coche. En total, se emitieron once minutos y medio de repeticiones entre los cuatro 'reels' que se centraron en el incidente.

    El criterio seguido está claramente a debate, y es preso de opiniones muy diversas. Desde un punto de vista estrictamente analítico, cada uno de los tres primeros montajes fue añadiendo información crucial para entender la naturaleza de lo ocurrido, así como las dificultades que enfrentaron el piloto y sus rescatadores durante ese angustioso medio minuto. Además, la cuarta pieza centrada en el accidente se emitió 48 minutos después de la tercera, ofreciendo la oportunidad de ver el incidente por primera vez a espectadores tardíos o alarmados por la noticia, con planos más seleccionados. No obstante, mostrar la explosión también durante las repeticiones que mostraban el resto de sucesos quizá era evitable.

    A su vez, al estar tan próximo el relanzamiento de la carrera, y aunque los pilotos ya no podían ver las imágenes en el pit lane, la cuarta pieza sobre Grosjean suponía un recordatorio un tanto gráfico para aficionados y, sobre todo, para las familias de los pilotos, validando en parte el argumento de Ricciardo. Investigar la posibilidad de que el pit lane no reciba más imágenes de un accidente muy serio que las iniciales, aunque estas sí se emitan en la señal internacional, sería una opción sensible si se llega a estudiar. Aunque no sea necesariamente el aspecto más prioritario a investigar en la autopsia del accidente, la cobertura televisiva es uno de los muchos que tendrá que ser sin duda estudiado.

    Fotos: Haas F1 Team