¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Jorge Lorenzo y Marc Márquez firman la paz, por el momento

    Marc Márquez ha llamado a Jorge Lorenzo para interesarse por su salud tras la caída que sufrió en la salida del GP de Aragón.

    Con este gesto, la tensión entre los que serán compañeros en el box de Honda en 2019 se rebaja de forma considerable.

    Jorge Lorenzo y Marc Márquez formarán una de las parejas de pilotos más fuertes de la era moderna de MotoGP cuando en 2019 compartan el box del Repsol Honda. Es previsible que las chispas salten entre ambos, pero de momento es muy pronto para iniciar el fuego. Eso es lo que han debido pensar ambos a la hora de firmar una tregua tras la caída de Jorge Lorenzo en la salida del GP de Aragón. Después de la tempestad llega la calma y una llamada de Marc Márquez para interesarse por el estado de salud del todavía piloto de Ducati ha sido suficiente para rebajar la tensión, al menos de momento.

    De hecho, Jorge Lorenzo mantiene que Marc Márquez fue el culpable de su caída en la primera curva de MotorLand. El balear considera que Marc frenó 20 metros tarde y por eso cortó en la primera curva y se fue a lo verde, lo que le obligó a abrirse a la zona sucia al encontrarse con la Honda del #93 y acelerar en una zona de poco grip. Por el contrario, Márquez afirma que fue precisamente entrar pasado y soltar frenos lo que evitó un toque directo con Lorenzo y que la responsabilidad fue del balear por acelerar a fondo en una zona sucia.

    Sea como fuere, la única realidad es que Jorge Lorenzo arrastra una luxación y una fractura en dos de sus dedos del pie y que, a pesar de tener opiniones contrarias, Lorenzo y Márquez han decidido enterrar el hacha de guerra. De hecho, Lorenzo tendía un puente a esta tregua afirmando: "La conclusión es que yo no me hubiera caído sin esa frenada 'al límite' de Marc, al igual que tampoco lo hubiera hecho de abrir menos gas o si hubiera levantado la moto para irme recto". Una llamada, una conversación privada y dos tweets aplazan este duelo, al menos, hasta Tailandia.

    Fotos: Ducati