¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pieza única: el primero de los prototipos del Ferrari 512 TR US-specs

    9

    Esta es una de esas piezas raras cuya historia suele pasar totalmente desapercibida hasta que llegan a una gran subasta.

    Este es el primero de los dos únicos prototipos de pre-producción fabricados de la versión US-specs del Ferrari 512 TR.

    Ferrari 512 TR prototipo.

    Muchas veces no sabemos como llegan estas extrañas piezas al mercado, pero lo cierto es que ahí están. La mayoría de las ocasiones pasan desapercibidas, hasta que llegan a un gran evento, ya sea una concentración, un concurso o simplemente una subasta. Este es uno de esos casos, en el que un ejemplar aparentemente de lo más simple esconde toda una historia y una naturaleza muy particular.

    Este es uno de los dos únicos prototipos fabricados en Maranello de la versión destinada al mercado estadounidense del Ferrari 512 TR, considerado la primera gran actualización del icónico Ferrari Testarossa de los ochenta, y que por algún motivo, terminó acabando en manos privadas.

    Este modelo es además muy particular, pues no es lo que aparenta ser y para el imaginario popular sigue siendo lo que precisamente parece ser, una simple actualización del Testarossa.

    Respeta al máximo el diseño original del Testarossa.

    El Ferrari Testarossa fue presentado originalmente en 1984 y en 1992, ocho años después de su debut, lo lógico hubiera sido presentar su sustituto, sin embargo, extrañamente la marca presentó en ese momento un ligerísimo facelift del modelo, que de hecho, salvo el paragolpes delantero, a los ojos de un neófito resulta prácticamente idéntico a simple vista.

    Pero nada más lejos de la realidad, pues lo cierto es que el 512 TR no es simplemente un Testarossa con un par de modificaciones estéticas sino un modelo completamente rediseñado y reconstruido a nivel de ingeniería. Pero respetando mayormente el aspecto exterior del modelo, que casi diez años después de haber sido presentado seguía siendo uno de los más atractivos del mercado.

    Los cambios en el bastidor y la mecánica fueron muy profundos, tantos que incluso el habitáculo era completamente nuevo, por lo que no podemos considerar al 512 TR como un modelo nuevo en lugar del simple facelift que parece ser.

    Habitáculo nuevo por completo.

    El nuevo 512 TR pretendía resolver algunos problemas congénitos del Testarossa, como la elevada posición del 12 cilindros plano, que contaba con la transmisión situada bajo el bloque lo que elevaba artificialmente el centro de gravedad del vehículo, perjudicando el rendimiento dinámico del modelo. A la vez que poner al día su planteamiento técnico, ya que a finales de los años ochenta e inicios de los noventa habían aparecido un buen número de rivales en el segmento.

    El bastidor contó con numerosas modificaciones que incluyeron el montaje del propio motor a menor altura y una reducción de peso de 40 kilos, a pesar de que el chasis fue reforzado en varios puntos y el esquema completo de suspensión era totalmente nuevo (no hablamos de simples amortiguadores nuevos). La dirección es totalmente nueva, diseñada para ocupar menos espacio y ofrecer mejor tacto.

    Los 4 discos de freno eran nuevos y de mayor tamaño, con discos perforados de 315 mm en el eje delantero y de 310 mm en el trasero. Las nuevas pinzas de freno estaban fabricadas en aluminio y eran de mayor tamaño. Las llantas también aumentaron de tamaño, de 16 a 18 pulgadas con neumáticos más anchos, de 235/40 ZR 18 delante y 295/35 ZR 18 detrás.

    El 12 cilindros de este ejemplar durante un servicio mayor, conserva las tapas de las culatas de color rojo (Testa Rossa).

    El motor Tipo 113 de 12 cilindros plano también fue reconstruido por completo aunque curiosamente mantenía intacta su cilindrada, 4.943 c.c., por lo que no parecía que contara con demasiadas modificaciones. Denominado Tipo 113 B contaba con numerosos elementos nuevos, como las camisas de cilindros tratadas al Nikasil, las válvulas y el sistema de distribución, el sistema de admisión de aire, el sistema de refrigeración completo y el sistema de escape, que también fue mejorado junto con la inyección Bosch.

    De esta manera se aumentó la potencia y se redujo el consumo, pasando ahora de 390 a 434 CV y de 490 Nm de par a 491 Nm. El diferencial de deslizamiento limitado también era nuevo, por lo que el comportamiento del 512 TR mejoraba y mucho al de su antecesor.

    Resulta curioso que contará con tantos cambios a nivel interno, incluyendo un habitáculo que adquirió el diseño y la distribución del Ferrari 348, pero que a nivel externo apenas contara con cambios. La mayor novedad la encontramos en el frontal, donde tan solo cambia el paragolpes, que ahora imita al del Ferrari 348, con dos grandes ópticas auxiliares a cada lado de una parrilla central con forma trapezoidal. Las llantas de mayor tamaño destacan mucho, como la desaparición de la moldura inferior de color negro que subraya las taloneras y el paragolpes delantero en el Testarossa. Pero de resto, es básicamente el mismo modelo que el presentado en 1984.

    En la zaga son muy sutiles los cambios.

    En la zaga hay menos cambios aún, pues solo cambia ligeramente el paragolpes, de una manera muy sutil y las ópticas tras las lamas, que ahora son oscurecidas. El capó motor se modifica con una nueva distribución de las aberturas transversales y la desaparición de la caja que se situaba sobre el motor y donde la versión US.specs montaba la tercera luz de freno. Esta ahora va en el techo.

    El motivo de estos cambios tan sutiles era precisamente no alterar y prolongar la estética del Testarossa original, todo un éxito desde el punto de vista del diseño y que encantaba a los clientes y aficionados, a pesar de llevar cerca de 10 años en el mercado. Tras poco más de 2.200 ejemplares fabricados del 512 TR llegó el F512 M, que supuso otra vuelta de tuerca más al capítulo de ingeniería del modelo original.

    En el caso de este raro ejemplar de pre-producción del 512 TR no sabemos como llegó a manos de un cliente privado, pero sí sabemos que lo hizo a inicios de la década de los noventa. Fue fabricado en mayo de 1991, mucho antes de que el modelo llegara al mercado y cuenta con un número de bastidor 300 unidades inferior al primer bastidor de producción del modelo. Solo se fabricaron 2 unidades de pre-producción de esta versión para el mercado estadounidense, de las cuales esta fue la primera ensamblada.

    Vano motor del 512 TR.

    Fue subastado por Russo&Steele en Monterey el el pasado mes de agosto. Su precio no refleja la importancia histórica del modelo, pues a pesar de ser una unidad de pre-producción de la versión USA no deja de ser uno de los pocos prototipos conocidos de un modelo de la marca italiana. Su precio final fue de 214.500 $, una auténtica ganga teniendo en cuenta su rareza.

    Fotos: Russo&Steele

    Pieza única: el primero de los prototipos del Ferrari 512 TR US-specs