¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarLas cuentas de Álex Palou: así son los resultados que le harían campeón de IndyCar

    Las cuentas de Álex Palou: así son los resultados que le harían campeón de IndyCar
    Los tres candidatos al título compartieron podio este año en la segunda carrera de DetroitIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández10 min. lectura

    El piloto español será campeón si termina el Gran Premio de Long Beach entre los 11 primeros, sin importar lo que hagan sus rivales.

    Pato O'Ward aún podría ser campeón con un segundo puesto, pero eso permitiría a Palou acabar 21º.

    Josef Newgarden, obligado a vencer liderando el mayor número de vueltas.

    Nadie habría podido soñar un escenario tan increíble para Álex Palou en su aventura en la IndyCar Series. Ya no solo en su primera temporada, donde competía con el precario equipo Dale Coyne Racing peleando por los top 10, sino este pasado invierno, cuando se formalizó su incorporación al gigante Chip Ganassi Racing. Un equipo donde solo Scott Dixon había peleado por ser campeón en la última década, y donde sus compañeros sufrían para obtener resultados. Pero el piloto español de 24 años le ha dado la vuelta a la tortilla, y una temporada casi impecable le hace llegar a la ronda final de 2021, el Gran Premio de Long Beach (21:35, #Vamos) con el título a punto de caramelo.

    Con tres victorias, ocho podios, una pole legítima (dos posicionales) y 517 puntos en su casillero de la temporada, Palou se enfrentará a uno de los urbanos más famosos del mundo con una situación casi inmejorable. Quedando un total de 54 puntos en juego, el piloto de Sant Antoni de Vilamajor acumula una ventaja de 35 puntos con respecto a Pato O'Ward, el piloto mexicano de McLaren SP, y de 48 puntos respecto al bicampeón Josef Newgarden, que compite para el Team Penske. Esa variable de 54 puntos, en la práctica, se ve reducida a solo 49 por la composición del sistema de puntos de IndyCar, en la que todos los pilotos que comienzan una carrera suman un mínimo de cinco puntos.

    Con todo ello, las cuentas son sencillas: aún en el supuesto de que O'Ward o Newgarden obtuviesen los 54 puntos posibles, ganando desde la pole (un punto extra) y liderando más vueltas que nadie (tres puntos), todo lo que necesita Palou es terminar en undécima posición para proclamarse campeón. Una situación muy ventajosa que casi ningún otro piloto en la historia del certamen ha desaprovechado en disputas comparables. Con todo, Long Beach y los imprevistos de la última carrera pueden ser altamente traicioneros. ¿Qué pasaría si Palou no acaba entre los once primeros? He aquí todas las combinaciones que le harían campeón.

    Escenario 1: O'Ward acaba tercero o peor y Newgarden no gana

    Los dos rivales de Palou están obligados a la excelencia para superar el total de puntos del español. En el caso de que el mexicano no termine entre los dos primeros, o de que el estadounidense no gane la carrera, las cuentas salen automáticamente para Palou, incluso aunque el español sumase solo el mínimo de puntos por terminar en los cuatro últimos puestos entre los 28 competidores de Long Beach.

    Escenario 2: O'Ward gana la carrera

    +4: pole y más vueltas lideradas / +3: más vueltas lideradas
    +2
    : pole y vuelta liderada / bonus: pole o vuelta liderada

    La cantidad de puntos extra que obtenga O'Ward determinará la posición objetivo que Palou deba conseguir el domingo si el mexicano se hace con el triunfo. En el caso de que O'Ward no obtuviese la pole, la referencia pasaría a ser el 12º lugar, y que la consiguiese el propio piloto español le haría campeón acabando en 13ª posición, la misma que le serviría si O'Ward no lidera la mayoría de las vueltas. Tampoco es descabellado pensar en una victoria del piloto de McLaren SP en plan remontada, lo que abriría la opción a acabar en el puesto 14.

    Escenario 3: Newgarden gana la carrera / O'Ward es segundo

    +4: pole y más vueltas lideradas / +3: más vueltas lideradas
    +2
    : pole y vuelta liderada / bonus: pole o vuelta liderada /

    El listón baja considerablemente en el caso de que O'Ward no consiguiese la victoria, siendo suficiente un 21º lugar o un 22º si el mexicano no suma la pole el sábado. Unas posiciones fácilmente conseguibles si se termina la carrera sin percances de ningún tipo... pero en el caso de que estos ocurriesen, habría que echar cuentas. Terminar por debajo del puesto 23 abriría la veda a Newgarden, el cual no solo necesitaría obtener la victoria, sino liderar más vueltas que el resto, y hasta eso podría no llegar a bastarle si O'Ward acaba segundo con un punto extra. En los dos complicados casos de triple empate a 523 y 522 puntos, sería el estadounidense el que se impondría.

    Los números históricos que avalan las cábalas de Palou

    En los 89 campeonatos diferentes de IndyCar que se han disputado desde 1946, esta será la 46ª vez que el título se decidirá en la última carrera, y la 16ª consecutiva. En todas esas ocasiones, el líder de la general ha perdido el título 11 veces, y solo 2 de ellas no fueron en situaciones muy apretadas en las que un podio podía no ser suficiente. Mario Andretti habría ganado el título de 1968 con un quinto puesto en Riverside, pero sufrió dos accidentes en coches diferentes y perdió con Bobby Unser por una diferencia equivalente a un punto hoy en día. Por su parte, a Johnny Rutherford, que solo tenía que acabar séptimo para ser campeón de 1976, se le evaporó el título en una rotura de motor en Phoenix, brindando el entorchado a Gordon Johncock por otro margen escaso.

    En las ocho ocasiones en las que el líder del campeonato no necesitaba acabar entre los siete primeros para ser campeón, el título nunca se les ha escapado: Tom Sneva (1978 ), Rick Mears (1979), Mario Andretti (1984), Kenny Bräck (IRL 1998), Buddy Lazier (IRL 2000), Sébastien Bourdais (Champ Car 2004), y Scott Dixon (2008 y 2020). De todos ellos, solo Sneva (abandonó) y Bräck (10º) terminaron por debajo del puesto que necesitaban, pero sus rivales no cumplieron. El único piloto que enfrentó una situación más ventajosa que Palou fue Lazier, ya que le valía un 13º lugar para proclamarse campeón, que pasó a ser 14º cuando su oponente Scott Goodyear no logró la pole.

    Así las cosas, los números sonríen a un Álex Palou que, lejos de hacer caso a estas cuentas, no saldrá a especular y buscará estar lo más arriba posible. Tanto O'Ward como Newgarden son perfectamente capaces de obtener la victoria, y el estadounidense ya lo demostró el año pasado al ganar la cita final en St. Petersburg, forzando a Dixon a no relajarse lo más mínimo. El veterano hexacampeón no estará en la contienda final por el entorchado, pero si las lecciones que Palou haya podido aprender de él han surtido efecto, el drama de LBC será solamente una canción de Snoop Dogg.

    Fotos: IndyCar Media