¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

La NASA desvela una tecnología espacial capaz de cargar coches eléctricos en 5 minutos

La NASA desvela una tecnología espacial capaz de cargar coches eléctricos en 5 minutos
La NASA ve factible la carga ultrarrápida en los coches eléctricos.
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

La tecnología de ebullición de flujo enfriado de la NASA permite reducir ostensiblemente los tiempos de espera de recarga en los coches eléctricos, afirma la organización estadounidense. Se trata de un sistema de enfriamiento desarrollado para misiones espaciales.

La NASA debe afrontar en el futuro numerosas misiones espaciales en la que se verán involucrados sistemas complejos que deben mantener temperaturas específicas para funcionar correctamente.

Entre estos se encuentra un sistema de energía de fisión nuclear que será utilizado en misiones a la Luna, Marte y otros destinos espaciales. También bombas de calor de compresión de vapor o sistemas para proporcionar control térmico y soporte vital a bordo de las naves.

El refrigerante líquido dieléctrico se bombea a través del cable de carga, donde captura el calor generado por el conductor de corriente

Con el objetivo de refrigerar todos estos sistemas, un equipo patrocinado por la División de Ciencias Físicas y Biológicas de la NASA está desarrollando un sistema que, además de mantener las temperaturas adecuadas en el espacio, mejorará los órdenes de magnitud en la transferencia de calor y ahorrará peso y tamaño.

Carga de coches eléctricos

El equipo de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Purdue ha desarrollado el Experimento de Condensación y Ebullición de Flujo (FBCE por sus siglas en inglés) para permitir que se realicen experimentos de flujo de fluido bifásico y transferencia de calor en el entorno de microgravedad de larga duración en la Estación Espacial Internacional.

Pero lo que más nos interesa en esta ocasión es que el FBCE tiene potencial para otra aplicación que puede suponer un fuerte impulso en el ámbito de los coches eléctricos. Y es que, según sus desarrolladores, puede cargar este tipo de vehículos en 5 minutos o menos.

Los tiempos de espera son cada vez menos largos, pero aún queda camino por recorrer.

Reducir el tiempo de carga de los vehículos eléctricos a 5 minutos es un objetivo que la industria lleva tiempo persiguiendo, pero para ello se requiere que los sistemas de carga proporcionen una corriente de 1400 amperios.

Actualmente, los cargadores avanzados entregan corrientes de hasta 520 amperios, y la mayoría de los cargadores disponibles para los consumidores admiten corrientes de menos de 150 amperios.

El problema es que los sistemas de carga que proporcionan 1400 amperios generan mucho más calor que los sistemas actuales y, por tanto, requieren métodos mejorados para controlar la temperatura.

Controlar la temperatura es la clave

En la nueva tecnología de la NASA desarrollada en colaboración con la Universidad de Purdue, el refrigerante líquido dieléctrico se bombea a través del cable de carga, donde captura el calor generado por el conductor de corriente.

La ebullición de flujo subenfriado permite que el equipo entregue 4,6 veces la corriente de los cargadores de vehículos eléctricos más rápidos disponibles en el mercado actual mediante la eliminación de hasta 24,22 kilovatios de calor.

Con todo, el cable de carga de Purdue puede proporcionar 2400 amperios, mucho más que los 1400 amperios necesarios para reducir el tiempo necesario para cargar un automóvil eléctrico a cinco minutos.

En cualquier caso, habrá que ver hasta qué punto este sistema es económica y logísticamente viable, y si la industria del automóvil lo recibe con buenos ojos.

Fotos: Freepik