¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarTriunfo de campeón de Álex Palou en Portland: de la pole a remontar desde el puesto 19

    La decoración habitual de Scott Dixon resultó exitosa para los intereses de Palou

    El piloto español logra su tercera victoria del año pese a verse implicado en un incidente ajeno en la salida, y recupera el liderato de la general.

    Una buena estrategia y las amarillas afortunadas le permitieron acceder al liderato, junto a Alexander Rossi y Scott Dixon.

    Una errónea parada adelantada desde el segundo puesto mandó a Pato O'Ward al puesto 14.

    Un idílico liderato en parrilla a raíz de la primera pole de su carrera se convirtió al principio en una absoluta pesadilla, pero las pesadillas a veces tienen finales felices. Al menos, así se ha dado en el antepenúltimo capítulo de esta novela que es la IndyCar Series en 2021 para Álex Palou, que ha obtenido en el Gran Premio de Portland su tercera victoria de la temporada. Todo ello, tras haber llegado a ocupar la posición 18 al principio del evento tras una caótica salida, solventada más tarde gracias a la estrategia y a un toque de la fortuna que tanto faltó en las dos últimas carreras.

    El piloto de Ganassi abanderaba a todos sus competidores por segunda vez este año, pero fue víctima de un ataque demasiado optimista de Felix Rosenqvist en la curva 1. El piloto sueco, cuarto en parrilla, se lanzó a por Palou y Scott Dixon mientras estos se encontraban en paralelo y tocó al neozelandés cuando este frenó algo antes de tiempo, forzando a todos ellos y a Alexander Rossi a irse largos en la chicane inicial. A su vez, por detrás volvió a generarse el habitual caos en las Curvas del Festival.

    Oliver Askew se quedó trompeado al intentar esquivar a Graham Rahal, Romain Grosjean entró pasado hasta colisionar con James Hinchcliffe, y Callum Ilott atacó el vértice con demasiada velocidad, llevándose consigo a Hélio Castroneves y Josef Newgarden. La carrera se mantuvo neutralizada durante 10 vueltas mientras se reordenaba todo, siendo este hecho polémico por una decisión aparentemente acordada en un briefing previo que no todos los pilotos y equipos comprendieron: los coches que se hubiesen saltado la chicane debían reanudar la marcha al fondo de la parrilla.

    Dixon y Palou habían caído a la cuarta y sexta posición tras su salida, pero esta decisión les ubicó en los puestos 18 y 19. Con la misma moneda se pagó a Rossi (que salía en primera línea y que pasó del 8º al 22º lugar), además de a Rosenqvist y Colton Herta: cinco de los siete primeros en parrilla. Todos ellos, salvo Herta, optaron por repostar gasolina durante esta amarilla, una decisión que jugaría en su favor más adelante. En cabeza, Pato O'Ward fue el primero de los que trazó la chicane por el sitio y consiguió ubicarse por delante de Graham Rahal, Ed Jones y otros pilotos altamente beneficiados por la situación, como Marcus Ericsson, Sébastien Bourdais o Scott McLaughlin.

    La carrera se mantuvo bastante estable hasta el momento de ejecutar las primeras paradas. Los que iban a stints cortos se detuvieron entre las vueltas 21 y 31, mientras que el resto alargaron hasta el giro 41. Fue aquí donde Rahal logró superar a O'Ward por el liderato del evento, mientras McLaughlin y Pagenaud se ubicaban detrás suya a base de alargar su detención. En medio de estas situaciones de tráfico, aprovecharon Dixon, Palou y Rossi para distanciarse del resto de pilotos en la estrategia alternativa hasta parar en los giros 44 y 45. Habiendo parado una vuelta más tarde, Palou logró batir en los pits a su compañero, saliendo dos puestos por delante en décimo lugar.

