¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Previo y horarios del Music City Grand Prix de IndyCar 2021 en Nashville

    Previo y horarios del Music City Grand Prix de IndyCar 2021 en Nashville
    Preside el circuito y la recta de meta el Nissan StadiumMusic City Grand Prix
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    La competición americana estrena por primera vez en 10 años un circuito urbano, en el corazón de la cultura musical estadounidense.

    El doble paso por el Puente de los Veteranos destaca en este carismático trazado.

    Álex Palou defiende una renta de 39 puntos en una pista que podría ser desfavorable para el equipo Ganassi.

    Uno de los parones veraniegos más largos que se recuerdan en la IndyCar Series en tiempos recientes tiene ya la horas contadas. Con el final de los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, las competiciones de motor estadounidenses empiezan a reclamar su lugar en la parrilla televisiva, y los monoplazas americanos buscarán regresar de sus cinco fines de semana de asueto con la misma inercia positiva de las pruebas anteriores. Para ello, nada mejor que uno de los eventos más esperados del año, el debut del circuito urbano de Nashville.

    La prueba recibe el nombre de Music City Grand Prix, en honor al apodo de una ciudad que es uno de los principales centros neurálgicos de la industria y cultura musical en los Estados Unidos. La carrera tendrá lugar en un circuito urbano de 2,17 millas (3,492 kilómetros), cuyo paddock y recta principal se encuentran en el parking aledaño al Nissan Stadium que alberga los partidos de los equipos de fútbol americano (Nashville Titans) y 'soccer' (Nashville SC) de la ciudad. Su principal característica, y gran parte de la longitud de la pista, se sitúan sobre un largo puente. Atravesando el río Cumberland, el Puente Conmemorativo de los Veteranos de la Guerra de Corea (Korean War Veterans Memorial Bridge) está presidido por un enorme arco, y supone el principal reclamo visual del evento.

    El circuito recorre este puente por completo en ambas direcciones, siendo los dos pasos las mejores oportunidades de adelantamiento, con una pequeña sección de curvas reviradas al otro lado del río, y con cambios de dirección en ambos sentidos que derivarán en frenadas en apoyo y más de un bloqueo de neumáticos. Debido a la relativamente escasa longitud de la recta principal, será en el segundo paso del puente, el que deriva a los competidores en el parking, en el que se dará la salida y las resalidas de la carrera. Una situación similar a la que se produce en el circuito de Mid-Ohio, siendo esa primera curva notablemente más ancha que las del resto del circuito.

    La historia de Nashville con el mundo de las carreras está estrechamente vinculada al Fairgrounds Speedway, un pequeño óvalo de menos de un kilómetro que acogió carreras de NASCAR entre 1958 y 2000, con la principal categoría viajando allí hasta 1984. Su estatus de eventos nacionales terminó con la construcción del Nashville Superspeedway, un óvalo triangular con una inusual superficie de cemento en la totalidad de sus 2.145 metros. Fue en este óvalo donde IndyCar empezó a competir en el año 2001, en una prueba veraniega de julio cuyo primer ganador fue Buddy Lazier, y en la que el trofeo que se entregaba al ganador era una Fender Stratocaster personalizada.

    La Nashville 200 perduró hasta 2008, cuando desavenencias con la empresa encargada de gestionar este y otros circuitos supusieron su salida del calendario, tres años antes de que la mencionada empresa le echase el cierre temporalmente. No obstante, en los últimos años la ciudad ha hecho un gran esfuerzo para convertirse en un núcleo del automovilismo americano, con el propio Superspeedway reviviendo con una carrera de NASCAR Cup Series, el Fairgrounds ambicionando hacer lo propio a la par que organiza carreras de la Superstar Racing Experience, y este Music City GP que pretende sumarse a la fiesta.

    Otros eventos urbanos en el pasado fracasaron por mala planificación, dependencia de fondos públicos, organizadores inexpertos o deudas multimillonarias, como la sonada aventura en Baltimore (2011-13), el último nuevo urbano en el que IndyCar se aventuró, y el circuito de Boston que nunca llegó a ver la luz en 2016. En esta ocasión, la financiación está compuesta al 100% con fondos privados y avalado por importantes figuras de la industria de las carreras, del automóvil, de las finanzas y de la música, y la excelente promoción del evento ha permitido colgar el cartel de 'no hay billetes', con más de 60.000 localidades vendidas para el día de la carrera.

    Sus últimas tres ediciones fueron ganadas por Scott Dixon, el único piloto de la actual parrilla que conoce el triunfo en esta ciudad. Otros que compitieron en este óvalo fueron Hélio Castroneves, con tres terceros puestos (2003, 2004 y 2008), y tres pilotos que participaron en la última cita tras la reunificación de Champ Car sin gran fortuna: Will Power, Graham Rahal y Ryan Hunter-Reay. Para el resto, será 'simplemente' su cuarta carrera en circuito urbano o semiurbano de la temporada, la primera de tres consecutivas, rematadas una segunda cita en el circuito Indy GP, y la última carrera oval de 2021 en Gateway.

    Álex Palou llega a este evento buscando retener sus 39 puntos de ventaja en la general con muchos condicionantes en contra: el mal rendimiento de Ganassi en urbanos, el hecho de que Dixon haya sido mejor en estas pistas, el buen hacer de Andretti con estas configuraciones y la motivación del local Josef Newgarden, que además llega en plena racha. Todo ello, en un evento que contará con la primera parrilla de 27 coches fuera de las 500 millas de Indianápolis desde el Gran Premio de Long Beach de 2013, gracias a la presencia de Santino Ferrucci en el tercer Rahal, de Cody Ware en el tercer Coyne y de Castroneves, que se estrena como piloto de pleno derecho del segundo coche de Shank.

    Sesiones y horarios del music city grand prix - nashville

    * Las carreras se emitirán en directo a través de Movistar Deportes (España), Claro Video (Latinoamérica) y Pato.TV (México)

    Fotos: IndyCar Media