¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Previo y horarios de las 300 / 375 millas de Texas de IndyCar 2021

    La acción no será siempre como se muestra en esta imagen... pero Texas siempre sorprendeIndyCar Media

    Los peraltes por excelencia de los monoplazas americanos acogen una prueba doble, la mitad de las carreras de óvalo en 2021.

    Las vueltas de la clasificación determinarán por separado las parrillas, y se harán con setup de carrera.

    Álex Palou vuelve al lugar de su debut, en el que su compañero Scott Dixon ha ganado cuatro veces.

    Ninguna región de los Estados Unidos encapsula mejor el tradicional estilo de vida 'Americana' que el estado de Texas, considerado la panacea de la libertad individual por muchos, y una versión glorificada de sus vecinos sureños por otros tantos. Uno de esos reflejos culturales es el Texas Two-Step, un estilo de baile de lejano parentesco con el vals y la polka, pero con acompañamiento de música country. Ese nombre, que también se usa desde hace dos décadas para una popular loto, bien podría ser el que denominase al evento doble que IndyCar disputa ese fin de semana en el Texas Motor Speedway, y tengan por seguro que habrá quien lo haga de todos modos.

    Ubicado en la ciudad de Fort Worth, hermana gemela de la más conocida Dallas en la misma zona metropolitana, este óvalo fue inaugurado en 1997, en pleno auge de la NASCAR (se construyeron 13 grandes instalaciones ovales en Estados Unidos entre 1996 y 2001), y cumple su 25ª temporada de existencia, sin haber faltado en ninguno de ellos a la fiesta de los monoplazas. Tras haberse disputado siempre en las dos primeras semanas de junio, algo que lograron mantener pese a la pandemia al inaugurar la temporada 2020 un 6 de junio a puerta cerrada, en esta ocasión se adelanta su disputa un mes, dotando al calendario de nuevo de un evento competitivo en óvalo antes de las 500 millas de Indianápolis.

    Debido a que los aspectos económicos de la pandemia han tumbado los óvalos cortos de Iowa y Richmond, Texas acogerá este año una prueba doble, que supone a su vez la mitad de las cuatro carreras de óvalo de 2021, y el único evento fuera de Indianápolis en el que se empleará la configuración de superspeedway. La primera carrera se disputará entera de noche sobre una distancia de algo más de 300 millas, la misma que tuvo el evento acortado del año pasado (y todos los que hubo entre 1997 y 2006), mientras que la segunda, que empezará al atardecer, se extenderá hasta las 375 millas que se habían establecido en 2014. En total, 212 vueltas en la primera carrera, y 248 en la segunda.

    Estas serán las carreras 33 y 34 de IndyCar que se disputen en este milla y media (mide 1.44 millas en realidad, o 2.316 metros), el único de su estirpe en el calendario desde la reorganización de 2012. Texas ya tuvo un evento doble el año anterior, siendo en aquel caso dos carreras cortas al 50% en la que la parrilla de la segunda se decidía por un injustificable sorteo. Con anterioridad, se celebró una segunda prueba en el calendario entre 1998 y 2004, que solía cerrar la temporada. Su principal característica definitoria, como buen milla y media, es el peralte de las curvas, con 20 grados en la primera pendiente, y 24 en la segunda, que lo convierte en un reto totalmente diferente al de Indianápolis y Gateway.

    Tener un buen setup para ir a fondo en clasificación y levantar lo más mínimo posible en carrera es fundamental, todo ello a velocidades promedio cercanas a las 220 millas por hora (354 km/h). Por su naturaleza (fuerzas G por encima de 3.5 durante el 80% de la vuelta, con un único descanso de apenas 4 segundos en la recta trasera), ir más rápido supone probar el límite de la resistencia humana (aunque 5 o 6 mph más tampoco irían mal...). CART supuso un ejemplo empírico en 2001 al cancelar su carrera debut por los episodios de mareos, desvanecimientos y visión de túnel que sufrieron 21 de sus 25 pilotos, habiendo rodado en los entrenamientos libres a un promedio de 236 mph (380 km/h).

    Su debut en 1997 supuso la primera carrera nocturna de la historia de IndyCar, en un polémico evento en el que un error informático condujo a un ganador equivocado (Billy Boat), a una agresión de su jefe de equipo A. J. Foyt al ganador legítimo Arie Luyendyk, y a una corrección al día siguiente. Hasta 2016, este evento estaba definido por sus igualadísimos finales, pero esta característica pasó a la historia tras rebajarse la primera pendiente. Además, la calidad de las carreras ha empeorado drásticamente en los últimos dos años, al perderse el uso de la parte superior de la pista; el pasado uso de un compuesto de tracción (PJ1) para la NASCAR, totalmente incompatible con los IndyCar, ha hecho que esa sección siga siendo muy deslizante, y que los adelantamientos hayan pasado de ser algo habitual, a una maniobra de osadía y fe con una sola línea de carrera.

    En cuanto al funcionamiento de este fin de semana, la carrera del sábado se verá precedida por una única sesión de entrenamientos libres de una hora (75 minutos para los debutantes), tras la cual se aplicará régimen de 'parque cerrado', por lo que los pilotos tendrán que tomar parte en la sesión clasificatoria posterior con un setup de carrera. Utilizando un método estrenado con éxito el año pasado en los óvalos de Iowa y Gateway, la primera vuelta de cada piloto determinará el orden de parrilla de la carrera de esa noche, y la segunda servirá para organizar la de la carrera del domingo, que no tendrá ningún tipo de sesión previa más allá de un periodo de cinco minutos para efectuar vueltas de instalación.

    Con el cambio de ruteros a óvalo, hasta cuatro coches cambian de ocupante este fin de semana: Ed Carpenter se sube al segundo coche de su equipo en lugar de un Conor Daly ratificado esta semana como sustituto de Max Chilton en Carlin. En Ganassi y Coyne, los vehículos de Jimmie Johnson y Romain Grosjean son cedidos a Tony Kanaan y Pietro Fittipaldi, que regresa a la categoría tras su breve experiencia de seis carreras en 2018, siendo uno de los tres pilotos que debuta en Texas junto a Scott McLaughlin y Dalton Kellett. Álex Palou hizo su debut en IndyCar en esta pista, el cual terminó muy pronto al verse atrapado en el accidente del también debutante Rinus VeeKay. Este año llega como líder del campeonato, dispuesto a resarcirse de aquello (y de su aciago fin de semana en Barber) y conseguir su primer gran resultado en un óvalo.

    Ayudará el hecho de que Ganassi siempre es una garantía de buen rendimiento en Texas. Nadie iguala aquí los éxitos de Scott Dixon, que el año pasado igualó a Hélio Castroneves con su cuarta victoria, tras las conseguidas en 2008, 2015 y 2018: en todos esos años, terminó siendo campeón, y en este mismo escenario logró su primer título en 2003. Will Power también sabe lo que es repetir en Texas tras vencer en 2017, seis años después de su 'media' victoria. A su vez, Kanaan (2004), Carpenter (2014), Graham Rahal (2016) y Josef Newgarden (2019) completan la lista de pilotos que han efectuado la tradicional celebración con doble disparo de revólveres al aire. ¿Quién bailará mejor el Two-Step en 2021?

    Sesiones y horarios de LAS 300 Y 375 MILLAS DE TEXAS 2021

    * (carrera del sábado adelantada media hora por la cancelación de la clasificación)

    Horario europeo. Las carreras se emitirán en directo a través de Movistar Deportes 2 con Raúl Benito y Roldán Rodríguez.

    Fotos: IndyCar Media