¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    España lidera la carrera del hidrógeno verde en Europa

    España lidera la carrera del hidrógeno verde en Europa
    España se ha convertido en una potencia del hidrógeno verde, pero debe trabajar para seguir siéndolo.Depositphotos.com
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    El objetivo de la descarbonización presenta varios caminos, pero existen algunos sectores en los que el hidrógeno verde se ha convertido en la clara apuesta. Y España se ha convertido en la referencia en Europa, posicionándose como principal oponente de Estados Unidos.

    Los esfuerzos de Europa por reducir su dependencia de los combustibles fósiles son intensos, pero a raíz de la invasión rusa a Ucrania, estos se han redoblado para evitar convertirse en un oponente vulnerable para Vladimir Putin.

    No cabe duda de que las energías renovables son cruciales en este sentido, aunque sin perder de vista la nuclear. Pero, si bien la energía solar y eólica contribuyen de manera notable al mix energético, no tienen el potencial de descarbonización con el que cuenta el hidrógeno verde en determinados sectores.

    «Muchos países están interesados ​​en el hidrógeno verde, pero en España el sector se ha acelerado rápidamente»

    Estos sectores son principalmente el industrial y el transporte pesado, en los que las renovables no cuentan aún con la tecnología necesaria para ser una opción viable. Hablamos de acerías, aviones o barcos, por ejemplo, en los que el hidrógeno verde ofrece muchas ventajas y se ha convertido en una opción viable y ventajosa.

    España, líder mundial en hidrógeno verde

    Es precisamente en el sector del hidrógeno verde en el que España ha apostado muy fuerte y se ha posicionado como líder europeo y mundial a la estela de Estados Unidos.

    Según un informe de Wood Mackenzie, España concentra en este momento el 20% de los proyectos de hidrógeno verde en todo el mundo. Muy por detrás de Estados Unidos, que acapara más de la mitad, pero por delante del resto de países.

    «Muchos países están interesados ​​en el hidrógeno verde, pero en España el sector se ha acelerado rápidamente», afirma el profesor asociado de investigación en Economía Energética de la Universidad Pontificia de Comillas, Rafael Cossent.

    El potencial renovable de España supone un gran punto a su favor. Foto. Depositphotos.com

    Hablamos de un sector que aún está lejos de adquirir velocidad de crucero. Pero el conflicto bélico en Ucrania ha hecho que la Unión Europea duplique sus objetivos de producción de hidrógeno verde para 2030 y que lo convierta en un pilar clave para la neutralidad de carbono en 2050.

    «España se ha convertido en un país muy atractivo para el hidrógeno verde», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una visita a España en mayo. «Se está produciendo un cambio hacia el hidrógeno competitivo a gran escala».

    Un sector renovable muy desarrollado

    Una de las claves que hacen de España una potencial europea y mundial en hidrógeno verde es el notable desarrollo adquirido del sector de las energías renovables.

    Tanto la eólica como la solar son necesarias para producir hidrógeno verde y España cuenta con importantes recursos de este tipo. Además, uno de los inconvenientes de la producción de este tipo de energía, el alto coste, se reduce progresivamente ante el avance de la tecnología y la producción, además del espectacular aumento del precio de los combustibles fósiles.

    Otra de las ventajas con las que cuenta España es su amplia red de gas natural y terminales de GNL, que pueden adaptarse para el transporte y suministro de hidrógeno verde.

    Tampoco falta financiación, ya que el Gobierno lanzó el año pasado un plan de 1500 millones de euros para apoyar proyectos de hidrógeno verde durante los próximos tres años, aprovechando un fondo de recuperación de COVID de la Unión Europea para hacerlo.

    Sumando las inversiones privadas, la previsión indica un gasto de 9000 millones de euros para 2030 en una energía que podría reemplazar al carbón en la industria pesada y que también se puede utilizar para la elaboración de fertilizantes. Incluso, como combustibles para autobuses, trenes, aviones y barcos.

    El sector privado invierte en hidrógeno verde

    Los esfuerzos de las administraciones públicas europeas y españolas no se están produciendo en solitario, pues diversas empresas españolas también han visto el potencial de este sector.

    Así, grandes firmas como Iberdrola, Repsol y Enagás han lanzado diversos proyectos. Como el de la primera planta industrial de hidrógeno renovable en Lloseta, Mallorca, liderado por Enagás, Acciona, IDAE y Cemex.

    Airbus apuesta muy fuerte por el hidrógeno verde para sus aviones.

    Asturias, por su parte, cuenta con nada menos que 43 proyectos de producción de hidrógeno renovable, destacando entre ellos HyDeal, formado por Enagás, ArcelorMittal y Fertiberia. Este contará con 15 parques solares y una producción objetivo de 330.000 toneladas de hidrógeno verde en 2030.

    «Esto demuestra que el sector ha madurado», afirma Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2). «2030 puede parecer muy lejano, pero en realidad es mañana. España tiene todas las cartas para convertirse en un hub energético», añade.

    Sin embargo, España también debe trabajar para mejorar algunos aspectos si quiere reforzar su posición de liderazgo en este floreciente sector.

    «Para ganar, España tendrá que acelerar el despliegue de parques solares y eólicos, ya que la electrólisis consume mucha electricidad», señala Cossent, agregando que los proyectos estaban atascados en «cuellos de botella administrativos».

    Fuente: Techxplore