¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

También habrá PERTE de microchips; 11.000 millones para la industria española

También habrá PERTE de microchips; 11.000 millones para la industria española
Los microchips se han convertido en esenciales para el buen funcionamiento de la economía.
David Plaza
David Plaza5 min. lectura

El Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) incluye inversiones mil millonarias en coche eléctrico y energías renovables, entre otros sectores. El de los microchips también tendrá la suya.

Pedro Sánchez ha anunciado hoy durante su intervención en el ‘II Foro Wake Up Spain: Aprendizaje, crecimiento y sostenibilidad en la Europa solidaria’, que la industria de los microchips también contará con su propio PERTE.

El mencionado Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica sobre microchips y semiconductores va a conllevar una inversión pública de 11.000 millones de euros y se unirá a los ya existentes dirigidos a sectores tan diversos como el del vehículo eléctrico, salud de vanguardia, energías renovables, agroalimentario, nueva economía de la lengua, economía circular, industria naval, aeroespacial y ciclo del agua.

«España no va a perder la carrera ante la tecnología más avanzada»

Además, el presidente del Gobierno ha confirmado que España ya ha recibido 19.037 millones de euros provenientes de los fondos de la Comisión Europea enmarcados en la estrategia de recuperación en el Viejo Continente.

«Recibir los fondos es el primero de los desafíos, pero el reto importante es ejecutarlos con rapidez, de manera eficiente para que impacten en la vida cotidiana de las personas», ha apuntado el presidente.

Los microchips, pieza clave en el avance del país

«Los semiconductores son un elemento básico de todos los sectores», ha afirmado Sánchez, que ha anticipado que «España no va a perder la carrera ante la tecnología más avanzada».

Los microchips y semiconductores han sido uno de los catalizadores de la actual crisis tecnológica y económica, pues su escasez ha propiciado una notable subida de precios y escasez de producción en sectores tan dependientes como el transporte o las tecnologías del hogar.

El Gobierno quiere que el país esté «a la vanguardia del progreso industrial y tecnológico», ha declarado Pedro Sánchez, y en ese objetivo «este PERTE es una gran apuesta», que ha calificado de «ambiciosa y audaz».

Según palabras del presidente, estos proyectos impulsarán la recuperación económica y la creación de empleo, si bien ha reiterado que la invasión rusa a Ucrania ha aumentado la incertidumbre y «afectado la estabilidad económica».

Finalmente, Pedro Sánchez ha insistido en «la capacidad de España para hacer frente a los momentos más duros y crecerse ante la adversidad», afirmando que su Gobierno «está hecho para todas las estaciones, las duras y las amables, que llegarán», viéndolo capaz de «subir cuestas y bajarlas, cuando lleguen, que seguro llegarán».

Son insuficientes

Por desgracia, estos 11.000 millones anunciados por Pedro Sánchez parecen bastante escasos para contribuir a posicionar a Europa a la vanguardia del mercado de los microchips, pues tanto Estados Unidos como Asia planean desde hace tiempo inversiones muy superiores.

Sin ir más lejos, TSMC planea invertir la friolera de 100.000 millones de dólares hasta 2024, mientras Samsung ya anunció la próxima creación de una fábrica de 17.000 millones de dólares en Texas como parte de una mareante inversión de 205.000 millones que incluye tanto chips como biofarmacéutica y telecomunicaciones.

SMIC, que es el mayor fabricante chino, ya ha anunciado que invertirá 8.900 millones en una nueva planta en Shanghái. Además, la Administración de Biden cuenta con un plan de 50.000 millones de dólares para impulsar la producción de chips en Estados Unidos. De hecho, Intel ya tiene planteada una inversión de 20.000 millones para su futura factoría de Ohio, que aspira a ser la mayor del mundo.

Fuente: Xataka