¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Así son los hypercars híbridos que llegan al WEC en 2020

    A partir de 2020, la clase reina del WEC estará compuesta por hypercars híbridos. El nombre definitivo se elegirá por votación popular.

    FIA y ACO han diseñado además una categoría 'H2' destinada a vehículos con pila de hidrógeno que verá la luz en 2024.

    El WEC ha puesto fecha de caducidad a los LMP1. Será en 2020 cuando los actuales prototipos den paso al nuevo concepto de 'hypercars', vehículos basados en los deportivos más rápidos y prestacionales de las marcas. Esta nueva categoría todavía tiene que recibir un nombre que será elegido por votación popular, aunque durante la conferencia de prensa del ACO en las 24 Horas de Le Mans han quedado claras las claves que los definen. La nueva cúspide del WEC estará formada por 'hypercars' híbridos con motores de combustión desarrollados por las marcas y un KERS en la zona delantera.

    Profundizando un poco más en este concepto de 'hypercars', los GT Prototypes de la próxima década deberán tener un diseño reconocible respecto a los modelos de calle y cumplir con los estándares que definen a un GT. Esto se traduce en que partirán de modelos de dos asientos y tendrán un mayor volumen de cabina, una línea de techo definida y parabrisas más anchos que los actuales LMP1. Su peso total será de 980 kilogramos y la distribución de pesos estará más limitada. Diseñados sobre los nuevos estándares de seguridad de la FIA, la imagen debe ser similar a la de los 'hypercars' de calle, aunque con matices.

    Se establecerán unas dimensiones y reglas aerodinámicas que permitirán cierta libertad a los diseñadores, controladas siempre por mediciones en el túnel del viento. También se admitirán elementos de aerodinámica móvil, siempre y cuando no impliquen elevar los costes. En este aspecto, sólo se permitirá la homologación de una carrocería por temporada. De igual forma, también se concederá libertad a la hora de elegir el motor de combustión interna tanto a nivel de cubicaje, como de tecnología -turbo o atmosférico- como en su número de cilindros, aunque todos los propulsores deberán tener una potencia máxima de 700 CV, siempre con un flujo de combustible definido y un sistema de control de eficiencia.

    El coste de estos 'hypercars' debe ser accesible para cualquier equipo privado, mientras que los fabricantes se guardan el derecho de construir su propio sistema híbrido. Cada uno de estos sistemas deberá ser homologado por la FIA y debe estar disponible para cualquier competidor que ingres en el WEC con un coste definido y asequible. Aunque en un futuro se publicará una definición técnica de los sistemas híbridos para evitar costos desarrollos, la base de los mismos será el concepto del KERS. Estos sistemas además deberán ser utilizados en coches de producción a un precio definido.

    En un aspecto más genérico, el objetivo final es que estos 'hypercars' puedan rodar en tiempos de 3:20 en Le Mans y que el coste de su desarrollo y mantenimiento durante una temporada sea una cuarta parte de los presupuestos actuales. Los procesos de homologación y las reglas técnicas evitarán, en este aspecto, que los costos se disparen, mientras que sistemas como el 'Equivalence of Technology' o el 'Balance of Performance' asegurarán un rendimiento más o menos parejo entre las distintas opciones que elijan las marcas a nivel de aerodinámica y sobre todo, a nivel de prestaciones de los distintos trenes de potencia híbridos.

    Además de lo referente a los 'hypercars' como nueva categoría reina del WEC, de los que se darán más detalles en noviembre, la conferencia de la FIA y ACO ha servido también para desvelar el ingreso del Mundial de Resistencia en el mundo de los eSport. Nacen así las LeMans Esports Series, un campeonato virtual del que pronto se darán más detalles. Además, ambos organismos también promoverán un programa para potenciar la presencia de mujeres en el WEC y crearán una categoría basada en la tecnología de pila de combustible de hidrógeno. Esta llegará en 2024 y recibirá el nombre de 'H2'.

    Fotos: Motor.es