Motor.es

Francia logra el compromiso de la UE para investigar el dumping de coches eléctricos de China, las desastrosas consecuencias que hay en juego

Hace escasamente un mes que Francia pidió mayor protección a las marcas europeas en el terreno de los coches eléctricos. El Gobierno galo ha sido el primero en potenciar la compra de modelos de cero emisiones europeos, dejando de lado a los asiáticos. Una cruzada que ha abierto una seria discusión en la Unión Europea ante un flagrante caso de dumping al que es necesario parar los pies.

Francia logra el compromiso de la UE para investigar el dumping de coches eléctricos de China, las desastrosas consecuencias que hay en juego
AIWAYS U5 - Aiways

4 min. lectura

Publicado: 27/06/2023 19:15

Es notorio que los coches eléctricos procedentes de China invaden con, cada vez más fuerza el continente europeo, y que Carlos Tavares, erigido como firme defensor del «Made in Europe», haya pedido por activa y por pasiva a la Unión Europea poner límites a una estrategia que, más pronto que tarde, puede poner contra las cuerdas a las marcas locales. Ante la pasividad de Thierry Breton, el comisario europeo, Francia movió ficha anunciando un paquete de ayudas fiscales para potenciar la compra de coches eléctricos europeos, dejando fuera de éstas a los asiáticos.

El Gobierno galo ha transmitido su preocupación a las altas esferas europeas, obligando a Breton a mojarse y a mover ficha cuanto antes, después de la mala decisión de imponer los coches eléctricos en Europa en 2035. Aunque el informe del Tribunal de Cuentas europeo puede tumbar tal decisión, hoy la situación es que China domina el mercado de los eléctricos en Europa con una amplísima oferta adaptada a todos los públicos y con un importante beneficio para sus arcas, pues la diferencia de precio entre un eléctrico europeo y uno asiático alcanza hasta un 20 por ciento.

BMW iX3
Las ventas del BMW iX3 producido en China se resentirán si Europa impone aranceles a China

China, la ley del ojo por ojo que Europa quiere evitar a toda costa

Una distancia verdaderamente insalvable por las marcas del Viejo Continente, que ven como las del lejano Oriente se la aumenta cada vez más. Breton y la Comisión Europea que dirige han anunciado la apertura de una investigación ante lo que consideran una clara práctica de dumping, aunque no ha concretado fecha ni otros detalles, por lo que en Francia no terminan de creerse esta respuesta. Y es que hay factores en juego muy importantes.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

El portugués al frente de Stellantis se halla en la misma línea que el gobierno francés, el de la imposición de aranceles a las exportaciones procedentes del gigante asiático, pues ahora mismo solo pagan el 10 por ciento, mientras que las importaciones europeas a China se gravan con un arancel de entre un 15 y un 25 por ciento, por lo que no existe igualdad de condiciones de competitividad, que busca el gobierno francés. Una medida que busca el apoyo de Alemania, en el que no ha encontrado socio, pues los germanos temen que China tome represalias contra sus principales fabricantes -Volkswagen, Mercedes y BMW- en el país con un «ojo por ojo».

Los alemanes «perdonan» multimillonarias pérdidas en China hasta 2030

Y eso, a pesar de que un reciente estudio de Allianz Trade ha señalado que la invasión de coches eléctricos chinos costará a los fabricantes europeo 7.000 millones de euros de ganancias perdidas hasta 2030 si la UE no toma medidas además de imponer los aranceles. La división en el seno de la UE es total, pues gran parte de la tecnología llega desde el gigante asiático, por lo que imponer barreras sería contraproducente. La solución que algunos expertos ven es la de acordar con China la instalación de plantas de sus fabricantes en territorio europeo, un término medio para que ni Europa ni China se vean perjudicadas.

Compártela en:

Pixel