¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Según Liberty, Ecclestone amenazó con demandar a Hamilton por su uso de Instagram

    Bernie Ecclestone saluda a Lewis Hamilton.

    Lewis Hamilton es uno de los deportistas más activos en las redes sociales, contribuyendo notoriamente a dar a conocer la Fórmula 1.

    Sin embargo, Bernie Ecclestone no vio con buenos ojos su modo de hacerlo, algo que cambió tras la llegada a la categoría de Liberty Media.

    No cabe duda de que la llegada de Liberty Media a la Fórmula 1 ha cambiado muchas cosas, pero seguramente lo más palpable ha sido su expansión digital y multimedia. Desde que la empresa estadounidense se hizo cargo de la categoría, esta se ha mostrado mucho más abierta a compartir contenido, explotando las posibilidades que ofrecen actualmente las redes sociales y canales alternativos a los medios de comunicación tradicionales.

    Bernie Ecclestone siempre tuvo como objetivo dotar de cierto halo de innacesibilidad a la categoría, ofreciendo a los operadores de televisión exclusividad a la hora de disponer de imágenes y contenidos de la Fórmula 1. De ese modo, los ingresos por derechos de emisión y explotación eran más cuantiosos.

    En cambio, Liberty ha querido hacer más accesible la categoría, pensando en un enfoque más provechoso a largo plazo, lo que entre otras cosas permite a los pilotos y equipos crear sus propios contenidos para promocionar sus respectivas actividades.

    Frank Arthofer, máximo responsable del área digital de la Fórmula 1, ha explicado a la perfección las diferencias de gestión entre Ecclestone y Liberty a través de una anécdota protagonizada por Lewis Hamilton. «Cuando Liberty compró el negocio, una de las primeras reuniones de Chase Carey fue un almuerzo con Lewis Hamilton. Lewis trajo consigo a ese almuerzo una pila de cartas de cese y desistimiento de Bernie Ecclestone porque Lewis había estado publicando clips de sus on boards y las publicaba en su canal de Instagram», contó.

    «Lewis Hamilton, como estoy seguro de que la mayoría de la audiencia sabe, es posiblemente la estrella más grande en la historia del campeonato y tiene un gran potencial de conexión con la cultura urbana, la música y el estilo de vida», explicó Arthofer, dejando claro el valor que tiene el piloto inglés como embajador de la Fórmula 1.

    Así, Liberty Media adopta un enfoque más a largo plazo, buscando una mayor rentabilidad a través del fortalecimiento de la Fórmula 1 como marca. «Trabajamos con los pilotos y los equipos de una manera más colaborativa para desarrollar el deporte, pues creemos que no beneficia sólo a la Fórmula 1 sino a nuestros socios, ya sean patrocinadores, socios de emisión y promotores. Es un componente muy, muy importante de la estrategia y probablemente algo que todavía estamos en las primeras etapas de desarrollo».

    Tres pilares sobre los que crecer

    Liberty Media vio el potencial que la Fórmula 1 tenía y en 2017 tomó el control de la misma, relegando a Ecclestone a un papel meramente testimonial como presidente honorífico. Arthofer explica qué llevó a la empresa estadounidense a adquirir los derechos de la categoría.

    «La F1 a enero de 2017 era una empresa de 66 años y una marca excelente, construida en gran parte por Bernie Ecclestone como propietario durante 40 años», recordó Arthofer. «La tesis de Liberty para comprar la F1 se resumió en tres áreas. Primero, es un activo global y la sensación era que se estaba desaprovechando oportunidad. El segundo es el valor creciente del deporte en directo en el mercado. El tercer componente fueron hasta cierto punto las áreas de enfoque que tenía Bernie».

    «Hemos invertido para generar valor de los activos a largo plazo»

    Aunque Ecclestone creó un imperio prácticamente de la nada, no supo adaptarse a los tiempos, sumiendo a la categoría en un retraso digital y conceptual que Liberty sí pretende explotar. «Creo que hizo un excelente trabajo monetizando los negocios, es un negocio de ingresos por valor de 2000 millones de dólares (1800 millones de euros), pero igualmente, no invirtió en áreas como la digital, que no son necesariamente un objetivo a corto plazo, sino que ofrecen potencial a largo plazo. Hemos invertido para generar valor de los activos a largo plazo», concluyó Arthofer.

    Fuente: Racefans.net