¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    INEOS y Daimler acercan posturas para la venta de la factoría de Hambach

    Línea de producción de la factoría de Daimler en Hambach, FranciaDaimler AG

    Muy mal se tienen que dar los acontecimientos en el seno de Daimler para que no venda la planta de Hambach al propietario de la nueva marca INEOS. Las conversaciones entre los representantes de la alemana y el de la marca británica están muy avanzadas, asumiendo esta última la plantilla al completo, entre otras concesiones.

    Es casi cuestión de semanas o meses que conozcamos el desenlace final de la venta de la factoría de Hambach. Los representantes de Daimler y de INEOS se han reunido y, salvo una hecatombe en el grupo alemán, el nuevo INEOS Grenadier tiene grandes posibilidades de que salga de las líneas de montaje de la planta francesa.

    Las posturas de ambos grupos son encontradas, se han entendido y los británicos están dispuestos a asumir la enorme plantilla de 1600 trabajadores que se han dedicado a la producción del smart Fortwo durante las últimas dos décadas. Lo cierto es que el gobierno francés apostó seriamente porque esta factoría se dedicara exclusivamente a la producción de «coches limpios», según definió Enmanuel Macron, a los eléctricos.

    Hambach pasará de producir eléctricos a un todoterreno como el nuevo el nuevo INEOS Grenadier

    Pero hoy la situación es muy distinta, en la que toca elegir entre producir un modelo todo-terreno y no tan eficiente como se espera o que toda la plantilla pierda su trabajo, lo que se convierte en una carga más para el estado francés. Así, el gobierno de Francia sigue de cerca las reuniones mantenidas entre las partes interesadas para llegar a un buen término.

    Por ahora, Jim Ratcliffe, el propietario de INEOS, ya ha movido su ficha y espera la respuesta de los alemanes que deben de validar la oferta y aprobar la venta. Una oportunidad de oro para el gigante de la estrella que vería cumplido uno de los objetivos en el severo plan de ahorro, y una importante inyección de dinero en unas cuentas que se han maltrecho en las últimas semanas, con una demanda perdida y su correspondiente indemnización a Nokia.

    El británico, incluso ha ofrecido una concesión a los alemanes, seguir produciendo el smart hasta que el nuevo modelo inglés levante el vuelo, un guiño que no todos los fabricantes están dispuestos a ceder en una operación de este calado, por lo que estamos a la espera de que la resolución definitiva.

    Fuente: Caradisiac