¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Sainz vs. Sainz: padre e hijo se retan en un cara a cara sobre tierra

    11

    Padre e hijo se miden en un uno contra uno con coches muy diferentes al STR12 de Sainz en Fórmula 1.

    El espectáculo está garantizado con dos genios al volante, aunque todo queda abierto para un segundo enfrentamiento sobre asfalto.

    La destreza que demostró Carlos Sainz padre en el mundo de los rallies continúa con el legado de Carlos Sainz hijo en Fórmula 1, quien ha mostrado una evolución pasmosa desde que aterrizara en el gran circo con Toro Rosso en 2015. La escudería satélite de la estructura Red Bull le incluyó en su programa de jóvenes pilotos por sus habilidades, y no por ser ‘el hijo de’, como ha evidenciado en numerosas ocasiones, aunque la ayuda de su progenitor le haya servido de gran ayuda en sus inicios en el mundo del motor.

    La marca de la bebida energética ha puesto a su disposición dos car-cross de 300kgs para que ambos se diviertan y demuestren de lo que son capaces en Cebreros, rodeados de tierra y un ambiente de competitividad inevitable entre ellos.

    “Siempre encontramos algún hueco para competir, y cuando lo hacemos es a muerte, aunque con respeto y sin querer hacernos daño”, confesó el futuro piloto de Renault para 2018. “En un car-cross vas todo el rato pilotando por ‘feeling’, vas notando en el volante, en el culo, cómo se va yendo la parte de atrás del coche es muy diferente a lo que yo hago, pero lo disfruto mucho”.

    El talento de tan solo 23 años destacó la perseverancia y “la atención hasta en el más mínimo detalle del coche” de su padre, aunque confesó que, por otro lado, “sin talento es imposible triunfar”. “Lo que le ha hecho grande son sus ganas de ganar, saber cómo poner un coche a punto”.

    Un padre orgulloso

    El bicampeón del mundo de rally en 1990 y 1992 sólo tiene buenas palabras para describir a su hijo.

    “Es un piloto extremadamente rápido, un gran talento. Nunca deja de aprender, de formarse y, para su edad, tiene ya una buena experiencia”. Estas palabras definen mejor que ninguna otra el hambre de triunfos en una familia en la que el motorsport se lleva en la sangre, donde uno ha dado un paso atrás para que el otro pueda brillar con luz propia, sin interferir en su carrera y propiciando que sus capacidades hablen por sí solas. “Creo que tiene un gran futuro por delante”.

    La etapa de los kart y demás vehículos previos a los monoplazas “le vino bien de niño para coger sensaciones y un poco de control del coche”, afirma Sainz padre, a la vez que ve estos coches como “máquinas divertidas”, aunque quién sabe lo que pasará cuando realicen una prueba similar pero, esta vez, en asfalto.

    Fotos: Red Bull Content Pool

    Fuente: Red Bull

    Sainz vs. Sainz: padre e hijo se retan en un cara a cara sobre tierra