¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cómo exprimir una garantía: 9 motores y 4 cajas de cambio en 10 años para un Kia Sorento

    Cómo exprimir una garantía: 9 motores y 4 cajas de cambio en 10 años para un Kia Sorento
    2012 Kia Sorento (versión americana)
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    ¿Merece la pena pagar por una ampliación de garantía? Según el caso, siendo el mejor en el que nunca nos haga falta. Pero hoy veremos un contraejemplo, un señor en EEUU que se ahorró 30.000 dólares en averías en un Kia Sorento.

    Desde Reddit nos llega una historia como mínimo surrealista. Un cliente no identificado compró hace 10 años un 2012 Kia Sorento 2.4 en Estados Unidos. La garantía original del SUV no estaba mal, 10 años o 100.000 millas (160.934 km), pero el propietario quería tener más tranquilidad, dado su elevado kilometraje previsto.

    El concesionario que le vendió el coche le hizo una oferta: que la garantía alcance los 10 años independientemente del kilometraje por 7.000 dólares, así que quedaría exento de cualquier avería gorda. Además de esa cifra, se tendría que gastar el dinero en el mantenimiento programado y lo que se fuese desgastando. Pues bien, aceptó.

    A lo largo de estos 10 años, el cuentakilómetros del Kia Sorento ha acumulado la barbaridad de 608.061 millas, o lo que es lo mismo, 978.580 kilómetros. La historia ha trascendido gracias a un empleado de la concesión, ya que el Sorento ha acabado siendo recomprado por el concesionario a cambio de otro modelo por 1.425 dólares -prácticamente nada-.

    Hacer casi un millón de kilómetros con un motor de cuatro cilindros está bastante bien. Se trata del 2.4 MPI de la familia Theta II, codificado como G4KE, una base mecánica supuestamente probada. Sus prestaciones son normales, 178-179 CV y 230 Nm de par máximo a 4.000 RPM. No es un coche demasiado pesado, especialmente para Estados Unidos.

    Sin embargo, la historia empieza a cambiar de signo cuando nos enteramos que ha necesitado nueve cambios de motor (9), por lo que cada uno ha durado prácticamente 100.000 kilómetros, una cifra muy baja para un motor moderno. Por cambios de aceite no sería, ha realizado 203, prácticamente cada 5.000 kilómetros, así que no apuró los intervalos.

    La caja de cambios automática ha sido otro componente que no ha aguantado muy bien el paso del tiempo, necesitó cuatro reemplazos de la caja de cambios (4). Tampoco debió ser un problema el mantenimiento, el aceite de la transmisión se cambió 20 veces.

    La pregunta del millón es ¿cómo conducía este señor? De acuerdo, el kilometraje anual era muy elevado, casi 100.000 km anuales, lo cual hace una media mensual de más de 8.300 km, así que podemos presuponer con certeza que se hartó a hacer autopista. Concretamente, entre California y Minneapolis, que distan unos 3.000 km.

    ¿Por qué tantos cambios de motor? El confidente dio pistas de que el Sorento fue fundido por el propietario, lo conducía «a tabla», llegando a taller con daños internos muy graves. Se encontraron pistones dañados, bielas, levas, culatas, e incluso un cigüeñal partido. Por lo visto, no se determinó un uso negligente, porque el coche siguió yendo y necesitando reparaciones gordas casi de forma sistemática.

    Conociendo Estados Unidos y cómo se las gasta la policía, lo de ir demasiado rápido como costumbre no parece muy razonable, le habrían cosido a multas. Puede que tuviese problemas de consumo de aceite, un problema conocido en EEUU para esos motores y que incluso se han demandado de forma colectiva contra Kia.

    Solo en cambios de motores se ahorró unos 33.500 dólares, a 4.500 dólares cada uno, a lo que habría que sumar el coste de las cajas de cambio. Eso sí, a cambio pasó cada 5.000 kilómetros a realizar el mantenimiento en el mismo lugar. Pues le verían una o dos veces al mes.

    El Kia Sorento estará ahora a la venta con un kilometraje bestial, pero con la credencial de único dueño y motor/caja de cambios cambiados hace poco tiempo. El que no conozca el historial de maltrato de este coche podría pensar que se queda con una ganga, tal vez.

    El cliente en cuestión pagó 18.000 dólares por quedarse con un Saturn Vue Red Line del concesionario, seguramente de las últimas unidades antes de la quiebra de General Motors (hasta 2009). Por cierto, ese coche lo conocimos en Europa como Opel Antara. Esperemos que reciba mejor trato que el pobre Sorento.

    Fuente: Reddit