    El 'overcut' (alargar los stints) había demostrado ser la opción ganadora. No hubo opción de ver como convergían estas opciones de forma natural, ya que cinco vueltas después se produjo otro caution por problemas mecánicos separados de Ilott y Dalton Kellett. Dirección de Carrera esperó a sacar la bandera amarilla hasta que todos los que quisieran parasen en boxes, y cinco pilotos aprovecharon la ocasión: O'Ward, McLaughlin, Pagenaud, Ericsson y Bourdais. Lo que parecía una ventaja para ellos terminó tornándose en desventaja, ya que el resto de pilotos serían capaces de culminar sus carreras con una sola parada más sin un ahorro excesivo.

    En especial, fue particularmente problemático para un O'Ward que montó neumáticos duros para un stint en plena mitad de parrilla, sumándose a esta situación poco ideal una falta de velocidad punta. Con ello, en vez de avanzar, cayó de la 12ª a la decimoquinta posición. En cabeza aguantaba Rahal por delante de Ed Jones y Jack Harvey, pero con una estrategia muy comprometida en comparación a la de Palou, Dixon y Rossi. Entre medias se encontraba Newgarden, y Dixon intentó pasarle, pero su maniobra solo sirvió para que Rossi diese cuenta de ambos en la resalida.

    De nuevo, tanda tranquila para todos sin grandes alardes hasta el último periodo de paradas, donde el 'overcut' volvió a mostrarse poderoso, especialmente en contra de Rahal y Jones por ser los primeros en parar, Harvey salió de pits por delante de ambos, pero se vio sorprendido por un Palou que hizo su parada final tres vueltas más tarde. Del mismo modo, Dixon y Rossi también avanzaron a costa de Harvey y Rahal, pero el estadounidense estuvo más avispado para superar a Dixon y hacerse con la segunda posición real de carrera.

    La carrera sería interrumpida dos veces más por los trompos de Simon Pagenaud (tras tocarse con su compañero Will Power) y de Oliver Askew (tras tocarse con Sébastien Bourdais), pero dos excelentes resalidas de Palou y un buen ritmo con los duros usados fue suficiente para contener a la jauría de pilotos que le perseguían con el blando, en especial un Rossi sediento de victoria desde principios de 2019. De ese modo, Palou aguantó en cabeza durante el último cuarto de carrera hasta ver una impresionante bandera a cuadros antes que nadie.

    Así fue como Álex Palou añadió una nueva muesca al palmarés que ha estrenado este año con triunfos en Barber y Road America, todos ellos circuitos permanentes como el de Portland. Un triunfo que, además, le permite recuperar el liderato del campeonato e imponer una ventaja de 25 puntos sobre O'Ward, quien solo pudo ser decimocuarto. El error de McLaren SP al morder el anzuelo del pánico con la amarilla de Callum Ilott y un problema subyaciente de motor le ha costado toda la ventaja que enjuagó en las últimas carreras, y le obliga de nuevo a poner la directa en las dos citas finales.

    El segundo puesto de Rossi es el primer podio del piloto de Andretti Autosport desde los dos conseguidos en el Harvest GP en octubre de 2020, mientras que Dixon mantuvo relativamente intactas sus opciones al título con su cuarto podio de la temporada. Todos ellos implicados en el accidente del principio, y todos ellos vencedores al final del día. Harvey acabó por segunda vez este año a las puertas del podio sobre un Newgarden que levantó una estrategia a contrapie, y Rosenqvist logró su mejor resultado del año en sexta posición sobre Ericsson, Herta, McLaughlin (segundo top 10 en rutero) y un frustrado Rahal cuya sequía de victorias continúa desde 2017.

    La gira de la Costa Oeste que decidirá al campeón de IndyCar continuará la semana próxima en Laguna Seca con el Gran Premio de Monterey, antes de que la disputa del Gran Premio de Long Beach ponga punto y final a una pelea por el título que sigue llena de giros inesperados y cambios de guión por doquier. Ahora, es Álex Palou quien recupera la inercia tras un fin de semana casi perfecto por su parte, y más que necesario para recuperar su estatus como el rival a batir. El español le ha quitado de nuevo la diana de la espalda a O'Ward, y la lucirá él en el Sacacorchos. Que sea lo que el pollo frito quiera.

    RESULTADOS FINALES DEL GRAN PREMIO DE PORTLAND 2021