¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    General Motors demanda a Ford en EEUU por el asistente BlueCruise

    BlueCruise será el asistente de conducción «manos libres» de Ford

    Ford y General Motors se verán en un tribunal federal de Estados Unidos a colación del asistente de conducción semiautónoma BlueCruise. Según GM, Ford utiliza denominaciones muy parecidas a las suyas y pueden acabar confundiendo al consumidor, y por las buenas no se consiguió que pusieran otro nombre.

    La conducción semiautónoma es uno de los ganchos con los que los fabricantes quieren seducir a clientes de alto poder adquisitivo, al darles un beneficio extra: poder desentenderse del volante de forma temporal para mayor confort, aunque deben seguir atentos a la carretera. Esto significa nivel SAE 2.

    En abril de este año Ford Motor Company anunció para el mercado estadounidense la disponibilidad de BlueCruise, su asistente semiautónomo, como un servicio de suscripción que se pagará aparte de los componentes necesarios para su funcionamiento. Costará 600 dólares para los primeros tres años, después ya se verá.

    BlueCruise se activará mediante Internet (OTA) para aquellos clientes que paguen la suscripción

    A partir de ese momento, en General Motors saltaron las alarmas, ya que desde 2017 estaban comercializando el sistema Super Cruise, que a su vez es la respuesta al popular Autopilot de los modelos de Tesla. En inglés, «cruise» significa -en este contexto- «crucero», y el «Super» se añade porque no se limita a mantener la velocidad; es más sofisticado.

    BlueCruise en un Ford Mustang Mach-E

    Según General Motors, su equipo legal contactó con Ford para pedirles -amistosamente- la retirada del nombre BlueCruise para su futuro asistente (porque no va a estar disponible hasta este semestre). Digamos que Ford pasó -amistosamente también- de sus peticiones. Entonces General Motors preparó una demanda.

    El tribunal federal de la Corte del Distrito de California Norte ha recogido la demanda de General Motors, que exige a Ford dejar de utilizar esa denominación y otras que han sido registradas tanto por GM como por su subsidiaria Cruise (a secas). Ford sigue en sus trece.

    El Autopilot de Tesla no permite retirar las manos del volante más que durante un breve tiempo, si no, se desactiva

    Para el fabricante de Dearborn, cualquier cliente sabe lo que significa «cruise» en este contexto (un control de crucero en vías rápidas), y que es una denominación ampliamente utilizada. La demanda de General Motors hacia Ford ha sido calificada por el fabricante del óvalo como «inmerecida» y «frívola». Se verán las caras en los tribunales.

    Básicamente, los Ford con BlueCruise mantendrán la trayectoria en el carril elegido sin que haga falta tocar el volante

    Todavía no sabemos qué diferencias hay entre el Super Cruise de General Motors y el BlueCruise de Ford. Sabemos que la suscripción de 600 dólares da derecho a recorrer un total de 160.000 km (100.000 millas) de autovías y autopistas -solo en tramos aprobados- sin la necesidad de asir el volante. El cambio automático de carril («lane changing») no estará disponible todavía, sí lo está en sus competidores.

    Ford dice haber probado su sistema en el mundo real en más de un millón de kilómetros de autovías y autopistas estadounidenses y canadienses. Las previsiones del fabricante apuntan a 100.000 suscripciones durante el primer año, lo cual supondrá facturar 60 millones de dólares sin contar con los componentes.

    El BlueCruise solo va a estar disponible para alguna versiones del Mustang Mach-E (CA Route 1, Premium y First Edition) y del pick-upF-150 (Limited). Además, los F-150 en versiones Lariat, King Ranch y Platinum necesitan una actualización de otros 995 dólares para que funcione, y para el Mustang Mach-E Select, un paquete de 3.200 dólares (Comfort & Technology). El resto de modelos no pueden optar a BlueCruise.

    El color azul es predominante mientras BlueCruise está activo. Este tono permite una visión más fácil incluso a personas con defectos visuales como el daltonismo

    Desde el punto de vista de General Motors, quieren evitar que se confunda la clientela y que asocie una posible «experiencia de cliente inferior» o «problemas en el confort o la seguridad vial». Vamos, que BlueCruise se acabe asociando con Super Cruise, aunque sean desarrollos diferentes de fabricantes que compiten entre ellos.

    General Motors expresó en su demanda que hay una notable diferencia entre la conducción asistida y el simple control de velocidad de crucero que conocemos. Las primeras versiones de este automatismo simplemente tiraban del cable del acelerador y las más modernas actúan sobre la centralita para acelerar más o menos, los más sofisticados controlan el freno y hasta evitan colisiones (o reducen sus consecuencias).

    El rival de Ford da por descontado que su sistema es mejor, y que Ford lo tiene pendiente de horneado

    En el caso de que el juez federal dé la razón a General Motors, podría tener problemas cualquier fabricante que utilice denominaciones similares. De momento, Ford puso de manifiesto que GM no ha ido contra otros fabricantes por la vía judicial. Les tendrán manía solo a ellos.