¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La FIM prohibe el uso del regulador de altura delantero en MotoGP

    La FIM prohibe el uso del regulador de altura delantero en MotoGP
    Ducati no podrá seguir usando este dispositivo a partir de la próxima temporada.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Los 'ride height device' desarrollados por la marca de Borgo Panigale estarán prohibidos desde el próximo año.

    Se estudia extender esta decisión a los reguladores de altura traseros de cara a la temporada 2024 de MotoGP.

    El uso de dispositivos reguladores de altura delanteros estará prohibido en MotoGP a partir de la temporada 2023, excepto cuando se use en los procedimientos de salida. Así lo comunicaba la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) durante la mañana del martes 22 de marzo. La Grand Prix Commission, compuesta por Carmelo Ezpeleta (Dorna), Paul Duparc (FIM), Hervé Poncharal (IRTA) y Biense Bierma (MSMA), ha tomado esta decisión para evitar nuevas mejoras en el rendimiento de las motos y el aumento de los costes de desarrollo, tal y como detallan en el comunicado difundido.

    Estos dispositivos conocidos como 'ride height device' permiten a los pilotos bajar la parte delantera o trasera de la moto en los pasos por curva durante la carrera consiguiendo un agarre mecánico extra que posibilita salir del giro a mayor velocidad. De momento, la decisión sólo afecta al dispositivo delantero, aunque está sobre la mesa la prohibición del trasero durante carreta de cara a la temporada 2024. Si esto ocurriera, el uso del dispositivo quedaría limitado únicamente al momento de la salida.

    El principal perjudicado por esta resolución es Ducati, fabricante que desarrolló el sistema y lo instaló en sus máquinas. En un primer momento, la firma de Borgo Panigale se opuso al deseo del resto de fabricantes presentes en la categoría reina y votó en contra de la supresión de estos sistemas cuanto antes. Sin embargo, la casa italiana ha dado su dado finalmente su brazo a torcer y ha permitido el cambio en la reglamentación de cara al próximo año.

    Quienes seguro estarán satisfechos con la decisión serán los pilotos que se habían mostrado reacios a añadir otra tarea más a su pilotaje. El manejo del dispositivo durante la carrera dificultaba su trabajo y añadía más estrés a una labor que por si sola ya implica un alto grado de presión. De hecho, Pecco Bagnaia rechazó que el dispositivo se instalara en Ducati al considerar que el beneficio no era suficientemente grande como para asumir dichas complicaciones. Además, la utilización de estos reguladores de altura permite alcanzar unas velocidades máximas que empiezan a ser preocupantes de cara a la seguridad de los pilotos.

    No es la primera vez que Ducati se ve en esta tesitura. Tras recuperar y perfeccionar las alas aerodinámicas en el frontal y lateral de su moto, la marca italiana vio como la Grad Prix Commission prohibió su uso de cara a 2017. Desde entonces los cadenados han ido ensanchándose para integrar estos apéndices aerodinámicos, por lo que hoy en día se siguen usando, aunque bajo otro concepto. Aunque el enfado de Ducati pueda ser mayúsculo, es probable que este desarrollo no termine de caer en saco roto.

    Fotos: Ducati