¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Car Thing, el primer gadget de Spotify para usar en el coche

    Car ThingSpotify AB

    El ecosistema de Spotify se enriquece con su primer gadget, ideal para integrar Spotify en cualquier coche independientemente de su edad, basta con que tenga una entrada de sonido vía jack. De momento solo está disponible en EEUU, pero lo están regalando.

    Una de las maravillas tecnológicas de nuestra época es Spotify, que permite escuchar prácticamente toda la música que existe -al menos, la más habitual- a través de aplicación móvil o web. En cualquier momento y cualquier lugar, basta una conexión de datos, y el modo offline -de pago- es el antídoto de la falta de cobertura.

    Hasta la fecha, Spotify ha sido una solución software que dependía de hardware diseñado por terceros para funcionar. Car Thing, traducible como «cosa de coche» rompe con esa tradición al ser el primer gadget diseñado y ofrecido por la compañía de música a cuestas. Está obviamente diseñado para su utilización en el coche, especialmente útil en aquellos que no tienen Android Auto ni Apple CarPlay (casi todos).

    Car Thing es un dispositivo táctil con una ruleta selectora y un botón multifunción, con otros cuatro botones en su parte superior. Como mucho tiene dos cables, uno a una toma de 12 voltios para alimentarlo, y otro que se conecta a autorradios con entrada de sonido. Se conecta por Bluetooth al teléfono y a autorradios compatibles.

    En otras palabras, en realidad Car Thing es una interfaz diseñada específicamente para usarse en un coche, simplificando al máximo su utilización para reducir las distracciones. Además de los botones físicos dispone de un motor texto-a-voz para comunicarse con él a través de órdenes vocales. Vamos, que no hará falta ni tocarlo.

    Las características de Car Thing las podemos ver en una página web al efecto que de momento solo se encuentra en inglés. Obviamente solo funciona con cuentas Premium, es decir, las que permiten seleccionar cualquier tema al instante, descargar canciones para uso sin conexión, sin publicidad, etc. Además, de momento no está disponible para cualquiera.

    Car Thing está de momento limitado a usuarios Premium dentro de Estados Unidos, incluyendo los lejanos estados de Alaska y Hawaii, y hace falta un enlace de invitación. Podemos considerarlo como una beta pública. Como está en fase de pruebas, lo están regalando, el usuario solo tiene que pagar los portes, 6,99 dólares para el continente y 14,99 dólares para Alaska y Hawaii. Vamos, es un chollo.

    En el futuro el Car Thing estará disponible a un precio recomendado de unos 80 dólares, así que cuando llegue a Europa estará probablemente cerca de los 100 euros o puede que más, añadiendo el IVA. De momento Spotify no lo cobra para recabar experiencias de uso de forma controlada, en vez de toneladas de quejas.

    Su utilización es simple, como el mecanismo de una aceituna. En la parte superior tiene cuatro preselecciones, como favoritos, donde se puede asociar una canción, un disco, un autor, una lista de reproducción o un podcast. La ruleta selectora se mueve a través de los elementos y se puede pulsar, como un mando de consola.

    Como puede verse en las imágenes, la interfaz es mínima e intuitiva. Se puede instalar en varios lugares habituales: rejillas de ventilación, con ventosa en el parabrisas o en la ranura de CD (en el caso de que consideremos que esas cosas son de viejos o hace eones que no usamos discos).

    El Car Thing no requiere más conexión de datos que la del propio teléfono móvil a través de Bluetooth, y claro, el móvil debe tener la aplicación instalada. El Car Thing es el que se conecta al Bluetooth del coche, si lo tiene, no el propio móvil. Desde el punto de vista de la seguridad vial es preferible usar este gadget específico que el móvil en «modo coche».

    Respecto a un coche que ya tiene integración Android Auto o Apple CarPlay este dispositivo no es una mejora en prácticamente ningún sentido, aunque puede tener mejor comportamiento vocal porque Spotify asegura que entiende las órdenes aunque se hayan bajado las ventanillas.

    Desde el punto de vista de la legislación española, la manipulación de elementos con las manos, como teléfonos móviles, navegadores GPS o similares está prohibida, pero nada impide el manejo por voz. Para los adictos a Spotify parece algo que hay que ir añadiendo a una lista de deseos digital, cuando se exporte a España.

    Fuente: Spotify