¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Chase Carey: "Mejoraremos la F1 por los aficionados, no por los equipos"

Seguir involucrados en la carrera de fondo que supone la evolución carrera tras carrera, en la búsqueda del rendimiento que les ponga por encima de los demás, un precio que no todos los equipos pueden pagar.

Los seguidores deben ser el objetivo principal, su entretenimiento y el espectáculo, de acuerdo con las directrices de Carey.

Algunos equipos gastan una cantidad indecente de dinero, y además lo reconocen.

Los presupuestos y la F1, la F1 y los presupuestos. Como suele ocurrir en la mayoría de los deportes, aquellos que cuentan con una mayor cantidad de dinero para invertir en cada aspecto de su competición, tiende a ocupar los puestos de cabeza en la tabla.

La categoría reina del automovilismo no se queda atrás en este sentido, con Scuderia Ferrari, Mercedes y Red Bull haciendo gala de unos números que ya quisieran Sauber o incluso Force India. Liberty Media ha puesto el límite presupuestario sobre la mesa, ya que la situación se ha agravado hasta tal punto que las escuderías reconocen que “necesitamos protección contra nosotros mismos”, según Chase Carey. “Hay un puñado de equipos que gastan demasiado dinero sin invertirlo en crear algo que mejore la experiencia del consumidor. Simplemente gastan ese dinero porque otros equipos lo hacen, y se sienten en la obligación de hacerlo para poder competir con ellos”, declaraba el neoyorquino recientemente.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y nunca mejor dicho. El caso de Toyota en la Fórmula 1 es la excepción que confirma la regla: un tándem con un presupuesto elevado que no consiguió traducir su solvente economía en resultados. La marca nipona permitió al equipo Toyota Racing conseguir un 4º puesto en el campeonato de constructores como mejor clasificación en 2005, así como un 6º puesto para Ralf Schumacher.

Queremos que esta situación sea lo más sana posible para todos los equipos.

Las tensiones entre Liberty Media y el anterior mandamás de la F1, Bernie Ecclestone, provocadas por dos visiones de negocio opuestas.

La sencillez y el aficionado por bandera

“Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para asegurarnos de que enriquecemos la F1, mejorando la competencia y los adelantamientos, entre otras cosas”, manifiesta un Carey que apunta a la normativa de motores a partir de 2020 como la clave para recortar gastos. La afición se ha convertido en el ojito derecho de la nueva directiva desde un inicio, y las medidas que se han empezado a aplicar en esa dirección desde el pasado Gran Premio de España dan buena fe de ello: “Una de las cosas que seguimos defendiendo es que, al final del día, hacemos este esfuerzo por los aficionados, no por los equipos. El departamento de I+D es una parte importante en F1, no queremos perder la ingeniería, pero no debería ser la predominante”.

Por último, el CEO de la Fórmula 1 considera que, de conseguir entablar una buena relación con los equipos que conforman la parrilla, Liberty Media saldría ganando a su vez: “Los costes y los ingresos van íntimamente relacionados. Costes, ingresos, normativa, Unidades de Potencia proponemos que ser dueño de un equipo represente una opción mucho mejor para todos. Mejorar la rentabilidad de los equipos nos beneficia a nosotros mismos, todo está relacionado”.

Niki Lauda sigue diciéndome que tenemos que dejar que los pilotos hagan lo que saben hacer: pilotar.

Fotos: Red Bull Content Pool

Fuente: Autosport

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto