¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El «Brexit» se ha anticipado por el COVID-19, el caos logístico ya es un hecho

    El «Brexit» se ha anticipado por el COVID-19, el caos logístico ya es un hecho
    Puerto de Calais (Francia) en un día normalPort de Calais
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    El Reino Unido no ha estado tan aislado del continente desde la Segunda Guerra Mundial. Kilómetros de camiones varados de camino a los puertos son la muestra de que el "Brexit" ya es un hecho, y esto se veía venir hace tiempo.

    Faltan solo unos días para que se acabe el periodo de transición, y el Reino Unido y la Unión Europea siguen sin tener un acuerdo de divorcio amistoso para 2021. La salida del bloque comunitario, opción que ganó un referéndum en 2016 por la mínima, ya se ha convertido en una realidad práctica. El «Brexit» ya es una realidad por la fuerza de los hechos.

    El pasado 14 de diciembre el secretario de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, habló de una mutación del coronavirus SARS-CoV-2 que está ganando peso en las infecciones locales. Se trata de la variante VUI–202012/01 o linaje B.1.1.7, que se descubrió en realidad el 20 de septiembre en el condado de Kent.

    Ante la preocupación de múltiples líderes europeos -y de otras naciones- de que esta variante sea mucho más contagiosa de lo normal, poco a poco se han ido cortando las comunicaciones con el Reino Unido por vía aérea, marítima y terrestre a través del Eurotúnel durante 48 horas. Es más, una zona que incluye Londres y a 30 millones de personas ha entrado en un confinamiento estricto, el «Tier 4». Obviamente las ventas de coches se van a volver a desplomar.

    Francia ha cerrado el Eurotúnel a pasajeros y mercancías (salvo contenedores), también ha cerrado los puerto de Dover, Kent y Calais, lo que ha provocado unos atascos impresionantes de camiones, y se siguen acumulando porque no se suben a los trenes especiales ni a barcos. El Eurotúnel es ferroviario, no una carretera soterrada. Pero si no era todo suficiente, metamos más ingredientes al desastre.

    En un día normal de navidades pasan el Canal de la Mancha 10.000 camiones

    La inminencia de un «Brexit» seguramente no pactado con la UE de forma amistosa habría traído consigo la vuelta de las aduanas y los controles fronterizos desde el 1 de enero de 2021, una de las peores pesadillas de los fabricantes de coches, que mueven coches y componentes de un lado a otro del canal.

    Y precisamente ese miedo al posible desabastecimiento por las colas en el flujo de mercancías llevó a muchas empresas británicas a aprovisionarse de todo lo posible para amortiguar con stock el embudo en la cadena logística. Todos los hechos se han juntado en un momento y el miedo al desabastecimiento civil ya deja visibles estanterías vacías.

    ¿Y esto en qué afecta a la industria del automóvil? Pues evidentemente a todas aquellas empresas que tengan una cadena logística que se haya quedado congelada por el cierre francés por miedo a la variante británica del virus (por llamarle de alguna forma, en vez de VUI-202012/01). Por cierto, VUI significa «variante bajo investigación».

    Miles de camiones están atascados sin poder circular, y no solamente los ingleses

    De momento sabemos que Toyota ha tenido que adelantar el cierre programado de fábricas en el Reino Unido y en Francia, previsto para las vacaciones de navidad, por la falta de piezas. En Burnaston (Inglaterra) está la fábrica que produce la familia Corolla, además de una planta de motores en Deeside (Gales).

    Las fábricas de Toyota iban a parar el 24, pero el cierre se ha adelantado a hoy para Deeside y para mañana en Burnaston. En cuanto a la fábrica francesa de Valenciennes, que solo produce el Yaris, también ha dejado de trabajar hoy. Si no se restablece el flujo de mercancías, los franceses no podrán volver al trabajo el día 29. Las plantas británicas estarán paradas hasta el 5 de enero.

    Honda tenían previsto cerrar del 23 de diciembre al 3 de enero, pero hace dos semanas ya tuvo que hacer una pausa en la producción de días por saturación de camiones en el puerto por el mencionado acopio de mercancías. Su planta de Swindon cerrará el año que viene por múltiples razones, entre ellas, obviamente, el «Brexit». Parte de la producción se irá a Japón.

    Nissan no se ha pronunciado al respecto, pero esto sirve de aperitivo para lo que puede significar tener la fábrica de Sunderland fuera de la Unión Europea, por no hablar de las pérdidas que implicarán los aranceles y los retrasos en la cadena logística. Algunos fabricantes se adaptaron con un mayor stock de piezas, como Lotus, pero el margen de maniobra es limitado.

    Otros fabricantes optaron por una cadena logística más cara, pero más rápida, el avión. No es una solución para todos. El coronavirus ha precipitado los acontecimientos, el patógeno y el «Brexit» han preparado una tormenta perfecta. No se vislumbra una salida fácil ni rápida a que el Reino Unido vuelva a ser una isla... Y les dijeron que el «Brexit» iba a ser todo ventajas...