¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarRoger Penske aspira a tener 250.000 aficionados en la Indy 500

    ¿Tendremos una imagen remotamente similar a esta en 2021?IndyCar Media

    La carrera cuenta ya con 170.000 entradas adjudicadas, aunque el número final de espectadores dependerá de las autoridades sanitarias.

    Penske se muestra optimista, y confía en tener una indicación definitiva a principios de abril.

    Las instalaciones del óvalo serán usadas como centro masivo de vacunación en las próximas semanas.

    Quedando ya menos de un mes para el tardío inicio de la temporada de IndyCar, es casi inevitable a estas alturas de año que los preparativos para las 500 millas de Indianápolis empiecen a copar la actualidad informativa. Más aún en una situación como la actual, donde los responsables del óvalo se enfrentan al reto de volver a albergar espectadores en un evento que, en 2020, pasó de ser el espectáculo deportivo con más asistentes del mundo a disputarse a puerta cerrada a mediados de agosto, dejando consigo una funesta imagen histórica.

    En su primer año como propietario del circuito y de la categoría, Roger Penske salvó los muebles como buenamente pudo, asumiendo notables pérdidas económicas a costa de mantener a flote a su tropa, e incluso de conservar algo de la inercia que el campeonato traía con antelación. Tras superar el mal trago de las desangeladas gradas, el veterano empresario aspira a que la imagen de este año sea totalmente diferente, y que los espectadores vuelvan a poblar las gradas, en mayor o menor medida.

    Que la carrera se disputará en su fecha prevista del 30 de mayo y con espectadores son dos aspectos que Penske mantiene como inamovibles, y así lo ha reiterado en una conversación vía Zoom con varios medios de comunicación. La incógnita reside en cuantos espectadores podrán disfrutar este año de la experiencia de forma segura, y aquí es donde la cambiante situación de la pandemia irá dictando sentencia, con el Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) como principal interlocutor.

    Eso sí, en primera instancia, Penske es claramente optimista: «Hay que recordar que tenemos clientes generacionales que han asistido al circuito durante muchos años. Tienen sus entradas, y a día de hoy ya se han asignado unas 170.000, así que todo va según lo previsto», reafirmó el fundador del Team Penske. «No estamos haciendo ninguna predicción en absoluto, porque todo lo que diga hoy puede ser totalmente erróneo. Nuestro objetivo es tener a 250.000 personas: es un entorno abierto, tenemos el estadio más grande del mundo, y será cuestión de nuestra situación respecto al CDC, el gobernador y el alcalde, así que no tengo ningún número al que quiera agarrarme».

    Cuando la IndyCar regresó al Indianapolis Motor Speedway (IMS) a principios de octubre para una ronda doble en la versión mixta del circuito, la situación había mejorado lo suficiente para permitir la asistencia de 10.000 espectadores cada día. Cinco meses después, Indianapolis ya acoge eventos de postín como el torneo universitario de baloncesto NCAA, y el ratio de positividad del condado de Marion ha descendido drásticamente al 3.1%. De mantenerse, las aspiraciones de Penske estarán cada vez más cerca, aunque cuesta concebir que el número esté más cerca del pseudo-lleno que supondrían 250.000 almas, que de las 170.000 cuyo sitio ya está reservado.

    «Todo esto es muestra del interés en la carrera. Se oyen toda clase de números, como el 50% del Derby de Kentucky. Obviamente, esos números están mejorando y juegan a nuestro favor. Nuestro objetivo es tener una indicación al respecto cuando lleguemos a abril», comentó Penske. «Tenemos a mucha gente esperando, pero creo que la buena noticia es que vamos a celebrar la carrera y que, en base a cuales sean los números, será de forma limitada o abierta. Ahora bien, ¿abrimos el resto de localidades para la grada principal y para otras cosas que albergaremos? Eso estará limitado básicamente a lo que nos especifiquen las autoridades».

    A su vez, en el IMS no han perdido la ocasión de anotarse un tanto con las autoridades locales al ofrecer sus instalaciones para las campañas de vacunación masivas que tendrán lugar a partir de abril. De hecho, la primera prueba efectuada entre el 4 y el 7 de marzo resultó un gran éxito, lográndose la vacunación de hasta 16.000 personas. Entre ellas, el propio Penske, quien cumplió 84 años en febrero. «Estaba en la franja superior de edad, así que esta es la única vez que mi edad ha sido de utilidad».

    Fotos: IndyCar Media