¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Hormigón de caucho de neumáticos reciclados: más barato, ecológico y ligero

Hormigón de caucho de neumáticos reciclados: más barato, ecológico y ligero
Los neumáticos viejos pueden tener una segunda vida en el sector de la construcción.Unsplash / Markus Spiske
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

Ingenieros del Real Melbourne Institute of Technology australiano han logrado avances significativos en el uso de caucho procedente de neumáticos reciclados para crear hormigón, reduciendo sus limitaciones y potenciando sus múltiples ventajas.

Un equipo de ingenieros del RMIT australiano han publicado un estudio en la revista Resources, Conservation & Recycling. Y en él desvelan el proceso de obtención de hormigón estructural ligero con agregados 100% provenientes de neumáticos reciclados.

Según sus creadores, este hormigón de caucho es más ecológico y liviano, pero además permite una notable reducción de los costes de fabricación y transporte.

Si bien el uso de caucho procedente de neumáticos no es una novedad en la creación de hormigón, hasta ahora su aportación era limitada por diversas razones. La principal es que no era posible alcanzar los estándares requeridos de solidez.

Nueva fórmula de hormigón

El estudio detalla una nueva fórmula de fabricación en la que los áridos gruesos tradicionales de la mezcla se sustituyen por completo por caucho procedente de neumáticos reciclados previamente usados en automóviles.

«Hemos demostrado con nuestro método de colado preciso que esta limitación percibida durante décadas en el uso de grandes cantidades de partículas gruesas de caucho en el hormigón ahora puede superarse», ha declarado Mohammad Momeen Ul Islam, autor principal e investigador de doctorado del RMIT.

«La técnica implica el uso de moldes de fundición de nuevo diseño para comprimir el agregado de caucho grueso en hormigón fresco, que mejora el rendimiento del material de construcción», ha añadido.

Aspecto del hormigón del RMIT y probetas de control de calidad del mismo.

El método consiste en combinar una mezcla de áridos gruesos y finos con residuos de neumáticos de caucho, cemento y agua, que luego se comprime a su volumen mínimo mediante presión en un molde personalizado.

«Al mejorar las propiedades de los desechos reciclados sin el uso de materiales adicionales, hemos desarrollado una solución factible y práctica que aborda los problemas de rendimiento relacionados con el reciclaje de desechos en el hormigón», explica el profesor Yufei Wu.

Hormigón práctico y sostenible

El caucho de los neumáticos desechados es la causa de importantes problemas de salud, ambientales y de vertederos en todo el mundo debido a su naturaleza química, inflamable y no descomponible.

Según datos del RMIT, entre 2015 y 2016 Australia generó alrededor de 450.000 toneladas de residuos de caucho, el 63% de los cuales se envió a pilas de almacenamiento o vertederos. Sólo el estado de Victoria produce el volumen equivalente a la Torre Eureka (297 metros de altura con 91 plantas sobre la superficie) cada cuatro años.

Por tanto, este nuevo hormigón, además de ser un 35% más resistente que el hormigón tradicional, es mucho más respetuoso con el medio ambiente. No sólo eso, también permite reducir el coste de fabricación y es más ligero, lo que supone una importante ventaja en la construcción.

«Como una gran parte del hormigón típico es agregado grueso, reemplazar todo esto con caucho de llantas usadas puede reducir significativamente el consumo de recursos naturales y también abordar el gran desafío ambiental de qué hacer con los neumáticos usados», amplía Islam.

«Esto beneficiaría una variedad de desarrollos, incluidos proyectos de vivienda de bajo coste en zonas rurales y remotas de Australia y otros países del mundo», concluye.

Fuente: RMIT / Fotos: Unsplash | RMIT