¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Una pillería de Fernando Alonso provoca quejas de los equipos rivales a la FIA

    Una pillería de Fernando Alonso provoca quejas de los equipos rivales a la FIA
    Fernando Alonso, siempre inteligente dentro del monoplaza.
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    En el pasado Gran Premio de Austria, Fernando Alonso evitó eludió una sanción tirando de veteranía y picardía. Ahora, los equipos rivales se han quejado a la FIA y alertan de un peligroso precedente.

    Tras no poder arrancar el Alpine número 14 en la parrilla de salida, Fernando Alonso no tomó parte en la carrera al sprint del sábado en el Gran Premio de Austria. Esto le obligó a partir el domingo desde la 19ª posición, marcándose como objetivo rascar algún punto al final de la prueba.

    Pero la determinación y el ritmo de Fernando Alonso y su Alpine le permitieron llegar hasta la sexta posición tras el coche de seguridad virtual provocado por el incendio de Carlos Sainz. El español tenía pendiente una parada en boxes y aprovechó dicha circunstancia para cambiar sus neumáticos y perder menos tiempo que si hubiera parado con la carrera lanzada.

    Una rueda suelta

    Sin embargo, Alpine falló en la parada y la rueda delantera izquierda quedó mal apretada. En dicha circunstancia, la FIA obliga a detener el coche antes de que este salga de boxes, evitando así una situación peligrosa para participantes, espectadores y comisarios. No sólo por un hipotético accidente, sino por la posibilidad de que la rueda salga disparada en cualquier dirección.

    La cuestión es que Fernando Alonso se dio cuenta enseguida, pero en lugar de avisar por radio a su ingeniero, se limitó a comunicarle que debía entrar de nuevo en boxes. Cuando su ingeniero le preguntó la razón, el español insistió en su necesidad de parar otra vez, sin dar explicaciones.

    El vídeo en el que Fernando Alonso evita la penalización.

    Una vez ingresó en el pit-lane, Fernando Alonso informó a su ingeniero de que debían chequear la parte delantera izquierda. Y el procedimiento estándar de cambiar de nuevo los neumáticos hizo el resto. El Alpine #14 salió a pista en 14ª posición, pero con neumáticos blandos nuevos que le permitieron llegar al final de la carrera décimo y con un punto en el bolsillo.

    Quejas a la FIA

    Los equipos se han quejado a la FIA por lo que consideran una pillería de Fernando Alonso y un peligroso precedente.

    Fernando Alonso completó una vuelta en Spielberg con la rueda delantera izquierda suelta. Según la normativa, esto debería haber dado lugar a una sanción. Sin embargo, los comisarios lo absolvieron y sentaron un peligroso precedente.

    El director deportivo de Alfa, Beat Zehnder, no es el único que está molesto por lo ocurrido, declarando que «esto sienta un peligroso precedente. En el futuro, todo el mundo intentará llevar su coche a los boxes. Hasta que un día una rueda salga volando de verdad».

    Fernando Alonso puntuó en Austria y llega a Francia libre de sanciones.

    En condiciones normales, este tipo de infracción se suele castigar con una importante multa económica para el equipo. Y, si el piloto hace lo que hizo Alonso, ignorar el peligro, puede incluso ser sancionado con 30 segundos y 10 puestos en la parrilla del siguiente Gran Premio.

    En cambio, la FIA determinó que el problema con la rueda se originó tras salir Fernando Alonso de boxes y que el español actuó correctamente al no saber qué estaba ocurriendo, pues la rueda no oscilaba y este sólo reportó «vibraciones».

    Sea como fuere, Fernando Alonso y Alpine se libraron de la penalización y ahora los equipos intentan forzar a la FIA para que sea más estricta la próxima vez. Y es que en la Fórmula 1 no solo triunfan los mejores, también los más pícaros.

    Fuente: Auto motor und sport / Fotos: Alpine F1 Team