¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mercedes admite que se equivocó al diseñar los radiadores del W10

    Tras los graves problemas de temperatura encontrados en el Gran Premio de Austria, el equipo alemán reconoce su principal punto débil.

    Aunque se trabaja para minimizar el problema, la solución no será completa al depender directamente del diseño global del monoplaza.

    La carrocería del Mercedes es una de las más estrechas de la parrilla.

    No es habitual que un equipo de Fórmula 1, especialmente si es de los punteros, reconozca el origen de sus problemas o cuáles son sus puntos débiles. Pero Mercedes, quizá a consecuencia de su dominio en la competición, suele ser bastante abierto a la hora de analizar sus errores y compartirlos con los aficionados.

    En esta ocasión, Andrew Shovlin no ha dudado en reconocer que los problemas de Mercedes en Austria vinieron propiciados por un sistema de refrigeración insuficiente para las exigencias de las carreras más calurosas de la temporada. “En esencia, el coche no tiene radiadores suficientemente grandes y es algo en lo que fuimos demasiado optimistas en relación a cuánto necesitábamos del sistema de refrigeración”.

    El ingeniero jefe de Mercedes admite que los cálculos fueron erróneos y, cuando el calor apriete, el equipo alemán perderá opciones de victoria. “No se han cumplido las previsiones que esperábamos lograr y eso significa que arrastramos este problema en las carreras muy calurosas y que sufriremos para mantener todo suficientemente frío”.

    Ello influye en varias áreas, tal y como explica Shovlin. Puedes incrementar la capacidad de refrigeración abriendo la carrocería. En Austria tuvimos 35 ºC y eso nos colocó en el límite de lo que podemos lograr con eso. Cuando llegas a ese punto, tus opciones se vuelven muy limitadas. Puedes hacer ‘lift and coast’, que es cuando los pilotos levantan el acelerador en la parte final de las rectas. Luego, frenas un poco tarde y hay un periodo en el que el coche simplemente gira en la curva, el motor no funciona y pierde un poco de temperatura”. señaló.

    "Estamos trabajando en reducir el problema, pero todo se reduce al diseño fundamental del coche"

    Además de la pérdida de potencia y de capacidad aerodinámica, los pilotos deben cambiar su estilo de pilotaje, renunciando a la posibilidad de pelear por posición con sus rivales. “Como se vio en la carrera, tuvimos que decirle a los pilotos que comenzaran a hacerlo unos 400 metros por vuelta y por eso nuestro rendimiento se vio comprometido. También se puede desinflar el motor un poco, ya que generará menos calor, pero eso hace que tengas menos potencia y seas más lento en las rectas.

    Por desgracia para Mercedes, la situación no tiene fácil solución, pues para ello habría que modificar el diseño general de un monoplaza que, por otro lado, ha ganado en ocho de las nueve carreras disputadas hasta el momento. Estamos trabajando en ello para reducir el problema y deberíamos estar en mejor posición (en próximas carreras). Pero todo se reduce al diseño fundamental del coche, pues optamos por un empaquetado muy, muy ajustado, que desembocó en una refrigeración insuficiente”, concluyó Shovlin.

    Fotos: Mercedes AMG F1

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto