¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP MónacoFerrari aviva la polémica con un nuevo software en el Principado

    Juan Muñoz
    Juan Muñoz3 min. lectura

    La formación de Maranello ha presentado una nueva versión del 'software' de su sistema de almacenaje en la sexta cita del calendario.

    La controversia se cierne sobre dicho cambio, sobre todo tras la petición de Mercedes de una revisión adicional por supuestas ilegalidades en el sistema.

    El debate generado en torno a las baterías del monoplaza del equipo italiano, relacionada con un empleo abusivo por parte de la Scuderia Ferrari de la potencia de dicho sistema, se ha visto alimentado tras la inclusión de un nuevo software a partir del Gran Premio de Mónaco por los de Maranello.

    La versión anterior de este software sembró la duda entre los rivales de la escudería del Cavallino Rampante, especialmente en el caso de Mercedes, un contrincante directo en la lucha por el campeonato que pidió a la Federación Internacional del Automovilismo una nueva revisión extraordinaria del método empleado por Ferrari al respecto. No obstante, el órgano que dictamina la normativa de la categoría reina no ha encontrado ninguna anomalía en el sistema de almacenamiento de potencia de la formación en la que militan actualmente Sebastian Vettel y Kimi Räikkönen, alejando así la duda de unos resultados aparentemente inciertos.

    Los equipos están obligados a no sobrepasar bajo ninguna circunstancia los 163 caballos de potencia que puede otorgar este sistema de almacenaje, o lo que es lo mismo: 120 kilovatios o 4 megajulios de energía por vuelta. Ferrari es el único equipo que divide el almacenamiento de este sistema en dos, y sus adversarios apuntan a un método para sortear el sensor de la FIA, basándose en un incremento de la potencia de su propulsor en Bakú de unos 20 caballos, según los datos que reflejaba el GPS, un aumento que no se vio reflejado en las rectas de Barcelona.

    Sin embargo, a pesar de la desconfianza enemiga y este nuevo cambio que eleva la sospecha, la investigación a Ferrari sobre las carreras recientes anteriores al nuevo software de Mónaco ha quedado zanjada, puesto que se ha determinado que es algo extremadamente complicado de atestiguar a ciencia cierta. A la vista de esta resolución, el caso se podría reabrir únicamente bajo una de las dos siguientes condiciones: bien por petición expresa de Jean Todt al tribunal de apelación o bien por una nueva solicitud de alguno de los equipos que conforman la parrilla de Fórmula 1 al propio Todt.

    Fuente: Auto Motor und Sport / Fotos: Scuderia Ferrari