¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    BMW Z4, en cinco claves: por qué podría ser tu coche

    24

    Coupé y cabrio biplaza, dos en uno, con mucho carácter deportivo: así es el BMW Z4, un roadster fiel al eslógan "¿Te gusta conducir?". Pensando para disfrutar a su volante, te descubrimos cinco claves que hacen al BMW Z4 un modelo especial.

    El BMW Z4 es uno de esos modelos especialmente pensados para disfrutar en su conducción, que buscará sacarte una sonrisa de felicidad cada vez que te pongas a su volante.

    Concebido como un roadster biplaza de propulsión trasera, es sin duda uno de los modelos más destacados dentro de la amplia gama del fabricante bávaro, y está disponible con precios desde los 39.300 euros. A continuación te mostramos en cinco claves las principales características del modelo.

    1. BMW Z4, doble personalidad coupé y cabrio

    Da igual qué tiempo haga, el BMW Z4 siempre estará preparado para lanzarse a la carretera. Ofreciendo una personalidad dual, el BMW Z4 es un coupé y un descapotable a la vez, con un techo duro metálico en dos secciones, fabricado en aluminio.

    Este techo retráctil automático es capaz de abrirse o cerrarse en muy poco tiempo -22 segundos-, tanto en parado como en movimiento, a velocidad inferior a 40 km/h. Además, opcionalmente se ofrece un techo BMW Individual, con color en contraste diferente al del resto de la carrocería, proporcionándole más diferenciación y realzando la silueta del Z4.

    2. Diseño exterior e interior del BMW Z4: transmitiendo mucho carácter deportivo

    Las proporciones del BMW Z4 te conquistarán, con un estilo clásico muy deportivo en el que no falta un largo y afilado capó delantero, cortos voladizos y un frontal presidido por la tradicional parrilla de doble riñón, junto a los faros dobles de xenon.

    En su interior, sus dos asientos se sitúan próximos al suelo y al eje trasero, sintiendo cada milímetro de la carretera.No falta una consola central orientada al conductor, con mandos redondos en su consola central que son todo un guiño al ya clásico BMW Z8.

    En cada aspecto de su diseño se ha puesto un especial énfasis en la ergonomía, permitiendo que sus dos ocupantes se sientan cómodos y que el manejo de sus mandos sea sencillo e intuitivo.

    3. Un equipamiento muy completo y destinado a hacer cada BMW Z4 único

    El BMW Z4 ofrece varios paquetes opcionales de personalización, adaptando su aspecto al gusto de su conductor y haciéndolo más exclusivo. Si quieres más deportividad, lo tuyo será el pack Design Pure Traction, mientras que si prefieres un aspecto más sobrio y clásico, el pack Design Pure Balance es el más apropiado.

    Por supuesto, dentro de la oferta del BMW Z4 tampoco faltan el paquete deportivo M o una amplia selección de accesorios originales para el exterior e interior. De serie, el BMW Z4 incluye sistemas como el Driving Experience Control -con un modo Sport activable desde un botón en la consola central-, función Auto Start & Stop y opcionalmente están disponible elementos como la suspensión adaptativa M.

    4. El BMW Z4 tampoco se olvida de la tecnología

    Entre el equipamiento del BMW Z4 no faltan opciones tecnológicas destinadas a satisfacer las necesidades del conductor en cuanto a conectividad. Destaca el sistema BMW Connected Drive, que aporta aplicaciones BMW Apps, información de tráfico en tiempo real, ayuda personalizada para planificar una ruta de navegación y conexión con internet y servicios de Google.

    Además, también están disponibles la llamada de emergencia y servicios remotos a distancia mediante la aplicación My BMW Remote, que permiten la posibilidad de bloquear y desbloquear el coche o determinar su ubicación en un radio de 1,5 kilómetros (útil para grandes aparcamientos, por ejemplo).

    5. Motores del BMW Z4, con cuatro o seis cilindros: prestaciones y eficiencia

    Los motores BMW TwinPower Turbo de cuatro y seis cilindros componen la gama del BMW Z4, destacando el Z4 sDrive 35is con sus 340 CV y 3.0 litros de cilindrada. Con un par máximo de 450 Nm, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, con un consumo medio homologado de 9,1 litros/100 km. Está disponible en combinación con el cambio automático Steptronic, de siete velocidades.

    Un escalón por debajo nos encontramos con el Z4 sDrive 28i, en este caso con motor TwinPower Turbo de cuatro cilindros. Con 2.0 litros de cubicaje, ofrece 245 CV y 350 Nm de par máximo, acelerando de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y consumiendo considerablemente menos, 6,8 l/100 km de media según sus cifras homologadas.

    También hay sitio para motores menos potentes, con el Z4 sDrive 20i (184 CV) y con el Z4 sDrive 18i (156 CV), ambos con motor de 2.0 litros. Todos los motores cumplen la normativa Euro 6 e incluyen las medidas BMW Efficient Dynamics para una máxima eficiencia en consumo, como el Brake Energy Regeneration para recargar la batería en frenadas.

    BMW Z4, en cinco claves: por qué podría ser tu coche
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto