¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un gran conocedor de Ferrari avisa a Sainz: «Hay cosas maravillosas y otras terribles»

    Un gran conocedor de Ferrari avisa a Sainz: «Hay cosas maravillosas y otras terribles»
    Ferrari lo es todo para Italia.Scuderia Ferrari
    David Plaza
    David Plaza6 min. lectura

    Carlos Sainz se convertirá en piloto de Ferrari en menos de siete meses, pasando a formar parte del equipo con más presión y exigencia del mundo del deporte. Rob Smedley, profundo conocedor del universo de Maranello, ha hablado sobre lo que significa pertenecer a la religión «rossa».

    Rob Smedley, actualmente parte del equipo de ingenieros de Liberty Media para el desarrollo de los reglamentos de la Fórmula 1, llegó a Ferrari en 2003, con Michael Schumacher en pleno periodo de dominio. Comenzando en el equipo de test, ya en 2006 se convirtió en ingeniero de pista de Felipe Massa, con quien entabló una estrecha amistad.

    El británico vivió el fin de la era Schumacher bajo el mando de Jean Todt y Ross Brawn, así como los tiempos de Massa con Kimi Räikkönen y Fernando Alonso siguiendo la batuta de Stefano Domenicali. Una vasta experiencia que sin duda le convierte en una voz autorizada a la hora de hablar de Ferrari.

    «Piel muy gruesa. Lo vas a necesitar», es el primer consejo que Rob Smedley le da a Carlos Sainz. Así, sin preámbulos. El piloto español se convertirá en piloto de Ferrari cuando finalice la temporada, pasando a formar pareja con Charles Leclerc como sustituto de todo un tetracampeón del mundo, Sebastian Vettel, que no ha podido cumplir su objetivo de triunfar en la Scuderia.

    «Tienes que ponerte de pie, afrontar el desafío y ser lo mejor que puedas ser. Y eso es a diario»

    «Para muchos de nosotros, que estuvimos mucho tiempo allí, Ferrari se convierte en parte de tu ser», prosigue Smedley. «Y hay cosas maravillosas, realmente increíbles, y algunas cosas realmente terribles. Ves muy a menudo, especialmente cuando estás en posiciones más altas, ambos lados de esa moneda».

    Otros pilotos que sucumbieron a la presión de tener que ganar año tras año, algo que habitualmente se convierte en frustración al final de cada temporada, fue Fernando Alonso, que a buen seguro también le hablará a Sainz de las particularidades de Maranello. «Ves la parte en la que piensas: “¿Por qué querría salir de este lugar?”. Y luego hay otras veces en las que se vuelve más difícil y un poco más frustrante, tienes que ponerte de pie, afrontar el desafío y ser lo mejor que puedas ser. Y eso es a diario», confirma Smedley, haciendo hincapié en la exigencia del reto.

    No vale ser segundo

    Fernando Alonso se quedó a las puertas del título en tres ocasiones, pero finalmente decidió que ya era suficiente y se marchó a McLaren para capitanear el proyecto conjunto con Honda.

    En su lugar llegó el piloto del momento, Sebastian Vettel, que tampoco ha podido llevar a Ferrari a lo más alto. ¿El último que sí lo hizo? Kimi Räikkönen en 2007. «Si he aprendido algo de mi tiempo en la Fórmula 1, es que en Ferrari no existe el segundo mejor, nunca es lo suficientemente bueno. Es una cultura que se ha construido en Mercedes ahora también. Pero con Ferrari tienes la presión adicional de los medios y los aficionados», explica Smedley.

    Y es que siempre se ha dicho que Ferrari es más que un equipo o una marca de coches, es una religión que representa a Italia por el mundo. «Es una institución nacional, es una religión y, por lo tanto, esa presión nunca desaparece. Incluso cuando sales de la oficina y vas a un restaurante o una pequeña cafetería o lo que sea, ni siquiera tienes que estar cerca de Maranello, la gente sabe quién eres y te dará su opinión clara sobre lo que piensan de Ferrari y lo que piensan de ti, porque eso es justo lo que hacen. Pero, al mismo tiempo, es un lugar absolutamente increíble para trabajar: la pasión y ser parte de eso, especialmente para los muchachos del equipo de carreras».

    «Personas como Stefano (Domenicali), Jean (Todt) y Ross (Brawn), todas esas personas con tanta responsabilidad en sus manos, tomando decisiones que van a afectar a todo Ferrari, sientes el peso de esa presión, es algo especial y es algo que debes respetar», apunta.

    ¿Podrá, por tanto, Carlos Sainz soportar esa presión? «La belleza de Ferrari es que siempre se trata de Ferrari, nunca se trata de individuos. Y son implacables y despiadados en su búsqueda de ganar. Si puede soportarlo, no conozco muy bien a Carlos pero parece un tipo que podrá desenvolverse bien en ese entorno, le va a encantar».

    Fuente: The Race / Fotos: Scuderia Ferrari