¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Gasolina y diésel de verano y de invierno? Te contamos cómo afectan a tu coche

    A la hora de repostar, ¿sabes qué gasolina o diésel es?

    ¿Sabías que existen combustibles de verano e invierno? Puede que no lo sepas, porque cuando repostas siempre lo haces, no existe un cartel que especifique si es de una temporada u otra, pero las hay y con propiedades químicas diferentes que pueden causar daños en los coches. Te contamos cómo te pueden afectar en esta etapa del Coronavirus.

    Pocos saben que existen combustibles de verano y de invierno. Vamos a los surtidores y no hay cartel que indique de qué temporada es uno u otro, pero lo cierto es que no hace falta y no podríamos ni siquiera elegirlos. Solamente afecta a las estaciones de servicio cuando pasa una temporada y toca llenar los depósitos.

    Las gasolinas de verano e invierno presentan propiedades químicas diferentes, ya que llevan un aditivo especial para cada temporada. Las de verano se extienden desde el 1 de mayo -o de junio, según países, hasta el 30 de septiembre, y el resto del año son de invierno. En esos períodos, las propiedades de los combustibles se adaptan mediante aditivos especiales que ayudan al funcionamiento de los coches en función de las temperaturas.

    La gasolina y el diésel son diferentes en verano o invierno, con propiedades específicas

    Así, la gasolina de verano debe disponer de una presión de vapor de entre 45 y 60 kPa, mientras que la de invierno aumenta estos valores a entre 50 y 80 kPa. Dadas las temperaturas de nuestro país, es necesario modificar los parámetros de vaporización del combustible. En invierno se necesita una ayuda extra para aumentar la presión de vaporización, dado que los vapores que hay en la cámara de combustión no son suficientes para el arranque.

    En verano no se necesita añadir ningún aditivo, ya que los gases que hay en las cámaras de combustión son suficientes para generar la combustión y el arranque. Algunas gasolineras en Europa disponen de una gasolina "de transición", desde marzo hasta mayo, que presenta un amplio rango de presión de vapor y con aditivos especiales para diferentes temperaturas.

    Explicadas las diferencias entre cada uno, toca saber cómo afectan a nuestros coches, especialmente los de invierno, ya que la situación ha obligado a extender el período de cambio de temporada. Los expertos apuntan que no un problema utilizar la gasolina de invierno en el período de verano, aunque se pueden encontrar problemas de arranque en caliente no arrancando por encima de los 25º y encenderse la luz de fallo del motor. Supone dejar el vehículo completamente parado por un tiempo mínimo de una hora para que se enfríe completamente.

    El problema es al contrario, cuando al usar la de verano en invierno, a baja temperatura, el nivel de vapor no es el suficiente para arrancar. En el caso del diésel, también hay de invierno y de verano, si bien solamente se añade aditivo en el período invernal, uno especial que evita que el frío congele el diésel y se formen cristales que obstruyan el filtro de combustible.

    Fuente: ACEA

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto