¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Shelby responde al reto de un cliente y transforma su Mustang GT 1997

Esta ha sido una de las raras ocasiones en la que Shelby ha aceptado realizar un one-off.

Shelby American ha aceptado el reto de un cliente y han transformado su viejo Ford Mustang GT de 1997, aplicándo técnicas y elementos actuales, además del propio sello personal de la firma fundada por Carroll Shelby.

Ford Mustang GT 1997 preparado por Shelby American.

Actualmente, Shelby no es una de esas empresas que suelan aceptar trabajos con unidades sueltas. Su negocio radica en la fabricación de modelos y versiones especiales, así como kits especificos para modelos concretos. No es habitual encontrarnos con one-offs preparados por la compañía fundada por Carroll Shelby, de hecho, ha habido solo unos pocos en toda la historia de la marca.

Ese tipo de trabajos, muy habituales en los Estados Unidos, es tarea casi exclusiva de los numerosos talleres que podemos encontrar en ese país, y que se dedican ex profeso a esta labor. Muchos de los cuales incluso con gran renombre y difusión mediática, como por ejemplo el taller de los Ringbrothers o incluso los que protagonizan los distintos reality shows que se han rodado sobre esta temática.

Por lo que la unidad que mostramos en estas imágenes es muy especial, ya que se ha realizado a petición expresa de un cliente, de nombre Joseph Tice, que se acercó a Shelby American para que retocaran su Mustang GT de 1997, y le aplicaran el toque propio de la marca. Aunque la petición incluía que el resultado dispusiera de tecnología y un rendimiento actuales.

El motor ha sido reconstruido por completo y ahora dispone de sobrealimentación.

El trabajo de Shelby American ha sido muy completo, tanto en a nivel exterior como en el plano técnico o el propio habitáculo. El motor V8 de 4.6 litros fue desmontado por completo y reconstruido, y ahora dispone de un sobrealimentador Procharger con su correspondiente intercooler y un nuevo sistema de escape deportivo del catálogo Flowmaster. La transmisión ha sido reconstruida y ahora cuenta con un grupo más corto e incluso un nuevo árbol de transmisión reforzado. No se han revelado los datos del rendimiento, pero a buen seguro contará con bastantes más caballos que los 217 CV (215 hp) originales del V8 SOHC Modular, que precisamente se estrenaba en el Mustang ese año.

Las mejoras de bastidor afectaron a la suspensión, frenos y ruedas, además de contar con un nuevo kit estético, en el que encontramos nuevo capó y paragolpes, así como la presencia de las enseñas de Shelby en varias zonas. EL color escogido ha sido el rojo, lo que le ha valido para adoptar el nuevo sobrenombre “Red Racer”.

Incluso el habitáculo ha sido modificado, ya que según Shelby se han sustituido asientos, alfombrillas y algunos revestimientos, además del propio panel de instrumentos. Lamentablemente, no hemos encontrado ninguna imagen del interior disponible. Según el CEO de Shelby American, Joe Conway, “aún no hemos decidido si repetiremos este tipo de proyecto de nuevo, pero ciertamente [este] desafió a nuestro equipo".

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto