¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    General Motors presenta Ultra Cruise, para circular por ciudad casi sin tocar el volante

    General Motors sigue adelante en su tarea de convertirse en algo más que un fabricante de vehículos. A partir de 2023 ofrecerá un sistema de conducción semiautónoma, Ultra Cruise, que convivirá con el ya conocido Super Cruise. Cadillac será la primera marca en disfrutarlo.

    Los asistentes a la conducción se siguen perfeccionando, hasta llegar al punto de que los vehículos se pueden desenvolver en la gran mayoría de situaciones al volante que pueden darse en vías rápidas, pero en algunos casos también en el tráfico urbano. Ultra Cruise es lo más puntero revelado por General Motors.

    De este fabricante ya conocíamos su sistema de conducción manos libres Super Cruise, que está enfocado en la circulación de vías rápidas y se irá extendiendo a diversos modelos generalistas y Premium del gigante americano. Ultra Cruise es más versátil y enfocado a una clientela más desahogada de bolsillos.

    Preliminarmente suena muy bien, el conductor podrá ir «de puerta a puerta» sin poner las manos del volante, pero ni lo llaman conducción autónoma ni debemos hacerlo nosotros. Sigue siendo un sistema de asistencia a la conducción de nivel 2, exactamente como el «Full Self-Driving» de Tesla -actualmente en fase beta, se pagará como suscripción mensual-.

    Cuando se lance al mercado, a partir de 2023, el sistema permitirá circular por más de 3,2 millones de kilómetros de caminos asfaltados y de tierra en Estados Unidos y Canadá. En una fase más avanzada el sistema cubrirá casi 5,5 millones de kilómetros de carreteras (no necesariamente en Norteamérica). Eso sí, el conductor deberá permanecer atento a la conducción.

    El interfaz hombre-máquina (HMI) le dará indicaciones al conductor para que este compruebe que tanto los sensores del vehículo como él mismo perciben lo mismo sobre el mundo exterior. Además, la cámara que vigila la atención del conductor en Super Cruise sirve para Ultra Cruise.

    La percepción exterior de 360 grados se consigue con una combinación de cámaras, radar y LiDAR, por lo que el vehículo tiene una imagen en tres dimensiones de lo que le rodea. Es capaz de seguir las rutas urbanas, respetar los semáforos y límites de velocidad, prioridad de intersecciones, cambios de carril (automáticos o por petición), etc. Respecto a Super Cruise, tiene más sensores.

    El sistema comprueba que el conductor está pendiente de lo que pasa delante de él (y por los espejos retrovisores), demandando su atención si se distrae

    El hardware sobre el que funcionará Ultra Cruise tiene una arquitectura de 5 nanometros. Es una solución escalable -que puede evolucionar en el futuro sin cambios de piezas- y actualizable mediante conexión a Internet (OTA). Además, el sistema es susceptible de un proceso de mejora continua.

    Supongamos que el vehículo hace frente a una situación que se escapa de ese 95% de situaciones típicas, Ultra Cruise le pedirá que conduzca para que el humano solvente el problema. Se recopilará información del suceso, se enviará a desarrollo, y los ingenieros de General Motors harán las correcciones pertinentes para que, la próxima vez, Ultra Cruise sepa qué hacer.

    22 modelos de General Motors contarán con Super Cruise en 2023, para Ultra Cruise no se ha anunciado ninguno (el Lyriq lidera las quinielas)

    Obviamente, Ultra Cruise hereda toda la funcionalidad de Super Cruise, ya que este último es la versión -digamos- «básica». Ultra Cruise se va a ofrecer solo en modelos de alta gama, la nota de prensa no ha especificado si será una suscripción mensual o si se podrá pagar «a tocateja». El pago mensual no es nada descabellado, así lo hace Tesla.

    Ultra Cruise es un sistema «manos libres», pero no «ojos libres»

    Si bien General Motors dice que es un desarrollo interno, también cuenta en la infografía que se ha trabajado en Ultra Cruise en Israel, Estados Unidos, Canadá e Irlanda. Dada la trayectoria de Super Cruise, se puede esperar que este ADAS nivel 2 sea totalmente competitivo con el FSD de Tesla -e incluso que lo supere-.

    No olvidemos que General Motors también registró Hyper Cruise, así que igual no está todo dicho en el campo de la conducción autónoma por parte del gigante americano. Desde luego la tecnología de General Motors está más madura que la de Ford, cuyo sistema Blue Cruise aún parece digno de cierto margen de mejora.

    Comprobamos cómo se asienta la tendencia de que la capacidad de que los coches conduzcan «solos» será una característica de la gama alta, y que en un escalón intermedio estarán sistemas que prácticamente pueden ir «solos», con el conductor pendiente, o que pueda ser requerida su atención en cualquier momento. Los sistemas semiautónomos en autovía serán la evolución natural del control de crucero activo.