¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los 10 coches más caros del mundo (con vídeo)

    Los coches clásicos viven una segunda juventud. Su mercado está en alza, y gracias a ello cada día asistimos a subastas que incrementan su precio. Solo un puñado de ellos superan los 20 millones, y solo 10 de ellos son considerados los coches más caros de la historia.

    Como buenos amantes de los coches que todos decimos ser, el mundo de los clásicos se merece una buena parte de nuestra atención. Actualmente vivimos una época dorada en el mercado de los coches clásicos. Una etapa que viene marcada por grandes cifras y legendarios modelos. Cada año nos encontramos con numerosas novedades en este aspecto, novedades que por norma general suelen protagonizar grandes titulares a lo largo y ancho del globo, y de las cuales nosotros en Motor.es también nos hacemos eco.

    ¿Cuál es el valor de un coche? Pues sencillamente es aquel que alguien esté dispuesto a pagar. Aunque muchas veces se puedan mencionar precios de 50, 60, o incluso 80 millones de dólares, la realidad es que solo sabemos el precio de aquellos que han salido a subasta pública ya que las ventas privadas quedan fuera del conocimiento general. Así que este ranking se centra en ellos, en el denominado “Club de los 20 millones de dólares”, la lista con los 10 coches más caros en subasta de la historia. Un listado que recorre algunas de las páginas doradas del mundo del motor. Empezamos.

    10 - Duesenberg SSJ de 1935

    Tan solo se fabricaron dos Duesenber SSJ Roadster. Ambos en manos de propietarios ilustres

    Arrancamos por uno de los modelos más raros del lote, uno de los dos únicos Duesenberg SSJ Roadster fabricados. Este en concreto, con número de bastidor J-563, fue subastado en el evento de Peeble Beach de 2018. Se trata del único modelo anterior a la década de 1950 que vamos a encontrar en esta exclusiva lista, y de hecho es el único modelo estadounidense que aparece entre los 25 coches más caros de la historia. El Duesenberg no solo es una cara bonita si no que era uno de los modelos más rápidos en su momento. Montaba un motor de 8 cilindros en línea de doble carburación y supercargador centrífugo. Desarrollaba 400 caballos a 5.000 revoluciones y montaba una caja de cambios manual de tres velocidades. ¿Su precio de venta en subasta? 22 millones de dólares. Un coche exclusivo que perteneció a un cliente muy conocido, a nada más y nada menos que el mismísimo Gary Cooper.

    9 - Ferrari 290 Mille Miglia de 1956

    Los 290 MM fueron máquinas poderosas que alcanzaron legendarias victorias con grandes pilotos

    Comenzamos el listado de modelos italianos con un impresionante ejemplar de competición de la firma de Maranello, uno de los raros Ferrari 290 Mille Miglia. Ferrari solo llegó a fabricar 4 unidades del Ferrari 290 MM, sin embargo esta unidad con número de bastidor #0628 había nacido originalmente como un Ferrari 860 Monza. Tras firmar un segundo puesto en la Mille Miglia de 1956 Ferrari decidió sustituir su motor de 4 cilindros por un V12, modificando también la carrocería para adoptar las formas de los Ferrari 315 y 335 S de Scaglietti. Algunos de sus ilustres pilotos fueron nada más y nada menos que Fangio, Moss, Castellotti, y el español Alfonso de Portago entre otros. Esta unidad fue vendida por 22 millones y 5000 dólares a finales de 2018 por la subasta organizada por RM Sotheby's en el Petersen Museum de Los Ángeles.

    8 - Aston Martin DBR1 de 1956

    El DBR1 es el coche inglés más caro de todos los tiempos

    En octavo lugar nos encontramos el primer y único modelo británico de la lista y que por lo tanto, ostenta el récord del coche inglés más caro de la historia. Se trata de un ejemplar muy particular, pues no solo se trata de la primera unidad fabricada del modelo sino que además Aston Martin compitió a nivel oficial con este bastidor, obteniendo victorias como los 1000 Kilómetros de Nürburgring de 1959. Esa misma temporada se consiguieron otras importantes victorias como las 24 Horas de Le Mans con Carroll Shelby y Roy Salvadori al volante. Además de estos pilotos, el primer ejemplar fabricado del Aston Martin DBR1 está asociado a nombres como Jack Brabham, Tony Brooks o el mismísimo Sir Stirling Moss. Con todo ello no es de extrañar que esta impresionante y bella unidad fuera vendida por 22,55 millones de dólares en la subasta de RM Sotheby’s de Monterey en el año 2017.

    7 - Ferrari 275 GTB/C Speciale by Scaglietti de 1964

    Este 275 GTB cuenta con una historia muy particular. Digno sucesor de los 250 GTO

    Entre los Ferrari clásicos siempre vamos a encontrar dos grupos fundamentales, las unidades de calle y las destinadas a competición. Por lógica, las unidades creadas para competir siempre serán más valiosas, aunque también podemos encontrar modelos que aparentemente son versiones de calle pero que sin embargo son verdaderas bestias de circuito, y este es precisamente uno de esos casos.

    A pesar de que el Ferrari 275 GTB es muy conocido, pues han sobrevivido hasta nuestros días numerosos ejemplares, lo cierto es que esta serie también contó con variantes de competición, pero solo una de ellas fue creada especialmente por Ferrari para sustituir al mítico Ferrari 250 GTO, y esos son los Ferrari 275 GTB Competizione Speciale de Scaglietti de 1964.

    Esta radical versión estaba basada en un bastidor mucho más afinado que los modelos de calle y contaba con un V12 con las mismas especificaciones del 250 GTO de Le Mans. El resultado fue un Ferrari 275 que contaba con elementos de bastidor y mecánicos heredados directamente de los Ferrari 250 GTO y 250 LM. Pero debido a problemas de homologación la marca solo pudo inscribir un ejemplar en Le Mans 1965, donde alcanzó la tercera posición final. Y para que os hagáis una idea de su rendimiento, esa tercera plaza de la general sigue siendo ostentando a día de hoy el mejor resultado para un vehículo de motor delantero en la mítica carrera francesa.

    Tan solo se construyeron tres unidades. En la subasta de Monterey de 2014 la unidad con número de bastidor #06701 alcanzó la cifra de 26,4 millones de dólares. Y si te parece mucho, algunos expertos afirman que si saliera a la venta la unidad que logró el podio en Le Mans su tasación podría dispararse por encima de los 100 millones de dólares.

    6 - Ferrari 275 GTB/4 NART Spider de 1967

    Los NART Spider son una de las creaciones más exclusivas y caras de la historia de Ferrari

    Luigi Chinetti era un empresario y ex piloto italoamericano afincado en Estados Unidos que tenía un amigo muy particular, el mismísimo Enzo Ferrari. La amistad que unía a ambos empresarios facilitó la creación del equipo North American Racing Team, que logró numerosas victorias con modelos de la firma de Maranello, y posibilitó la creación de algunas ediciones limitadas y one-offs más particulares de la marca italiana.

    La más sonada de estas colaboraciones fueron los Ferrari 275 GTB/4 NART Spider, 10 unidades que fueron creadas a petición expresa de Chinetti y que en principio iban destinadas al mercado norteamericano, aunque ahora sabemos que una de ellas fue a parar a España. Aunque muchos propietarios decidieron transformar su ejemplar del Ferrari 275 GTB a descapotable, lo cierto es que de los 300 ejemplares fabricados del modelo solo existen 10 unidades originales de esta versión NART Spider. Una de esas rarísimas unidades fue subastada por la casa RM Sotheby´s en Monterey en el año 2013 por 27.5 millones de dólares.

    5 - Ferrari 290 Mille Miglia de 1956

    Nunca tuvo un accidente en carrera, y todos los paneles de su carrocería son originales

    Vamos con otro de los 4 ejemplares fabricados del Ferrari 290 Mille Miglia de 1956. En este caso hablamos de la unidad con número de bastidor #0626. Su precio es considerablemente superior a la unidad que ya hemos hablado gracias a dos importantes factores. El primero de ellos es que su palmarés de victorias es mayor. Y lo segundo, y más importante si cabe es que esta unidad nunca tuvo un accidente, por lo que todos los paneles de la carrocería son los originales. ¿Sus pilotos? Pues una vez más Juan Manuel Fangio, Alfonso de Portago y Eugenio Castelloti, que consiguió ganar con este ejemplar los 1.000 kilómetros de Buenos Aires en 1957. Esta joya certificada por Ferrari Classics fue subastada en 2015 por la casa RM Sotheby´s en Nueva York alcanzando un precio final de 28,05 millones de dólares.

    4 - Mercedes-Benz W196 de 1954

    El apodo de las flechas plateadas tiene su origen en este Mercedes W196

    Ahora nos encontramos con el único modelo alemán de esta lista, una de las míticas flechas de plata de Mercedes. Este monoplaza de competición clásico cuenta con dos características fundamentales, la primera es que la mayor parte de su gran palmarés deportivo fue obra de Juan Manuel Fangio, que a sus mandos logró vencer en cuatro grandes premios de la temporada de 1954, lo que le sirvió para alzarse con el título mundial de aquel año, el segundo de sus cinco mundiales de Fórmula 1.

    Otra característica fundamental es que esta es la única unidad de las míticas flechas de plata que no pertenecen a un museo o a la propia Mercedes. Salvo esta unidad, no existe ni un solo ejemplar superviviente en manos privadas. Por todo ello no es de extrañar que Bonhams lo subastara con un precio de 29,65 millones de dólares en 2013. Cifra que le convirtió en el coche más caro de la historia en aquel momento. Galardón que no le duró mucho, todo sea dicho de paso.

    3 - Ferrari 335 Sport de 1957

    Uno de los coches de competición más temidos y bellos de la historia

    Llegamos al podio de esta exclusiva lista con uno de los deportivos más bonitos que podemos encontrar en la década de los 50, el Ferrari 335 Sport de 1957. Esta barqueta de competición era uno de los deportivos más temibles del mundo en su momento y solo fueron fabricados un puñado de ejemplares para ser empleados en competición por la propia Scuderia Ferrari.

    La unidad en cuestión perteneció en su momento a una de las mejores colecciones de Ferrari de la historia, la de Pierre Bardinon. Se dice que cuando Enzo Ferrari era recriminado por no prestar suficiente atención a la historia y el legado de su marca, él contestaba que “no hacía falta, pues Pierre Bardinon ya lo había hecho por él”. Esta unidad con chasis #0674 cuenta en su palmarés con importantes victorias e ilustres pilotos como Sir Stirling Moss, Wolfgang von Trips, Mike Hawthorn, Luigi Musso o Piero Taruffi. Fue subastado en el Retromobile de Paris de 2016 por la casa Artcurial, llegando a un precio final de 35,73 millones de dólares.

    2 - Ferrari 250 GTO de 1962

    El clásico más deseado por todos. Se dice que algunas ventas privadas superan los 80 millones

    En lo más alto de esta lista nos encontramos con el clásico más deseado por todos los coleccionistas, el Ferrari 250 GTO, el modelo que estrenó una de las siglas más míticas de la historia, Gran Turismo Omologato. A pesar de su aspecto, lo cierto es que el 250 GTO no era un modelo de calle, sino un verdadero modelo de competición, creado única y exclusivamente para correr. Se fabricaron un total de 39 ejemplares y todos ellos han logrado sobrevivir hasta el día de hoy. Todas las unidades están localizadas y a sus afortunados propietarios se les conoce como “El club de los 39”.

    El ejemplar que nos ocupa en este caso era la unidad que más tiempo había permanecido con su propietario original, Fabrizio Violatti, un rico empresario italiano conocido por ser el fundador de Maranello Rosso Collezione. Tras 49 años en su garaje, y en un estado excepcional, en 2014 tomó la decisión de sacarlo a subasta. ¿El precio final por este 250 GTO con chasis #3851GT? 38,11 millones de dólares. Un récord absoluto que acabaría siendo destronado.

    1 - Ferrari 250 GTO de 1962

    El primer coche del mundo en superar la barrera de los 40 millones de euros en subasta

    Alcanzamos el primer puesto del podio, el coche que ostenta actualmente el récord más alto pagado en subasta, y una vez más hablamos de un Ferrari 250 GTO de 1962. Esta unidad en cuestión es el tercer ejemplar fabricado del GTO con número de chasis #3413GT, empleado por la Scuderia Ferrari para los tests del modelo. La diferencia principal con respecto al 250 GTO que ocupa el segundo puesto de este ranking es el palmarés deportivo. Entre sus muchas victorias figuran dos primeros puestos en las Targa Florio de 1963 y 1964.

    Posteriormente este ejemplar pasó por numerosas manos privadas, alcanzando más victorias en los años siguientes, por lo que resulta especialmente llamativo que a estas alturas siga manteniendo su bastidor, motor y transmisión originales. Finalmente, en 2018, RM Sotheby´s lo sacó a subasta durante uno de los eventos de la Monterey Car Week, alcanzando un desorbitado precio de 48,4 millones de dólares. Gracias a ello se convirtió en el coche más caro del mundo en subasta y el primero que superaba la psicológica barrera de los 40 millones.