El sector del taxi exige contratación previa a los VTC y mantiene sus movilizaciones

Tras el primer día de cierre patronal de los taxistas (mal llamado como huelga) nada ha cambiado, seguirán sin trabajar indefinidamente salvo para atender casos concretos (PMR, traslados médicos, etc). Es una de las consecuencias de que el Gobierno pasase la patata caliente a las autonomías.

Protesta de taxistas en la Gran Vía de Madrid esta mañana - Fotografía: FETE (Élite Taxi España)

El año pasado hizo aparición el "decreto Ábalos" que buscaba contentar al sector del taxi tras numerosos episodos de protestas y cierres patronales. En parte salieron ganando, ya que el Gobierno pasó la competencia de regular el transporte a las autonomías, creando inseguridad jurídica para las empresas de VTC. Las reglas del juego serán diferentes en 2022.

Al haberse hecho ese traslado, los taxistas están presionando a las autoridades para que impongan una gran limitación al negocio de los VTC: la contratación previa. Los taxistas exigen que, para que se pueda prestar un servicio VTC, tenga que ser contratado con horas de antelación. Ahora mismo no existe ese límite de tiempo.

El "decreto Ábalos" faculta a las CCAA para cambiar -entre otras- las condiciones de contratación

La Generalitat de Catalunya ha hecho una propuesta de tiempo de contratación previa en 15 minutos, a su juicio suficiente para diferenciarlos de los taxis. Para las asociaciones de taxistas no es suficiente. En Madrid no se ha cambiado la normativa, y no parece que vaya a implantarse ese límite de tiempo. En consecuencia, las protestas van a continuar.

Última hora desde Barcelona (20:00)

A partir de las 6 de la mañana los taxistas de Madrid y Barcelona han dejado de prestar servicio, salvo los Eurotaxis (adaptados) que atienden los servicios esenciales por responsabilidad social. Los cierres patronales no tienen servicios mínimos establecidos por ley. La Gran Vía de Barcelona ha sido taponada por taxis desde el viernes, y ahí siguen. En Madrid se han concentrado en IFEMA a pocas horas de que arranque Fitur (la feria internacional del turismo).

El ratio 1/30 otra de la exigencia de los taxistas, tiene difícil aplicación porque hay muchos más VTC

La Comunidad de Madrid respondió a los representantes de los taxistas que son los ayuntamientos los que deben imponer esos límites, ya que las necesidades de la ciudad no son las mismas que las de los pueblos. Por su parte, la Generalitat no ha abogado por un límite de horas porque lesionaría la competencia y puede ser tumbada la medida en los tribunales.

Lo que estamos viendo no es más que la apertura de la Caja de Pandora que llevó a cabo el Gobierno el año pasado al convertir un problema en otros 17. Los taxistas se quejan de que pierden negocio porque los VTC no paran de aumentar (los jueces están concediendo licencias pedidas hace años) y el público está cambiando sus preferencias de uso en detrimento de los taxis.

Comunicado de los taxistas en Madrid tras la reunión con la autoridad autonómica

Varias de las piezas del argumentario empleado por el sector del taxi y sus defensores tienen cada vez más dificultad para sostenerse. Ya quedó desmontado el mito de que unas voraces multinacionales se llevan dinero a espuertas a paraísos fiscales. Las empresas de VTC -Uber y Cabify son intermediarios- generan más impuestos que el sector del taxi.

El trasvase de clientes de los taxis a los VTC se debe a una elección de la clientela, que teniendo ambas posibilidades para elegir, escoge la que más le conviene. Usando las aplicaciones móviles se tiene un precio cerrado antes de iniciar el viaje, los coches son más modernos y hay muchas menos quejas sobre la limpieza, atención de los conductores, etc.

Este periodista no vierte sus juicios personales en esta información, simplemente traslada lo que se encuentra desde hace meses en comentarios, tuits y debates públicos a los que puede acceder cualquiera. Me comprometo a hacer más adelante un estudio con cifras en el que se pueda hablar con más propiedad, pero la impresión que se queda es esa.

Los medios de comunicación están dando cobertura, inevitablemente, a diversos incidentes ocurridos en las últimas horas. Ayer, la A-2 estuvo afectada porque un par de taxistas cerraron el paso a un VTC generando un gran atasco. La hija de Carlos Sainz viajaba de pasajera en un VTC que fue atacado con una piedra. Albert Rivera ha sido abucheado a su llegada a Atocha. "El Langui" denuncia otra agresión a un VTC adaptado para PMR...

Con cada cierre patronal los clientes de Uber y Cabify aumentan con la publicidad gratuita que les hacen

Bien es cierto que algunas asociaciones de taxistas piden perdón a los ciudadanos y comprensión respecto a sus reivindicaciones, aduciendo que se encuentran en una situación límite. No obstante, parece que no se condenan con suficiente energía hechos tan lamentables como el destrozo de VTC con sus conductores (y pasajeros) dentro, lo cual no hace nada en favor de su movimiento, como uno en Barcelona anteayer.

El sector del taxi no puede evitar que la Administración evite lo que es inevitable, un cambio de preferencias de la clientela. Si se quiere competir con los VTC, tendrá que ser con sus mismas armas (no en un sentido literal): dando un mejor servicio y más atractivo, ya que los precios están regulados y en ese sentido no pueden hacer nada. Tanto los taxis como los VTC alimentan a miles de familias, es el chocolate del loro el poco dinero que está saliendo a "paraísos fiscales".

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto