¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Crecen los rumores de la marcha de Wolff de Mercedes a Aston Martin

    Lawrence Stroll, junto a Toto Wolff.

    La estrecha relación entre Lawrence Stroll y Toto Wolff ha acrecentado las informaciones de una colaboración mutua en 2021.

    También se hacen cada vez más evidentes las diferencias entre Olla Källenius y el director de Mercedes AMG F1.

    Desde que Olla Källenius llegara a la presidencia de Daimler AG en sustitución de Dieter Zetsche, los rumores e informaciones sobre el futuro de Mercedes en la Fórmula 1 se han disparado. Y, paralelamente, los del futuro de un Toto Wolff que no termina de congeniar con el sueco del mismo modo que lo hizo con su predecesor.

    En este asunto entra un tercer nombre en escena, Lawrence Stroll, que desde que se hiciera con el control de Force India para convertirlo en Racing Point ha estrechado su relación con Toto Wolff, director y accionista de Mercedes AMG F1. Recientemente, el empresario canadiense se hizo también con la dirección y el 25% de las acciones de Aston Martin y, desde entonces, ha trabajado para convencer a Toto Wolff de que sea su hombre de confianza en la firma británica, que entrará en la categoría reina a partir de 2021, cuando Racing Point se vista de verde.

    Källenius se mete en los asuntos de Wolff

    Precisamente, el contrato de Toto Wolff con Mercedes expira a finales de 2020 y su relación con Olla Källenius ha empeorado tras la doble injerencia del sueco en el trabajo del austriaco en las últimas semanas. Primero fue el asunto del acuerdo privado entre la FIA y Ferrari sobre la investigación de los motores italianos, hecho que animó a Wolff a promover una carta conjunta de protesta de los equipos no motorizados por los de Maranello.

    Sin embargo, Källenius se reunió con John Elkann, presidente de FIAT Chrysler Automobiles (grupo empresarial al que pertenece Ferrari), acordando ambos dejar correr el tema para no dañar la imagen de ambas marcas y de la Fórmula 1.

    Aquello no gustó nada a Wolff, que tuvo que faltar a su palabra con el resto de firmantes, y la situación empeoró aún más con motivo de la cancelación del Gran Premio de Australia. Wolff, junto con Lawrence Stroll, Christian Horner (Red Bull Racing) y Franz Tost (Scuderia AlphaTauri), apoyaban la celebración del evento a pesar del positivo por coronavirus de un miembro de McLaren y la abstención de Haas y Williams permitía la continuidad del mismo al no producirse suficiente apoyo a la cancelación.

    Pero una llamada de Olla Källenius a Toto Wolff en la que el sueco le informaba de la postura contraria de la junta directiva a título informativo, fue claramente entendida por el austriaco como una recomendación de cortesía que le convenía tener en cuenta. Así las cosas, Wolff tuvo que volver a la reunión y cambiar su voto, apoyando a Ferrari, McLaren, Alfa Romeo y Renault en la cancelación del Gran Premio.

    Stroll le quiere en su proyecto

    Así las cosas, diversos medios informan del descontento de Wolff con Källenius, algo que unido a la incertidumbre existente en la industria del automóvil -y más a raíz de la pandemia del coronavirus- hace que Lawrence Stroll haya intensificado su ofensiva para fichar a Toto Wolff como CEO de Aston Martin, aunque el austriaco lo ha negado (no así su marcha de Mercedes).

    Sea como fuere, el contrato de Wolff expira en unos meses y las posturas no están ni mucho menos cerca de encontrarse, por lo que el jefe del equipo con la mayor racha de títulos de la historia de la Fórmula 1 mira de reojo el mercado y lo que su amigo Lawrence Stroll le puede ofrecer.

    Fuente: Motorsport-total.com