¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Novedades en las pruebas de Euro NCAP 2020, los SUV en el punto de mira

    Nuevo procedimiento de prueba de choque frontal en Euro NCAP

    Se le complican las cosas a los fabricantes productores de SUV. El organismo de seguridad europeo acaba de actualizar su reglamento de procedimientos para los próximos análisis, tal y como Euro NCAP lleva a cabo cada dos años para aumentar la seguridad a bordo. Entre las novedades, la barrera estática abandona las pruebas después de 23 años.

    Cada dos años, Euro NCAP cambia las normas y los procedimientos que regulan las pruebas a las que se someten los nuevos modelos de las marcas. Una actualización necesaria que permite adaptarse a los protocolos de seguridad y elaborar nuevos, conforme avanzan las tecnologías. Y el nuevo desarrollado por el organismo para este año 2020 trae novedades.

    Una de las más destacadas es que se retira la barrera fija de los choques que ha permanecido sufriendo los latigazos desde hace 23 años, con algunas capas de pintura. Ahora, esta prueba de impacto frontal se realiza contra una barrera deformable móvil progresiva, de manera que el vehículo y la barrera avanzarán a una velocidad de 50 km/h simulando una colisión frontal.

    En este vídeo puedes ver las novedades en los protocolos de pruebas de Euro NCAP

    La prueba evaluará el nivel de protección para los ocupantes, el comportamiento de las estructuras delanteras del automóvil, la absorción de la energía generada y si hay una interatuación en las lesiones causadas al conductor y pasajero. El organismo de seguridad pretende que las fabricantes inviertan más en la seguridad frontal, de manera que los arcos frontales absorban mucha energía y, por tanto, aumenten su rigidez.

    Los protocolos de los impactos laterales también se modifican. Un impacto que se producirá a mayor velocidad y masa de la barrera móvil. En ésta se evaluarán parámetros que hasta ahora no se realizaban, como la desviación del dummie que simula el conductor hacia su acompañante, el fenómeno del "Lado Lejano". Esta prueba evaluará el airbag central, las heridas producidas en el copiloto por efecto del conductor y el desplazamiento de todos los pasajeros especialmente.

    La tercera novedad es el nuevo maniquí que sufrirá las exigentes pruebas. Se le ha bautizado como Thor y, según apuntan, es una reproducción prácticamente fiel a la figura humana, que ofrecerá una medición más precisa de los daños sufridos.

    Los asistentes de conducción (ADAS) tampoco se libran. Euro NCAP valorará el funcionamiento del frenado de emergencia autónomo en el tráfico cruzado al salir de un aparcamiento marcha atrás o en una rotonda, el funcionamiento del detector de fatiga y atención del conductor y de la llamada de emergencia eCall. También se estudiará el estado del vehículo después de un accidente, si facilita o no los trabajos de excarcelación.

    Cinco estrellas no es sinónimo de protección máxima en todos los modelos del mercado

    El propósito de Euro NCAP con las nuevas normas es el de acabar con los juicios de valor que ponen en duda el trabajo del organismo. Para algunos, es imposible que todos los modelos del mercado logren cinco estrellas y, a pesar de que tengan argumentos para serlo, en realidad el organismo cree que no lo son tanto bajo determinadas circunstancias.

    Por ejemplo, en las pruebas frontales no es lo mismo chocar contra una barrera fija que entre un utilitario y un SUV. Es obvio que el peso de ambos y la energía generada en la colisión provocará mayores daños en el utilitario, y en sus ocupantes, por lo que la clave del estudio será determinar si los materiales protegen, y si las zonas de deformación programadas son efectivas o no.