¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Sainz: "Me gustaría terminar el año entre los ocho primeros"

    El joven piloto madrileño confía en lograr colocarse como el mejor piloto del grupo intermedio a final de año.

    Carlos Sainz ha explicado la causa de su malestar durante el Gran Premio de Australia y ha expresado su confianza en el crecimiento de Renault.

    La Fórmula 1 tiene en España a un claro referente en Fernando Alonso, pero Carlos Sainz gana peso en la categoría a medida que avanza su carrera deportiva y este año ya siente la presión de tener que rendir para un equipo oficial, aunque sin duda es algo para lo que el programa de jóvenes pilotos de Red Bull le ha preparado bien.

    Una vez finalizada la primera carrera del año en Australia, Sainz se ha marcado un objetivo acorde al rendimiento de Renault, que está en condiciones de disputar el cuarto puesto del mundial de constructores. "Me gustaría acabar entre los ocho primeros, siendo realista y sin ficción. Si todos los coches fueran iguales, me gustaría ser campeón, pero ahora mismo hay tres equipos que están por encima de los demás", afirmó Sainz durante su visita a El Hormiguero.

    Carlos Sainz admite que actualmente no es realista pensar en victorias, pero el español confía en los avances conseguidos por su equipo. "Hay que tener en cuenta que Mercedes, Ferrari y Red Bull están por delante del resto. Luego están McLaren y Renault, que están invirtiendo mucho dinero y contratando personal para intentar a ganar como hicieron en 2005 y 2006 con Fernando Alonso. Pero necesitaremos un período de entre dos y tres años. Confío en Renault”, aseguró.

    En el Gran Premio de Australia, Sainz obtuvo la décima plaza tras una carrera muy complicada en la que un fallo en la bomba del sistema de bebida le puso en aprietos. "Ocurrieron muchas cosas y, después de analizarlo, sé que fue un corte de digestión. Media hora antes de la carrera me comí un plátano que no sabía muy bien, le di dos mordiscos y no lo quise seguir comiendo. Luego, en las primeras 20 vueltas de carrera, no paré de beber agua porque no podía mover el tubo, ya que de lo contrario se mojaría el micrófono de la radio”, admitió.

    Carlos Sainz comenzó la temporada con un décimo puesto en Australia.

    Finalmente, Sainz decidió soltar el tubo, pero el malestar estomacal fue ya inevitable. “En la vuelta 20 no aguanté más y me quité el tubo. Acabé manchado de líquido rojo de la bebida isotónica que bebemos y terminé la carrera sintiendo que me habían golpeado en el estómago. Estuve a punto de vomitar. Prefiero no saber qué ocurriría si vomitas. Supongo que por la velocidad, rebotaría en la visera y regresaría a mí. Yo intenté por todos los medios no hacerlo, espero no tener que experimentarlo nunca", comentó el piloto de Renault.

    Cada vez estoy más metido en los rallies, quizá algún día compita en el Dakar

    Finalmente, Sainz fue preguntado por la disciplina de su padre, en la que tuvo una bonita incursión en el Rally de Montecarlo de este mismo año al aparecer como coche 0. "Cada vez estoy más metido en los rallies y no paro de darle la lata a mi padre, pidiéndole que me deje subir o hacer alguna prueba especial. Estoy intentado que mi padre convenza a Peugeot para quedarse el coche del Dakar y así lo puedo probar. Quizá algún día compita en el Dakar. Lo dejamos en el aire", zanjó.

    Fotos: Renault Sport F1

    Fuente: El Hormiguero

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto